EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Devaluación oficial Los 6 gráficos que contradicen a Guzmán: las expectativas devaluatorias están en máximos del año

 

La brecha se amplía, en la curva Rofex se ven tasas implícitas cada vez más altas y la demanda de bonos dólar linked sigue sin encontrar un techo.

El mercado especula con un salto cambiario tras las elecciones, pese a que Guzmán se empeñe en remarcar lo contrario. La brecha cambiaria se amplía, en la curva Rofex se ven tasas implícitas cada vez más altas y la demanda de bonos dólar linked sigue sin encontrar un techo. Todas ellas, señales de que el mercado espera algún cimbronazo con el dólar luego de la contienda electoral.  

En la última semana, la expectativa de devaluación volvió a desplazarse al alza. Las tasas implícitas de devaluación medidas en la curva de dólar futuro en Rofex se ubican en torno al 35% para noviembre, 45% para diciembre y entre 55% a casi 60% para los plazos de entre enero y abril.

Esto significa que, en todos los tramos, la curva Rofex se desplazó al alza, lo cual arrojó una mayor expectativa devaluatoria respecto de la semana pasada. 

Esto se convalidó con los dólares financieros subiendo y con el dólar blue alcanzando un récord de $ 196.

El interés abierto volvió a subir y se ubica por encima de los u$s 4000 millones. El ascenso es empinado y comienza a generar preocupación entre los inversores y analistas del mercado local.

Esto es así ya que se entiende que detrás de las posiciones vendidas de dólar futuro se encuentra el Banco Central (BCRA) casi como el único jugador del mercado ofertando billetes con el único objetivo de llegar a las elecciones.

La dinámica del interés abierto va en línea con el aumento del volumen, el cual también se encuentra con una pendiente positiva.

Desde Cohen advirtieron que se percibe una preocupante dinámica alcista en el volumen de operatoria.

"Mientras que en agosto el volumen promedio diario fue de u$s 390 millones por día, en septiembre fue de u$s 450 millones, y en octubre viene siendo de u$s 480 millones. En la última semana, el promedio fue cercano a los u$s 600 millones El interés abierto de ROFEX + MAE está aproximadamente 1,5 millones por encima de los valores exhibidos un mes atrás, por lo que estimamos que la posición neta vendedora del BCRA actualmente estaría entre los u$s 2700 millones y los u$s 3300 millones", dijeron desde Cohen.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) subrayan que las tensiones cambiarias se intensificaron en las últimas semanas.

"En un marco restrictivo y con una emisión monetaria creciente el combo se repite. Esto es, mayor presión en los dólares libres y un riesgo inflacionario mayor. La brecha ya se encuentra en niveles máximos del año y las presiones sobre los precios se mantienen. El dato de septiembre lo confirmó y las medidas que le siguieron (congelamiento de precios) se espera que acrecienten aún más estos desequilibrios", afirmaron.

Los analistas de Banco Mariva, por su parte, destacaron que el hecho de que la brecha esté en torno al 100% y las expectativas de devaluación se encuentren por encima del 5% mensual promedio hacen que todo el mercado mire de cerca la dinámica cambiaria.

"La atención del mercado está puesta en el frente cambiario. No solo en cuanto al dólar oficial, que los futuros de Rofex están descontando depreciaciones mensuales en promedio del 5% para los meses desde diciembre hasta abril del 2022. Sino también sobre la brecha cambiaria, que hoy en día ya está en el 100%, con el contado con liquidación llegando a operarse en los $ 200 estos días", dijeron.

BRECHA Y EXPECTATIVAS DEVALUATORIAS EN ALZA

El hecho de que la brecha cambiaria supere el 100% implica que las expectativas de devaluación siguen altas. 

Es decir, si hay inversores que convalidan la dolarización de portafolios, aun con una brecha mayor al 100% es porque los agentes buscan cubrirse de cualquier movimiento cambiario que pueda llegar a ocurrir en el futuro.

De hecho, la brecha se disparó desde niveles de 60% en abril hasta los valores actuales de alrededor del 100%. Eso significa que el mercado fue ampliando su expectativa devaluatoria a lo largo de los últimos meses, y con mayor intensidad desde septiembre, tras el resultado adverso en las PASO y las políticas económicas para dar vuelta la elección por parte del Gobierno.

Los analistas de Banco Mariva consideran que la actual presión sobre el tipo de cambio se debe a la expectativa sobre la política cambiaria del BCRA post-elecciones y del ajuste que se debería aplicar para poder corregir parte de los desequilibrios cambiarios actuales.

"Creemos que aumentar el ritmo de devaluación es el camino menos dañino para la economía, por lo menos hasta tener definido el programa con el FMI. Un salto discreto, en un contexto de expectativas sin anclas, tiene más para perder que para ganar. Primero y antes de cualquier movimiento del tipo de cambio, el Gobierno necesita anclar la expectativa del mercado a un programa fiscal y monetario creíble, para que la transición a una mayor nominalidad sea lo más ordenada posible", advirtieron desde el equipo de research de Banco Mariva.

Paula Gándara, head portfolio manager de AdCap, también advirtió que el mercado está priceando una devaluación.

"Las expectativas de devaluación continúan alimentando el apetito por los inversores por activos de cobertura. Si se toma a Rofex como un indicativo, muestra un 6% para dentro de 4 meses. Los bonos que ajustan por el tipo de cambio oficial llamado "dólar-linked" ya negocian en mínimos históricos: el TV22 con vencimiento en mayo de 2022 rinde devaluación -8% y el reciente emitido TV23, devaluación -2.65%. Sin embargo, creemos que si bien parte de la ganancia ya está en el precio tienen lugar para seguir subiendo debido a las crecientes expectativas de devaluación", dijo.

¿EXPECTATIVA DESMEDIDA?

Desde Cohen entienden que las expectativas devaluatorias no lucen desmedidas y esperan algún movimiento cambiario luego de las elecciones.

"Creemos que será necesaria una modificación en el régimen cambiario post elecciones para posibilitar una acumulación sostenida de reservas, lo cual es algo que, seguramente, el FMI también exigirá para un eventual acuerdo. Los valores que estima el mercado están en línea con nuestras proyecciones", dijeron desde Cohen.

Tomás Ruiz Palacios, estratega de Cohen, dijo que con el bono dólar linked a 2022 (TV22) rindiendo 7 puntos por debajo de devaluación, la cobertura cambiaria a través de bonos dólar linked luce cara.

Por el contrario, advirtió que los bonos CER y las LECERES todavía presentan rendimientos positivos a la vez que la inflación de septiembre superó todas las expectativas.

"Nuestras proyecciones marcan que entre el verano y el otoño de 2022 veremos valores incluso más altos. Por lo tanto, una manera más eficiente de obtener cobertura cambiaria radica en comprar activos indexados a inflación y complementarlos con la compra de dólar futuro en Rofex. Dentro de dicha estrategia, recomendamos los activos CER que vencen entre mayo de 2022 y principios de 2023, puesto que logran devengar los meses que estimamos serán más alcistas en términos inflacionarios", dijo Ruiz Palacios.

En cuanto a la estrategia del mercado, desde Banco Mariva consideran que los bonos dólar linked están incorporando una depreciación real por encima de lo que estiman necesario para poder equilibrar la balanza de pagos dentro de un acuerdo con el FMI. Por ello se inclinan más por recomendar deuda CER.

"Dado los valores actuales de los bonos dólar linked, actualmente no recomendamos tomar cobertura cambiaria, para aquellos posicionados en pesos. Sin embargo, la inflación implícita en los CER está por debajo de lo que vemos posible para el 2022 (un mercado que tiene de implícito una inflación en 2022 de aproximadamente 48% a 51%, contra nuestra estimación del 62%), por lo que recomendamos mayor exposición a los tramos cortos de la curva CER", comentaron desde Banco Mariva.



cronista