EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Coyuntura actual económica del 8 al 12 de marzo

 

Indicadores adelantados: evolución divergente de la actividad económica global

Tras la fuerte contracción generalizada de la actividad económica global en 2020 ante el impacto de la crisis sanitaria, a excepción de China que logró cerrar el año con una tasa de crecimiento positiva, los indicadores adelantados de los dos primeros meses de 2021 reafirman la divergente evolución geográfica.  

Desde comienzos de año, los índices PMIs compuestos de IHS Markit han confirmado el moderado ritmo de recuperación de las economías europeas y la ralentización de China, frente a la creciente expansión de la actividad en India y EEUU, si bien aún no se ha trasladado a su mercado laboral. En el caso de Europa, esta evolución viene marcada por la persistencia de las restricciones de movilidad ante la elevada incidencia hospitalaria y la propagación de nuevas cepas del virus, que continúan lastrando especialmente las perspectivas del sector servicios.

En febrero, los PMIs compuestos del conjunto la Eurozona, Reino Unido y Japón permanecieron en terreno de contracción (<50 puntos), a pesar del repunte de las expectativas de los gestores de compras, principalmente en el sector manufacturero. En concreto, destacó:

  • En la Eurozona, su índice PMI compuesto aumentó ligeramente hasta 48,8 puntos, manteniéndose por debajo del umbral de 50 puntos por cuarto mes consecutivo. No obstante, entre sus principales economías Italia y Alemania se situaron en fase de expansión, esta última apoyada especialmente en el buen desempeño de su sector industrial.
  • El indicador compuesto de Reino Unido mostró un significativo avance tras su fuerte caída de comienzos de año aunque, al igual que el de la zona monetaria europea, se mantuvo en terreno de contracción en 49,6 puntos (vs. 41,2 puntos en enero).
  • El PMI compuesto de EEUU alcanzó 59,5 puntos (+0,8 puntos), su mayor nivel en los últimos seis años.
  • Japón es la única entre las principales economías mundiales cuyo PMI se mantiene en fase de contracción desde que se inició la pandemia, lastrado por el deterioro de su sector servicios y la moderada recuperación del manufacturero. En febrero, el indicador adelantado compuesto aumentó 1,1 puntos hasta 48,2 puntos
  • China moderó ligeramente su ritmo de expansión tanto en el sector manufacturero como de servicios, cayendo el PMI Caixin compuesto hasta 51,7 puntos (-0,5 puntos respecto al mes anterior). Así, la potencia asiática se situó 1,5 puntos por debajo del promedio de la economía global, tras la liderar el crecimiento en 2020 (+3,1 puntos superior al PMI compuesto global en diciembre del año pasado).

Por sectores, los indicadores adelantados de servicios se situaron en fase de contracción tanto en las economías europeas como en Japón,  reflejando el mayor impacto de las restricciones en ramas clave como el turismo, la hostelería, el transporte de pasajeros y el comercio minorista, entre otras. No obstante, a pesar de que en términos generales continuaron disminuyendo tanto la actividad comercial como los nuevos pedidos, las mejores expectativas ante el avance de los planes de vacunación nacionales y la ligera relajación de las restricciones favorecieron la mejora de los PMIs de servicios especialmente en España, Italia y Reino Unido.

En el caso de EEUU, desde comienzos de año los avances de los planes de vacunación y las crecientes expectativas de que se apruebe un nuevo paquete de estímulos fiscales, unido al plan de ayudas puesto en marcha a finales de 2020, han apoyado la recuperación del consumo de los hogares. Así, su PMI de servicios repuntó hasta 59,8 puntos en febrero (vs. 54,8 puntos en diciembre), alcanzando su registro más elevado en los últimos seis años y medio.

Por su parte, China continuó moderando la expansión de sus actividades de servicios, retrocediendo su PMI en febrero a su menor nivel desde abril de 2020 (51,5 puntos). Una ralentización que constata la debilidad de su demanda interna, lastrada en el último mes por las restricciones de movilidad ante la festividad del Año Nuevo Lunar.

Paralelamente, los PMIs manufactureros del mes de febrero confirmaron la aceleración del ritmo de expansión del sector en Europa, alcanzando el conjunto de la Eurozona su mayor nivel desde marzo de 2018 (57,9 puntos), fundamentalmente ante el fuerte crecimiento del sector industrial alemán (60,7 puntos). Un repunte que se enmarca en una coyuntura de progresiva reducción de los casos de covid-19 y avance de los planes de vacunación, lo que ha favorecido un significativo aumento de la producción y de los nuevos pedidos, especialmente a medida que se recupera el comercio exterior.

En el caso de EEUU, a diferencia de lo ocurrido en Europa, el indicador adelantado mostró una ligera moderación del crecimiento del sector manufacturero, situándose su PMI en 58,6 puntos. No obstante, continúa en máximos históricos apoyado en la gradual recuperación de la demanda tanto interna como externa.

Asimismo, el PMI manufacturero de China continuó con su tendencia a la baja iniciada en diciembre de 2020 ante la escasez de existencias y la reducción de la demanda extranjera. En este sentido, según su oficina nacional de estadísticas (NBS) los pedidos de exportación disminuyeron por tercer mes consecutivo, registrando en febrero su menor nivel desde julio de 2020.

En línea con el retroceso del índice manufacturero de Chinaotras economías de la región Asia-Pacífico como Indonesia, Tailandia y Malasia también experimentaron una moderación del ritmo de recuperación de su industria ante el restablecimiento de restricciones de movilidad debido a los nuevos brotes de covid-19. En contraste, las economías asiáticas avanzadas (Japón y Corea del Sur) mostraron los mayores avances respecto a enero, si bien en el caso de Japón la expansión de su sector manufacturero es aún moderada (51,4 puntos frente a 55,3 puntos en Corea del Sur).

Economías avanzadas: evolución de sus principales bolsas hasta febrero

Los principales índices bursátiles de las economías avanzadas han mantenido en los dos primeros meses del año la senda alcista mostrada en el 4T de 2020, apoyados en el avance de los planes de vacunación y las expectativas de que se logre la normalización de la situación epidemiológica a partir del segundo semestre de este año.

Tras los problemas de suministro surgidos en el inicio de las campañas de vacunación, que provocaron retrocesos en las bolsas, la renta variable ha reaccionado positivamente a la aprobación de nuevas vacunas por parte de las autoridades sanitarias y los acuerdos de los gobiernos con las farmacéuticas para aumentar el número de dosis, lo que acelerará el suministro en los próximos meses. No obstante, esta evolución no ha estado exenta de volatilidad, principalmente desde la segunda quincena de febrero ante el fuerte repunte de las TIRes y la positivación de la pendiente de las curvas de tipos de interés soberanas. Un hecho que ha llevado a los inversores a una rotación hacia los sectores más afectados por la pandemia en 2020 y a tomar beneficios especialmente en el sector tecnológico, lo que ha provocado una reciente moderación de la senda al alza. Todo ello en un contexto de crecientes expectativas de inflación por parte de los inversores, a pesar de los mensajes de los bancos centrales reafirmando su intención de mantener el carácter acomodaticio de su política monetaria ante la elevada incertidumbre sobre la recuperación económica y del mercado laboral. En este sentido, la Comisión Europea podría retrasar hasta 2023 el cumplimiento de las reglas del Pacto de Estabilidad en la Eurozona (déficit: 3% del PIB, deuda pública: 60% del PIB).

Desde comienzos de año, las bolsas de las economías avanzadas de Asia-Pacífico han registrado las revalorizaciones más elevadas, en un contexto de mejores perspectivas económicas en 2021. En concreto, el Nikkei 225 de Japón ha subido un 5,5% year-to-date (YTD) y el Kospi de Corea del Sur un 4,9% YTD.

Por su parte, en Europa ha destacado el comportamiento del FTSE MIB 40 italiano (+2,8% YTD), apoyado en el nombramiento de Mario Draghi, antiguo presidente del BCE, como nuevo primer ministro del país. A su vez, las revalorizaciones también han sido relevantes en el caso del CAC 40 francés (+2,7%) y el IBEX 35 español (+1,9%), mientras que se han moderado a un 0,5% en el DAX 30 alemán y un 0,4% en FTSE 100 británico, a pesar de su liderazgo entre las economías europeas en el plan de vacunación.

En EEUU, la evolución de sus bolsas en los dos primeros meses del año se ha visto lastrada por la acusada positivación de su curva de tipos de interés soberana, con el Treasury a 10 años superando el umbral de 1,50% por primera vez desde finales de febrero de 2020. A pesar de ello, hasta febrero el Nasdaq Composite ha registrado un avance de un 2,4% y el S&P 500 de un 1,5%.

Desde un punto de vista sectorial, los inversores han reafirmado su confianza en que se logre el control de la pandemia y se normalice progresivamente la situación socioeconómica a lo largo del segundo semestre de 2021 a medida que se acelera la vacunación a nivel global. En este escenario, se ha producido una intensa rotación de los inversores hacia los sectores más afectados por las medidas de restricción de la movilidad, cuyas cotizaciones se situaban en niveles más reducidos. Todo ello unido al repunte de los precios del petróleo y la positivación de la pendiente de las curvas soberanas, que han favorecido especialmente las revalorizaciones de los sectores energético (+18,1% YTD) y financiero (+8,0% YTD), significativamente superiores a la del índice global MSCI World (+1,4%).

A su vez, las expectativas de que continúe la progresiva recuperación de la actividad manufacturerahan apoyado la senda alcista tanto de la industria (+1,5% YTD) como de las materias primas (+2,1% YTD).

En contraste, el sector de tecnologías de la información ha reducido sus ganancias en los dos primeros meses del año a un 0,5% YTD. En concreto, se han visto especialmente lastradas las compañías cuya valoración y múltiplos a los que cotizan se justificarían principalmente en unos elevados flujos de caja a largo plazo, dado que el descuento de dichos flujos al presente es menor si los tipos de interés son más elevados.

Asimismo, los inversores han tomado beneficios en sectores con sesgo defensivo, que en términos generales operan con un mayor nivel de apalancamiento. En este sentido, el sector de utilities ha retrocedido un 7,1% YTD, el de consumo básico un 6,8% YTD y el de salud un 1,9% YTD.  

selfbank