EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

5 MINUTOS INFORME SEMANAL FINANCIERO - LION CAPITAL

CON EL FOCO PUESTO EN LOS BONOS 

Se confirmó el dato de inflación que el mercado estaba esperando, con un valor de 3,6% para el mes de febrero el cual se redujo respecto al 4% registrado en los dos meses anteriores, pero continuamos elevados e inconsistentes con lo proyectado por el gobierno en su presupuesto anual. Para los últimos doce meses, la inflación acumulada se ubica en 40,7%. 

El gobierno sigue reduciendo la tasa diaria de devaluación del tipo de cambio oficial, de forma tal de llevar el ritmo por debajo de la tasa de interés y que comience a funcionar como ancla nominal. A su vez se suman algunas políticas de precios que entendemos que no son más que herramientas para intentar disminuir la inflación en el corto plazo. 

En el panorama financiero local, el acuerdo con el FMI funcionaba como un ancla para la discusión del programa económico de argentina para los próximos años, y también como un control sobre un programa económico demasiado volcado a lo electoral. 

Debido a la probabilidad de que se demore el mismo, la tendencia negativa en los bonos se mantuvo, acumulando caídas de entre 14% y 18% en el año. Paralelamente, los bonos bajo ley local mostraron una mejor dinámica, aunque muchos se mantienen a precios más bajos respecto a los bonos en ley extranjera. 

Cabe recordar que parte de estos títulos se encuentran en manos de entidades oficiales, que podrían estar operando en el mercado secundario de bonos. Tal como comentábamos en el resumen semanal anterior, mantenemos la postura de que los precios actuales de los bonos están descontando una reestructuración futura muy agresiva, difícil de que se concrete en la práctica dadas las condiciones actuales de la economía. 

Es casi imposible que el Gobierno cuente con fondos disponibles para hacer frente a los vencimientos de capital a partir de 2024, pero no quiere decir que se necesite realizar un recorte de capital tan agresivo como el que está descontando el mercado en la actualidad (de casi 70%). El tipo de cambio implícito en el precio de los bonos continuó desconectado de la dinámica que se observó en los bonos, mostrando una leve apreciación en la semana. 

Se podría pensar en ciertos argumentos macro para explicarlo: acumulación de reservas por parte del Banco Central (en las primeras dos semanas de marzo compró USD 965M), suba en el precio de la soja, superávit fiscal primario en enero y nulas transferencias del Banco Central al Tesoro, e incluso una recuperación de la actividad económica más rápida de la esperada. 

Sin embargo, todavía no encontramos señales contundentes de que estos factores sean permanentes sino más bien estacionales. Especialmente considerando que habría organismos públicos interviniendo en el mercado de bonos para afectar el tipo de cambio implícito, creemos que los precios de los bonos bajo ley extranjera ofrecen una mejor señal respecto a las expectativas de los inversores, y estos apuntan a mayor pesimismo. 

“El gobierno sigue reduciendo la tasa diaria de devaluación del tipo de cambio oficial, de forma tal de llevar el ritmo por debajo de la tasa de interés y que comience a funcionar como ancla nominal”.


 PANORAMA E INVERSION 


Para inversiones en pesos, estamos eligiendo extender los vencimientos de las colocaciones, dado que las tasas de corto plazo, con rendimientos cercanos al 34%/35% continúan por debajo del nivel de inflación actual, con lo cual nos obliga a asumir un poco más de riesgo para conseguir retornos positivos en términos reales. 

Tramo medio de CER, con rendimientos de 3% promedio o tramo medio de bonos a tasa Badlar son nuestras elecciones principales. Cobertura Dólar Linked debe ser considerada para diversificar un portafolio de inversión, aunque más que nada títulos que venzan a partir del año que viene, dada la baja probabilidad de que veamos un dólar deslizarse por arriba de la inflación este año. 

En lo que respecta a deuda en dólares, mantenemos nuestra recomendación de los bonos GD35, GD38 y GD41 para captar más eficientemente un rebote que debería concretarse desde los niveles actuales, donde las cotizaciones parecieran estar concretando una suerte de piso.