EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Jorge Faurie: “Nunca entiendo las expresiones de Felipe Solá”

 

 

 

 

 

Jorge Faurie señaló como “confuso” al incidente con el submarino Greeneville e interpreta como un signo de alerta por la presencia china de Estados Unidos la presencia del mismo y del buque Stone en el Atlántico Sur. El ex embajador y ex Miinistro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Mauricio Macri, en una entrevista con CNN Redacción objetó la visión ideológica de las relaciones internacionales del gobierno de Fernández, rechazó la utilización política de las vacunas en el mismo sentido y, respecto del Mercosur, alertó sobre “la visión proteccionista del gobierno y que después dio una cantidad de señales confusas a lo largo de 2020 que hace que nuestros socios Brasil, Paraguay y Uruguay estén confundidos de adonde quiere ir Argentina con el Mercosur y en su política comercial en general”, afirmó Faurie.

 


 

Te comparto los principales textuales de la entrevista emitida por CNN En Español:

Sobre el impacto de la elección de los gobiernos entre las diferentes vacunas:

“Hay una elección de preferencia política en la vinculación en este caso, por ejemplo, de la Argentina con Rusia o la búsqueda que ha hecho con China. Sin embargo, tenemos que ser realistas que las vacunas están llegando a la Argentina en dosis extremadamente homeopáticas y no están de acuerdo a los números que se habían dicho, donde para inicios fe febrero iba a haber una cantidad importante de vacunas, más cercana a los diez millones y realmente creo que hemos recibido en torno de las 800 mil dosis de la Sputnik rusa y ahora estarían viniendo de una vacuna hecha en India con la licencia rusa y estarían por llegar también las vacunas de Sinopharm. Por lo tanto todo esto plantea algo que me parece incorrecto, que es que los gobiernos usen como herramienta de promoción de sus políticas de salud y de su eficiencia gubernativa el plan de vacunación. La verdad: hay que lograr que las vacunas lleguen y vacunar a todo el mundo.”

 

Acerca de la política exterior de Alberto Fernández:

“La política exterior de este gobierno es llamativa porque Macri, y la gestión que cumplimos durante los cuatro años, dejó a la Argentina vinculada al mundo, donde lo más importante obviamente fue el hecho de haber realizado acá la reunión del G20, que marcó un plano de realización posible y la interlocución que desde el sur de América del Sur se podía tener. En el año que ha pasado ha habido un silencio de diálogo con los países de la región, con los Estados Unidos, con el cual sobre todo en el periodo de Trump hubo manifestaciones bien contradictorias y confusas. No se habla suficiente con la Unión Europea, no solo por el acuerdo Unión Europea-Mercosur sino porque son países que tienen grandes inversiones Argentina. La definición sería la falta de diálogo. La falta de diálogo y de buscar cuáles son los elementos que tenemos de coincidencia para tener una posición común, inclusive en el tema de la pandemia haber cooperado, colaborado, para hacer una demanda mayor de un conjunto de países que obviamente optimiza la operación comercial que está vinculada con Chile, con Brasil y con Uruguay. Esto no se ha llevado adelante, no se ha articulado.”

 

Su respuesta al canciller Solá que dijo que el gobierno de Macri tenía una actitud de sumisión en la política exterior:

“La verdad que nunca entiendo las expresiones del actual titular de Relaciones Exteriores. El gobierno de Macri no tuvo sumisión alguna con ningún país. Buscamos coincidir con cada uno de los países con los que dialogábamos en el interés común. No nos sometíamos a nada, defendíamos cuatro valores. El gobierno de Macri en política exterior no fue ideológico, como lo es el actual, sino que fue un gobierno que tenía ideas concretas frente a cada país: de quién necesitábamos comercio, de quién necesitábamos ayuda en el financiamiento, con quiénes compartíamos valores de democracia, de libertad, de respeto de derechos humanos. Lo mismo con organismos multilaterales. Argentina y la política exterior del presidente Macri no se someten: eso es una frase de chicaneo pero que no tiene ningún contenido.”

 

Su opinión sobre el submarino norteamericano en el mar Argentino:

“Creo que ahí se suscitó un episodio bastante confuso. Primero que nada el submarino norteamericano que está en las aguas del Atlántico Sur está haciendo un trabajo de patrullaje propio de los objetivos estratégicos de los Estados Unidos, tanto en el Atlántico Norte como en el Atlántico Sur, donde creo que es palpable por distintas publicaciones periodísticas o de medios académicos que Estados Unidos ve con inquietud la masiva presencia de China en el sur del Atlántico Sur, que además es una puerta de entrada hacia la Antártida. El episodio con el submarino Greeneville fue extraño; extraño porque no necesita del apoyo de un avión que pudiera estar posicionado o estacionado en las Islas Malvinas, por lo cual quedó medio como un episodio que es como una respuesta −de alguna forma− a lo que había hecho previamente Argentina de no permitir el ingreso del buque Stone, que es un patrullero de la Guardia Costera de los Estados Unidos. Al no entrar, cuando lo había hecho en todos los países de la región e inclusive países del Caribe, generó una duda de por qué no se le permitía. Y la inquietud era que el equipamiento que tuviera el Stone pudiera recoger información sobre lo que están haciendo los chinos y otros pesqueros en la zona adyacente a las Islas Malvinas. El Greeneville es un submarino de gran porte, autónomo, únicamente con propulsión nuclear y que estuvo navegando por aguas internacionales, no requería el apoyo de un avión de Malvinas pero la definición del comunicado dado por el Comando Naval Sur de los Estados Unidos tocó un nervio sensible de Argentina porque definió a las Islas Malvinas como un territorio británico independiente de ultramar. Y todos conocemos que el Comando Naval Sur es un cuerpo altamente experimentado y sabe concretamente, con claridad, cuáles son las definiciones o las formas de identificar a los distintos territorios y, en el caso de Malvinas, es un territorio en disputa bajo la resolución de Naciones Unidas correspondiente del año 65. La Cancillería, creo que ya lo ha hecho, ha tenido que protestar por esta designación, objetar, que es lo que hacemos desde hace prácticamente casi 60 años para asentar o recordar los derechos que Argentina tiene sobre las Islas Malvinas. Eso es ineludible”.

 

Las razones de la presencia de las naves y cuál es su análisis:

“El por qué de este episodio es lo que hay que tratar de contextualizar. Y en esta contextualización Argentina, como otros países de la región, estamos siempre en un difícil equilibrio entre los intereses de pertenencia de nuestra región, donde los Estados Unidos es claramente la primera potencia, y China, que además es el gran comprador de todas las materias primas de nuestros países. Entonces es un difícil equilibrio en una disputa de poder o de influencias de las grandes potencias −como Estados Unidos, primera potencia, y China como aspirante a estar ocupando ese lugar− los países medianos/chicos tenemos que hacer un equilibrio muy balanceado para no equivocarnos en esto, porque Argentina debe ser −y la voluntad de los argentinos es− un país occidental, que defiende la libertad, que defiende el respeto a los derechos humanos, que defiende la propiedad, que no es exactamente el sistema chino, que es funcional a los chinos perfectamente. Pero no podemos equivocarnos y creo que en este último episodio entre Stone y Greeneville hubo un mensaje.”

 

Acerca del futuro del Mercosur:

“Creo que tiene que flexibilizarse y encontrar los caminos para hacerlo de manera inteligente. El Mercosur permanece siendo un espacio regional de comercio, chico en comparación con otros que han surgido: no hablemos solo de la Unión Europea, sino de los diálogos que mantiene Estados Unidos con la Unión Europea, pero también todo este proceso de integración en el Sudeste Asiático. El Mercosur, Argentina, tenemos que flexibilizar y adecuarnos, sino estamos poniendo en tela de juicio la viabilidad del Mercosur. Esa es la razón que ha llevado al presidente de Brasil y al presidente de Uruguay a establecer una voz de alerta que tenemos que trabajar sobre esto, que era algo que veníamos trabajando en los cuatro años de la presidencia Macri: fue un tema sumamente debatido en el intra Mercosur, porque era un elemento imprescindible para llevar adelante las negociaciones con la Unión Europea para un espacio económico y comercial ampliado. Y esto, lamentablemente, a partir del 10 de diciembre se paró por una visión proteccionista que alentó en el primer momento el gobierno y que después dio una cantidad de señales confusas a lo largo de 2020 que hace que nuestros socios Brasil, Paraguay y Uruguay estén confundidos de adonde quiere ir Argentina con el Mercosur y en su política comercial en general.”