BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Premio al delito Toma de Guernica: Larroque le regaló a los usurpadores materiales para que construyan sus casas

 Luego de brindarle a cada uno un lote con todos los servicios en sus respectivos municipios, el gobierno les donó lo necesario para la construcción y ampliación de las viviendas. Lejos del trabajo, el ahorro y el crédito, el camino para acceder a una casa propia pareciera ser la usurpación.


En lo que va del año, según las estimaciones del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, ya hubo más de 1.800 tomas ilegales de terrenos. La crisis económica y la cuarentena no colaboraron con este proceso, sino que la tendencia aumentó marcadamente a partir del mes de marzo.

En Guernica, a unos 30 kilómetros de Capital Federal, unas 3 mil personas usurparon terrenos en medio de la pandemia e instalaron rápidamente unas improvisadas casillas. Bajo el amparo de un reclamo justo, el de acceder a una vivienda digna, los usurpadores ocuparon numerosas hectáreas fiscales y privadas de forma ilegal.

Luego de varias semanas de negociación con la jueza de turno y las autoridades del ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, cuyo titular es Andrés Larroque, y del ministerio de Gobierno, que dirige María Teresa García, se decidió premiar a los usurpadores con lotes gratuitos en sus respectivos municipios. Cada terreno tiene, además, todos los servicios incluidos.

Horas después de lo que el ministro de Justicia y Derechos Humanos calificó como un “enorme trabajo del estado”, los tomadores de tierras recibieron además la llegada de camiones con los materiales para la construcción y ampliación de sus viviendas. Esta última tarea quedó a cargo de Larroque, quien lo publicitó orgulloso en las redes sociales.

El accionar del ministro Andrés Larroque sienta un peligroso antecedente. Al parecer, poco o ningún sentido tiene ahorrar durante años el fruto del trabajo y luego endeudarse con un crédito hipotecario. Esta teoría clásica carece hoy de cualquier valor. En Argentina, pareciera que es más conveniente, más económico y ciertamente más rápido usurpar terrenos, resistir el embate de la Justicia y, finalmente, recibir como premio todos los materiales de construcción gratuitos. Los mismos que los trabajadores tienen que pagar a precio dólar en un corralón, pero a cambio de nada. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)