https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

UIA: Incremento de la producción pero baja comercialización

La flexibilización de la cuarentena y los protocolos impulsaron la apertura de fábricas, pero la comercialización es baja, crece la morosidad y hay alerta de supervivencia
Pese a una mejora de la producción gracias a la flexibilización de la cuarentena, las empresas industriales siguen vendiendo muy poco y acumulan deudas, mientras que ya no son pocas las que alertan por su desaparición definitiva.
La Unión Industrial Argentina (UIA) señaló que parte del entramado productivo se recuperó en julio último debido a la habilitación de actividades y el cumplimiento de protocolos sanitarios en los establecimientos industriales, según el informe especial sobre impacto del coronavirus en empresas realizado por la central fabril.
“Los datos de la última encuesta muestran la recuperación de parte del entramado productivo, en función de la habilitación de actividades y el estricto cumplimiento de protocolos sanitarios en los establecimientos industriales”, indicó la entidad.
Sin embargo, sobre el total de empresas encuestadas, un 32% se encontraba en julio con el mismo nivel de producción o con incrementos respecto de la etapa previa a la pandemia; un 6% continuaba con su producción paralizada, y un 62% de establecimientos operaba con caídas superiores al 25%.
Un 32% de empresas informaron ventas iguales o superiores a las de antes de la pandemia; un 46% de las empresas todavía enfrentaban caída de las ventas superior a 30%, y otro 22% registraba mermas de hasta el 30%. La UIA señaló que “en continuidad con los relevamientos previos, persisten diversos problemas financieros y operativos, así como incrementos en los costos asociados a los protocolos sanitarios, como transporte de personal, tests y licencias, entre otros”.
Ante la caída de los ingresos por ventas y los problemas en la cadena de pagos, las empresas incrementaron el stock de deuda.
La mayoría de ellas, el 31%, lo hizo con el pago de los impuestos; el 21%, con compromisos financieros; el 16%, con proveedores, y el 12%, con los servicios públicos.
“Pese a que en general la tasa de incumplimiento de estos pagos fue inferior a la registrada en relevamientos previos, los datos indican un mayor atraso en el pago de salarios: el 8% de las empresas no pudieron pagarlos, contra el 3% registrado en el relevamiento anterior”, detalló el informe.
En julio, hubo un 17% de empresas que no pudieron cubrir el desembolso del medio aguinaldo, al tiempo que hubo “una menor incidencia del ATP (Programa de Atención de Emergencia del Trabajo y la Producción), que alcanzó al 42% de empresas, en comparación con el 63% del relevamiento previo”. El 54% aumentó su demanda de crédito, pero solo un 40% afirmó haber accedido al monto requerido, mientras que la línea con tasa de interés del 24% anual llegó a un 47% de las empresas.
Para fin de año, las expectativas empresarias indican una ligera mejora: solo el 2% de las compañías estiman que su producción estará frenada y el 39% prevé producir casi igual o más que antes de la pandemia. Un 58% de las empresas estiman que a fin de año seguirán operando con fuertes caídas; un 15% afirmó que, de mantenerse las mismas condiciones en los próximos tres meses, la continuidad de su actividad estará comprometida, y un 7% advirtió que podría entrar en concurso preventivo.
Fuente: La Nación