https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El BCRA gastó $385.522 millones en pagos a bancos

Por la baja en la tasa de interés, esos pagos son muy menores a los del 2019. Aún así preocupa y se da de la mano del crecimiento extraordinario, en las cantidades, de las Leliq y Pases para intentar absorber la liquidez en el marco de la pandemia.
En lo que va del año, el BCRA gastó $385.522 millones en pagos a los bancos por intereses correspondientes a las Leliq y los Pases, es decir por los pasivos remunerados con los que está buscando absorber el excedente de pesos volcado en la economía en el contexto de la pandemia. Pese a la baja en la tasa de interés, a 38% para las Leliq y 19% para los Pases, la necesidad de acelerar la emisión monetaria devolvió a los pasivos remunerados a niveles récord y por eso los intereses generados se parecen a los del 2019
De hecho, en los primeros siete meses del 2020, la emisión monetaria destinada a remunerar a los bancos por las Leliq y Pases totalizó $363.187 millones (si se le suma lo correspondiente a los primeros 11 días de agosto llega a $385.522 millones). El número es similar al de los primeros siete meses del 2019, cuando los intereses de los pasivos remunerados totalizó $361.275 millones. Una caída nominal que en términos reales es importante. En los últimos 7 meses del año pasado, además, la súper tasa de interés con la que el Gobierno de Cambiemos buscó combatir la devaluación del peso llegó a picos de 85,9% y generó intereses por $451.341 millones.
Desde la consultora LCG alertaron: “Con más de $1,3 billones emitidos para financiar al Tesoro, el BCRA contrajo alrededor del 75% de esta emisión a través de Leliq en lo que va del año y esto ya empieza a ser una fuente de emisión endógena. Implica casi $400.000 millones de expansión de base por intereses en el acumulado anual. Una aritmética que difícilmente pueda ser sostenida en el tiempo. Otra vez el tic tac de los pasivos remunerados del BCRA empieza a sonar cada vez más fuerte”.
El verdadero peligro es el potencial de que todo se vaya al dólar: por un lado, la emisión monetaria récord que viene realizando el BCRA para financiar el creciente déficit fiscal, generado para contrarrestar los efectos de la pandemia sobre los ingresos de los hogares, las provincias y las empresas; y por el otro el crecimiento de los pasivos remunerados.
Por eso algunos análisis destacan que los pasivos remunerados, cuyo stock en total trepó hasta $2,5 billones, es decir por encima de los $2,3 billones de la base monetaria, ya representan en torno al 80% de las reservas, al tipo de cambio oficial.
El economista Sergio Chouza destacó: “Los pasivos remunerados sirven para evitar que esos pesos estén en la calle, generando presiones inflacionarias. Es un segundo paso, posterior a la emisión, de prudencia monetaria. No deja de ser imperfecto, lo que se llama second best. Se está remunerando alrededor de 1% real mensual. Con todo, es una menor remuneración sobre PBI que la que se pagó el año pasado. Hay que tener en cuenta que eso no se puede ir automáticamente al dólar porque está a tiro de comunicación para disciplinarlo. El riesgo es que los depósitos decidan irse al dólar y por eso el BCRA está dando buenas condiciones de tasa minorista”.
Fuente: BAE