https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Su permanencia es irregular? Alberto Fernández da clases en la UBA pero jamás concursó

A pesar de haber confirmado que efectivamente es docente y tomó exámenes en los últimos meses, su cargo es sólo temporal y debió haber sido concursado hace años. Por alguna razón, se decidió prorrogar su condición de adjunto interino.

Durante la campaña electoral de 2019, el por entonces candidato Alberto Fernández hizo uso de dos herramientas curiosamente exitosas para atraer votos. Se aseguró de mostrarse durante las mañanas paseando a su perro Dylan, que incluso inauguró triunfante su propia cuenta de Instagram, y su vocero personal, Juan Pablo Biondi, se encargó de difundir fotos de Fernández tomando examen en la UBA.
Su sensibilidad con los animales y su compromiso con la docencia fueron dos piezas claves del armado de su imagen electoral. Tanto, que desde Juntos por el Cambio aseguraron que Dylan tenía un paseador y que Fernández ya no era docente de la UBA, dado que hacía 18 años que no se presentaba a tomar un examen. Si bien nunca se supo la verdad sobre el paseador de su perro, la Universidad de Buenos Aires se encargó de confirmar que el actual presidente es, en efecto, profesor de la casa de estudios.
Sin embargo, numerosos docentes de la reconocida universidad salieron al cruce con algunas aclaraciones de rigor. El cargo que ostenta Fernández es el de profesor adjunto interino en la materia “Teoría General del Delito y Sistema de la Pena”, en el llamado Ciclo Profesional Orientado. La condición de interino indica que no está nombrado por el Consejo Superior de la UBA, a quien compete el nombramiento. Por otro lado, los cargos docentes interinos sólo existen en forma temporal, por lo que si su situación se prolongó durante años –éste es el caso –es completamente irregular y ya debería haberse llamado a concurso.
En efecto, numerosos medios de comunicación publicaron el listado de docentes que ofreció la propia casa de estudios y el actual presidente no figura en ella. “Se tendría que haber llamado a concurso desde hace años. La situación de Alberto Fernández es altamente irregular. No concursó para ser profesor y su posición en la universidad es sólo temporal hasta el concurso. El hecho de que se haya prorrogado varias veces es una desprolijidad absoluta”, aseguraron a REALPOLITIK docentes de la UBA.
Con el objetivo de dar crédito a las afirmaciones del equipo de Fernández, medios de comunicación afines buscaron dar fe a la condición de profesor del actual presidente. Chequeado y Reverso, los medios que dirige la ex funcionaria K, Laura Zommer, por ejemplo, entregaron pruebas tan burdas como la libreta de estudiante de un alumno con la firma de Fernández o una foto de un alumno con el dirigente peronista de espaldas.
Estas maniobras periodísticas sólo lograron confirman que, en efecto, Fernández dio clases y tomó exámenes en la UBA, pero paradójicamente no hacen pie sobre la condición presuntamente irregular de su docencia. Lo cierto es que Fernández no concursó su cargo, sólo ostenta la posición de adjunto interino y debió haberse concursado su espacio desde hace varios años.