https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Kicillof propone una mínima apertura y se acentúa la diferencia con Larreta

El gobernador sugirió que si los datos de contagio no mejoran en dos semanas podría volver la cuarentena dura en el AMBA.

Tras el récord de contagios y muertos por coronavirus del miércoles, que obligó a poner un freno de mano en la flexibilización de la cuarentena en el AMBA, Axel Kicillof propone ahora una mínima apertura y ya habla de volver al confinamiento duro en dos semanas.
La propuesta del gobernador no cayó bien entre los intendentes del Conurbano, al tiempo que profundiza las diferencias con Horacio Rodríguez Larreta partidario de una mayor apertura ahora y de no volver atrás en el futuro. "Le pedimos a la Ciudad no innovar demasiado, no podemos explicar por qué abrimos con récord de casos", argumentó el bonaerense.
Kicillof hizo este planteo en una reunión por videoconferencia con el comité de expertos e intendentes oficialistas y opositores para definir la nueva etapa de la cuarentena, que anunciará el viernes junto a Alberto Fernández. El récord de casos en provincia impactó fuerte en la cumbre de Alberto, Axel y Larreta para planificar la apertura
En esa charla virtual el gobernador planteó que la nueva etapa sea prácticamente igual a la actual, con la excepción de la apertura de los comercios de cercanía, pero manteniendo la prohibición de la actividad física y de las salidas recreativas de los chicos (cosas que pedían los jefes comunales). En principio, a los niños se les permitiría salir sólo a hacer compras con los padres.
"Lo qué pasa en las plazas de la Ciudad es un espanto, no quiero que pase en el conurbano", dijo Kicillof respecto de las salidas recreativas, algo que en los hechos igual sucede en el Gran Buenos Aires.

Le pedimos a la Ciudad no innovar demasiado, no podemos explicar por qué abrimos con récord de casos


La idea no tuvo eco entre los intendentes, que por lo bajo dicen que es una ficción tratar de mantener la cuarentena dura porque en los hechos no se cumple y, por ejemplo, los comercios están abiertos. El gobernador no quiere habilitar los comercios de las zonas céntricas del conurbano, pero la realidad es que la mayoría no cerró. Es por eso que todas las ideas son por ahora una posibilidad.
Además, los intendentes plantean que quedarían muy expuestos porque la Ciudad ya dejó muy claro que va a avanzar bastante con la apertura, abriendo negocios, permitiendo la actividad física y los paseos diarios de los chicos. La diferencia con los municipios del conurbano sería muy grande y los jefes comunales dicen que no tienen margen político para hacer cumplir las restricciones.

La otra idea de Kicillof que sorprendió fue la de que esta apertura mínima podría volver para atrás en dos semanas si los casos siguen creciendo. Es decir que las dos primeras semanas podría volver la cuarentena dura, si prospera esta posición que no parece tener eco en Nación y Ciudad.
Kicillof en una videoconferencia anterior con intendentes
Otra diferencia de posturas con la Ciudad es acerca de las reuniones familiares. Larreta pretendía hacer algún gesto al respecto, pero Kicillof dijo en la reunión virtual que la mayoría de los contagios se dan en ese ámbito por lo que no piensa habilitarlas. Tampoco habrá cambios en la actividad gastronómica, aunque en la Capital se hablaba de habilitar las mesas en veredas y espacios abiertos.
"Esta obsesionado con la comparación mediática con la Ciudad de Buenos Aires, nos invita a un Zoom y se la pasa criticando a Horacio, es muy difícil así", se quejó un intendente de Cambiemos del conurbano.
En otro pasaje de la reunión, Kicillof también se quejó porque no se destaca que la situación en el interior de la provincia está bien, según dijo mejor que muchas provincias. En los últimos días, no obstante, los casos empezaron a crecer en muchas localidades bonaerenses.