https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tecnolab SA, la proveedora del Malbrán con cinco pedidos de quiebra y una polémica offshore en EE.UU.

El prestigioso Instituto Malbrán quedó en el centro de una presunta red de corrupción protagonizada por su titular, Pascual Fidelio, y la empresa Tecnolab SA, que tiene cinco pedidos de quiebra, ganó licitaciones ofertando más que sus competidores y hasta cuenta con su propia offshore en California.

El regreso del conductor Jorge Lanata a la pantalla chica con su programa Periodismo Para Todos (PPT) trajo consigo una nueva polémica en torno al uso indiscriminado de la caja de más de 1.500 millones de pesos del, hasta ahora, prestigioso Instituto Malbrán.
El periodista hizo foco específicamente en una empresa, Tecnolab SA, que se vio favorecida por la gestión del titular del Malbrán, Pascual Fidelio, en numerosas ocasiones, incluso ofreciendo productos hasta un 200 por ciento más caros que los de sus competidores. Por ejemplo, ganó un contrato por 839.878 pesos para la compra de reactivos, mientras que su competidora Genbiotech SA ofrecía el mismo producto por 392 mil pesos.
Tecnolab SA supo aprovechar la pandemia y posterior crisis sanitaria. Desde los primeros días de marzo a la fecha, lleva ganados contratos por más de 100 millones de pesos. Incluso el propio titular del Malbrán admitió a regañadientes que, en ocasión de una de las licitaciones, se supo que el ganador sería Tecnolab antes de que siquiera se analicen las ofertas.
Vale aclarar que Pascual Fidelio, titular del Malbrán, viene de ser sumariado como director de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba por un escándalo similar.
REALPOLITIK llevó adelante una investigación exhaustiva de la compañía Tecnolab SA y los resultados de la misma fueron tan sorpresivos como indignantes.
El presidente de Tecnolab es Roberto Daniel Faivovich. Otros titulares de la empresa son Carola Rebecca Iujvidin y Patricia Leonor Iujvidin. Juntos, tienen otras subsidiarias, como Tecnolab del Litoral y la llamativa Tecnolab de Fuhrer. Entre todas, prácticamente monopolizan todas las grandes licitaciones de insumos y reactivos para laboratorio.
Como suele suceder con algunas empresas señaladas por corrupción, tanto Faivovich como las hermanas Iujvidin presentaron en AFIP ganancias de Tecnolab por 22 millones de pesos en el lapso de un año. Curiosamente, en sólo tres meses ya llevan facturados más de 100 millones.
A pesar de los miles de millones de pesos que factura al año y de que sus dueños gasten hasta 600 mil pesos con las tarjetas corporativas, Tecnolab no le paga en tiempo y forma la ART a sus empleados y tiene cinco pedidos de quiebra. Uno se lo inició Socialmed SA, otro el Instituto Argentino del Riñón y Transplante, otro Pedro Baum, otro Ana María Hessling y hay un pedido similar de 1996, por parte de César Rafael Denis.
Pero los escándalos de Tecnolab no terminan ahí. La empresa, que durante el 2019 importó materiales por 4.5 millones de dólares y ya lleva importaciones por 1.3 millones de dólares más en lo que va del 2020, está relacionada con la empresa offshore José Iujvidin Consulting Inc., radicada en la calle Sirius de California, en Estados Unidos, y conformada el 29 de marzo de 2011.
José Iujvidin era uno de los hermanos de Carola Rebecca Patricia Leonor Iujvidin, y falleció en febrero de 2018. A pesar de llevar más de dos años muerto, continúa operando para la offshore familiar.
POLÍTICA Y EL SEGUNDO METEORITO MÁS GRANDE DEL MUNDO
Otra de las polémicas que rodea a Tecnolab SA, involucra a uno de sus socios y artista plástico Guillermo Faivovich. Gracias a la amistad que supo forjar con el entonces ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Lino BarañaoFaivovich saltó a la fama cuando protagonizó el intento de traslado del segundo meteorito más grande del mundo, de 37 toneladas, bautizado El Chaco, un atractivo turístico de dicha provincia, para ser expuesto en un museo de Alemania.

Nicolás Goldberg y Guillermo Faivovich. Foto: Ariel Grinberg.
Todo se decidió entre gallos y medianoche, durante la última polémica sesión de la Cámara de Diputados del Chaco de 2011, en una jornada legislativa extraordinaria. En ese marco, se dio a conocer la intención de trasladar el meteorito El Chaco a la Documenta 13 de Kassel, en Alemania, por pedido de dos artistas: el argentino Guillermo Faivovich y el francés Nicolás Goldberg. La solicitud fue patrocinada por Carolyn Christov Bakargiev, directora artística de la Documenta (13), e impulsada por la secretaria de Asuntos Internacionales y Promoción de la provincia del Chaco, Theresa Durnbeck
Una nota fechada en abril del 2011, dirigida a Durnbeck, manifestaba la intención de la directora artística de la muestra de reunirse con el gobernador Jorge Capitanich, el secretario de Cultura y el intendente de la localidad de Gancedo, bajo estricta "confidencialidad". Para hacer posible el traslado, el gobierno decidió modificar la ley que exigía que los meteoritos sigan "pegados" al suelo del Chaco, norma creada luego del intento de robo de Robert Haag, el cazador de meteoritos más famoso de Estados Unidos que fue atrapado llevándose el pesado cuerpo celeste.
Sin embargo, una vez aprobado el proyecto, las voces opositoras fueron subiendo de tono y, finalmente, Faivovich y Goldberg abortaron la iniciativa. “Decidimos no seguir adelante porque la cosa había tomado un giro que no nos interesaba. Un diputado, incluso, amenazó con encadenarse al meteorito”, contó Faivovich.
El Instituto Malbrán, cuyo prestigio en medicina e investigación pareciera incuestionable, ya no es lo era. Por culpa de la política, quedó en el centro de una red de complicidades conformada por su titular, Pascual Fidelio, y la empresa Tecnolab SA, que tiene su propia offshore, cinco pedidos de quiebra y gana licitaciones que debería perder.