https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Economía captó más de $25.000 millones a tasas por debajo del 30%

Tras conocerse la postergación del canje de la deuda externa, el Gobierno continuó su camino para recomponer el mercado de deuda en pesos con la colocación de Ledes con vencimiento entre julio y octubre de este año.


En una nueva licitación para recomponer el mercado de deuda en pesos, el Ministerio de Economía captó $25.373 millones en Letras a Descuento (Ledes) con vencimientos entre julio y octubre de 2020.
Según lo comunicado este lunes por la cartera conducida por Martín Guzmán, se recibieron 216 órdenes de compra por un total de $26.816 millones, por lo cual el monto adjudicado fue del 94,6%.
La mayor parte de la deuda se concentró en Ledes nuevas con vencimiento el 13 de julio. Lo conseguido en este instrumento alcanzó los $13.000 millones y la tasa de interés nominal anual lograda fue del 28,52%. En este caso se aceptaron todas las ofertas recibidas.
"Por ello, al precio de corte, se prorratearon las ofertas recibidas por un factor de 85,34%", dijeron desde el ministerio.
Paralelamente, se obtuvieron $5.495 millones en letras con vencimiento el 13 de agosto, a una tasa del 29,29%$4.316 en el mismo activo pero con vencimiento el 28 de agosto al 29,66% y $2.562 por Ledes ajustadas por CER+2%, cuya fecha de caducación es el 13 de octubre.
El Gobierno está intentando, semana a semana, reconstruir los incentivos para invertir en moneda local mientras se busca aliviar la carga de pagos en moneda extranjera.
La semana pasada, el Gobierno había logrado canjear u$s1.836 millones de deuda en dólares que se tenía por Letes y por el Bono Dual, a cambio de bonos en pesos atados a la inflación (Boncer).
Por otra parte, este lunes los funcionarios argentinos decidieron postergar hasta el 22 de mayo la oferta de canje de la deuda pública externa bajo ley de Nueva York mientras continúan negociando con los acreedores.
Es factible que la propuesta, que implica un plazo de gracia de 3 años y una fuerte quita de intereses, sea retocada teniendo en cuenta alguna flexibilización reclamada por los bonistas, siempre y cuando sea compatible con la estrategia de sostenibilidad de la deuda que pretende Guzmán.


ambito