https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La confianza en los gobiernos aumenta a un máximo histórico en medio de la pandemia del COVID-19, convirtiéndola en la institución más confiable


Un estudio realizado por Edelman revela que es momento de que las empresas orienten sus operaciones bajo la promesa de un enfoque en sus grupos de interés.

La actualización del Trust Barometer 2020 de Edelman: la confianza y la pandemia del COVID-19, revela que la confianza en el gobierno (65%) incrementó 11 puntos desde enero, convirtiéndola por primera vez en la institución más confiable. Este valor aumentó en dos dígitos en seis de los once mercados encuestados en esta oportunidad, incluyendo el Reino Unido (24 puntos), Canadá (20 puntos), Alemania (19 puntos) y Corea del Sur (16 puntos).

Los encuestados quieren que el gobierno lidere todas las áreas de respuesta con respecto al COVID-19. Es decir, contener la pandemia (73%), ayudar a las personas a enfrentarla (72%), informar al público (72%), proporcionar ayuda económica y apoyo (86%), y lograr que el país vuelva a la normalidad (79%).

La mayoría (61%) también está más dispuesta que lo normal a entregar información personal sobre su salud y seguimiento de ubicación al gobierno para ayudar a contener la propagación del virus. Casi tres de cada cuatro personas consideran que las restricciones de su libertad de movimiento en torno a la pandemia ahora son completamente razonables y apropiadas. Mientras que falta confianza en el gobierno federal, el gobierno local es más confiable con las mayores brechas que ocurren en los EE.UU. (20 puntos), Japón (15 puntos) y Francia (11 puntos). La confianza en los líderes del gobierno se disparó 13 puntos alcanzando el 61 por ciento, lo que los hace más confiables que los CEOs (58 por ciento).

Frente a una de las crisis financieras más grandes de la historia, las personas recurren a sus gobiernos en busca de liderazgo y esperanza”, dijo Richard Edelman, CEO de Edelman. A su vez, afirmó que “la velocidad y la escala de los aislamientos, el valiente desempeño de los servicios de salud pública y el alcance del gasto público para apoyar al sector privado han demostrado que el gobierno está tomando medidas rápidas y decisivas. Este es un cambio sorprendente para el gobierno que siempre se ha deteriorado o está cerca de la base de la jerarquía de confianza”.

A pesar de un aumento de cuatro puntos en la confianza en los negocios (62%) y varias acciones de alto perfil tomadas por compañías y CEOs para ayudar a quienes lo necesitan, el estudio revela varias áreas de preocupación para ambos. La mayoría de los encuestados cree que a las compañías les está yendo mal, son mediocres o están fallando completamente en ubicar a las personas por encima de las ganancias (50%), implementar medidas de seguridad para proteger a sus colaboradores y clientes (41%), y en ayudar a los proveedores más pequeños y a los clientes comerciales a mantenerse en el negocio otorgándoles crédito o un mayor margen de tiempo para pagar (46%).

Menos de uno de cada tres encuestados cree que los CEOs y los líderes empresariales (29%) están haciendo un trabajo excepcional para satisfacer las demandas que les impone la pandemia en comparación con los científicos (53%) y los líderes del gobierno nacional (47%). Éstos últimos (53%) y los científicos (52%) también son más confiables que los CEOs y líderes empresariales (34%) en desarrollar nuevas políticas para estar mejor preparados para una futura crisis. 

Los negocios se han estado preparando durante los últimos tres meses desde que el gobierno ha liderado la primera etapa de esta carrera” aseguró Edelman. “Ahora es hora de que las empresas tomen mayor protagonismo a medida que el enfoque cambia para reabrir la economía. Este es un momento de reflexión para las empresas, y la promesa de un enfoque hacia los grupos de interés debe cumplirse llenando sus cadenas de suministro con pequeñas empresas y la retención y recapacitación de colaboradores”.

La mayoría de los encuestados se encuentra a favor de un enfoque cauteloso y medido para la reapertura de la economía y empresas. El 66% cree que deberíamos priorizar salvar vidas por sobre empleos, y el 75% quiere que los CEOs sean conservadores al hacer que sus compañías retomen sus operaciones normales, incluso si significa esperar más para reabrir los lugares de trabajo.

La pandemia ha intensificado percepciones existentes en cuanto a la injusticia del sistema, temores a la pérdida de puestos de trabajo y falta de información de calidad, sumando preocupación por la seguridad personal. Poco más de dos tercios (67%) cree que aquellos con menos educación, dinero y recursos están siendo injustamente cargados con la mayor parte del sufrimiento, riesgos de enfermedad y necesidad de sacrificio debido a la pandemia. Más de una de cada dos personas está preocupada por la pérdida de empleo debido a la pandemia y por no poder encontrar uno nuevo durante mucho tiempo.

La gente cree que es vital para las empresas y los CEOs asociarse con el gobierno para dar forma a un futuro mejor en lugar de trabajar para mantener la regulación gubernamental al mínimo. Una mayoría (68%) quiere que los CEOs participen proactivamente en conversaciones con el gobierno para regular sus compañías de manera que protejan a las personas y al planeta, mientras les brinden la flexibilidad de innovar, responder a una crisis y satisfacer crecientes demandas de sus productos o servicios.

Otra prueba crucial para las empresas será su disposición a trabajar con el gobierno”, dijo Kirsty Graham, CEO de Edelman Public Affairs. “Para varias industrias será una necesidad, como la tecnología en el seguimiento y la localización, la industria farmacéutica en torno a las pruebas, tratamiento y hospitalidad en la reapertura. Pero todos los sectores de negocios necesitarán asociarse con el gobierno en los desafíos de política que la pandemia ha creado. Eso es lo que se espera”.

Otros hallazgos clave de la actualización del Trust Barometer 2020 de Edelman: la confianza y la pandemia del COVID-19 incluyen:

  • La búsqueda de información confiable y precisa relacionada a la pandemia ha llevado la confianza en las fuentes de noticias a un máximo histórico con los medios tradicionales (+7 puntos) y los propios (+8 puntos) evidenciando los mayores incrementos. Los medios tradicionales (69 por ciento) lideran la muestra como los más confiables, seguidos de los motores de búsqueda (64 por ciento), medios propios (52 por ciento), y redes sociales (45 por ciento).
  • Las preocupaciones sobre fake news siguen siendo elevadas, el 67 por ciento teme que existe una gran cantidad de fake news e información falsa divulgada sobre el virus.
  • Encuestados en 7 de los 11 mercados creen que las ONGs locales no están preparadas para lidiar con la crisis, incluyendo Alemania, EE. UU. y Canadá.
  • Tras casi una década como el sector industrial más confiado, la tecnología (74 por ciento) ha caído al tercer lugar detrás de Alimentos & Bebidas (76 por ciento) y Salud (76 por ciento), que experimentaron saltos de 9 y 8 puntos respectivamente.