https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Graciela Sosa: “Sólo me pregunto por qué lo hicieron, por qué. No encuentro respuesta, encontraré el día que haya justicia”



En Perspectivas desde Buenos Aires, Graciela Sosa, la mamá de Fernando Baez Sosa, contó que le habla a su hijo todos los días, cree que habrá justicia y afirma: “La vida sin mi hijo ya no es nada, pero tengo que ser fuerte para seguir adelante”.



Los textuales más importantes:

Su recuerdo de Fernando:
“Siento que cada día lo extraño muchísimo más. Cada día que pasa es un día que extraño muchísimo a mi hijo. Era mi compañero, que estaba todo el tiempo conmigo. Cuando yo iba al trabajo él ya me esperaba, como a las dos a veces llegaba, con la comida caliente. Éramos felices los tres hasta que un día me lo mataron.”

¿De dónde saca fuerzas para seguir y reclamar justicia?
“Yo creo que me apoyo, me aferro muchísimo a Dios para que me dé fuerzas y hablo con fer para que me dé fortaleza para seguir adelante, para que esto no quede impune y se haga justicia. No me voy a rendir y agradezco a todos, a todo el mundo sin distinción, por estar apoyándome para que se haga justicia. La vida sin mi hijo ya no es nada, pero tengo que ser fuerte para seguir adelante.”

¿Qué mensajes busca cuando habla con Fernando?
“Hoy, por ejemplo, me recosté a la tarde y pensaba en él, me acordaba las veces que se tiraba al lado mío en la cama y le acariciaba el pelo, esos días lindos que pasábamos juntos. Y le decía que me dé esa fortaleza, que me llegue esa luz divina, porque para mí yo lo considero ahora un ángel mío que está al lado Dios, porque es lo que da fuerza para seguir.”

¿Cree que habrá justicia?
“Si, confío. Y se va a hacer justicia, siento en el corazón. Y ese día va a ser un gran día para mí, porque no se merece nadie en este mundo lo que le hicieron. No le dieron ni siquiera la mínima oportunidad para defenderse. Son diez. Diez, no sé que decir, para mí no son humanos, que no tienen sentimientos. Le hicieron pedazos. Y yo lo vi, lo viví en carne −por eso lo digo− cuando fui a reconocer a mi hijo. No era fácil, no sé de donde saqué fuerza para entrar a verlo después de haberlo acompañado con sus bolsos que iba a pasar unos días con sus amigos, con la novia. Y de repente te llaman y te avisan que lo estaban por llevar a un hospital en una ambulancia. Hasta que suena el teléfono de otra persona y era el comisario. Inmediatamente entrego el teléfono a mi marido porque estaba sin fuerza, porque yo cargaba mientras mi bolso porque pensaba que iba a cuidarlo. Pero no, no fue así. Le di el teléfono a mi marido, porque no podía atenderlo. Y así le dijo el comisario a mi marido, escuché porque hablaba cerca porque el departamento donde estábamos es de dos ambientes. Y estaba al lado y escuchaba. Y él le contestaba con sí, sí y sí. Hasta que cortó.  Le dije: <¿Qué te dijo?>. No me contesta. La segunda vez le digo más fuerte. Y me dijo: <Fernando está muerto>. Fue el día más terrible de mi vida. Empecé a pegarlo como una leona queriendo defender a mi hijo. Le pateaba a mi esposo. Me agarró del brazo, me abrazó y empecé a gritar como una loca.”

Sobre el llamado del Papa Francisco:
“Llamó a casa el Papa Francisco, le atendió mi esposo. Con todo respeto quería pedirle disculpas y quería decirnos que estaba muy cerca de nosotros y que Fer estaba presente en todas sus oraciones. Es como una luz divina, no lo esperábamos.”

Acerca de lo que puede aprender la sociedad sobre la convivencia y la violencia:
“Yo no sé cómo calificaría esto que le hicieron. Falta de amor, de enseñanza, falta de cariño. Eso pienso. Porque yo le he cuidado con todas mis fuerzas, todo el cariño. Le di lo mejor de mi vida y eso hace que también me sienta reconfortada de cómo lo crie. Por eso le hablo y le digo: <Mi amor, no sé cómo sería de vos, porque al verte yo sé que tal vez no serías como antes>, por la forma cómo lo dejaron. Sin palabras.”

¿Podrá perdonar?
“No lo sé. No lo siento. Sólo me preguntó por qué lo hicieron, por qué. No encuentro respuesta, encontraré el día que haya justicia. Que así sea.”



CNN