https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El coronavirus, 'verdugo' de Tesla: otra razón de más para los cortos

Las acciones de Tesla (NASDAQ:TSLA) terminaron la jornada del miércoles con una caída en bolsa del 17,18%, lo que situó su precio en los 734,70 dólares. Se confirmó lo que muchos esperaban y el valor terminó en terreno negativo por primera vez tras seis sesiones al alza, con los inversores recogiendo beneficios después de que la acción se hubiera aproximado a los 1.000 dólares a principios de semana (marcó un máximo intradía el martes de 968,99). Se trata de la peor caída diaria para la compañía desde noviembre de 2013, cuando se dejó un 14,5%.
Los que se posicionaron en corto han visto finalmente la luz, y otros tantos inversores abren los ojos ante un comportamiento que ha acabado pareciendo bonito pero poco sostenible y no exento de 'amenazas' externas. También los analistas. Ayer, Canaccord Genuity rebajaba su recomendación sobre el valor de comprar a mantener, afirmando que “tras el rally que hemos visto en los últimos días, su ratio riesgo/beneficio se equilibra a favor de mantener las ganancias que se han alcanzado hasta ahora”. Añadían también que, pese a todas las bondades que rodean al valor, los problemas de China con el coronavirus podrían terminar afectando a su fábrica de Shanghai, provocando retrasos en la fabricación de su Modelo 3.
Otra de las firmas conocidas que se ha pronunciado “a la baja” ha sido Morgan Stanley (NYSE:MS). Adam Jonas, analista de la compañía, ha vuelto a recalcar que, pese a que los resultados del cuarto trimestre fueron mejores de lo esperado, las perspectivas para 2020 tanto en cuanto a volumen como en márgenes brutos no son más elevadas de lo que espera el consenso. “Es por ello que en realidad cuesta encontrar un fundamental sólido al que agarrarse para subir”. También recomiendan mantener el valor.

Razones para posicionarse en corto

Leyendo esta mañana a Tariq Dennison, analista GFM Asset Management, en Seeking Alpha, vemos que quizás son más los motivos que invitan a la venta que no los que invitan a la compra. Dennison, en concreto, nombra 5 motivos: 1) Tesla no ha demostrado aún que pueda ser rentable durante 4 trimestres consecutivos; 2) todavía está lejos de poder remunerar a sus accionistas; 3) sus ingresos todavía deben estabilizarse; 4) los insiders no están mostrando interés en el valor y, 5) el interés de los cortos se sitúa en mínimos de cinco años.
“He querido hacerme una composición mental de todo el conjunto y tratar de entender la última subida de Tesla. Y después de analizarlo todo, veo que la evolución reciente es más una burbuja que números reales. Aunque podría estar llamada a ser la ‘Apple’ del sector de automoción, no hay que olvidar que se enfrenta a unos elevados costes de capital y a una competencia de rivales con mejores ingresos. Y es muy probable que salgan muchas nuevas acciones para vender próximamente: insiders, cortos, y fondos que les seguirán. Unos números futuros que podrían decepcionar, divididos entre un número mayor de acciones, es lo que nos lleva a predecir un riesgo. Creemos que se obtendrán más beneficios posicionándonos en corto o comprando puts que comprando acciones de Tesla. Dentro de unos límites, creemos que así se creará una buena oportunidad para que los cortos puedan doblar su ganancia actual”, concluye.



investing