https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Piacentini: “Este esquema promueve concentración en menos entidades bancarias”

Las medidas del Gobierno concentran la atención de los bancos. Para analizar cómo se posiciona la realidad del sector para los próximos meses, BANK MAGAZINE entrevistó a Félix Piacentini, economista y ex Director Nacional de Asuntos Provinciales del Ministerio de Hacienda de la Nación, entre 2017 y 2019.

Por Mariano Jaimovich

-Cómo analiza el clima para hacer inversiones?-Los inversores que iban a ser responsables de una lluvia de inversiones en la esperanza de que Argentina iba a consolidar un modelo de economía capitalista moderna de mercado, fortalecer sus instituciones y proveer un marco de seguridad jurídica, tuvieron razón en su cautela y en la espera a ver si esta vez era cierto. Una  vez más le mostramos al mundo que no somos confiables y viramos hacia una economía cerrada y saturada de controles, no sólo de capitales sino también de bienes y servicios. Nadie va a venir a invertir si tiene que convertir esa inversión a un dólar oficial más bajo que el libre, si tiene que exportar a ese tipo de cambio, si va a tener que pedir permiso a sórdidos funcionarios para importar los bienes de capital que necesita, y menos si tiene restricciones en el giro de utilidades en dólares. Las únicas inversiones provendrán del sector agrícola, que invierte pase lo que pase porque no le queda otra (hasta no sembrar implica una inversión en mantenimiento de los campos), o de aquéllos a los que se les garantice una prebenda para vender en el mercado interno. Es el modelo de vivir con lo nuestro, el tema es que con eso no alcanza, es muy poco.
Félix Piacentini analiza cómo se posiciona la realidad del sector para los próximos meses
-¿Qué opinión tiene de las medidas que tomó el Banco Central sobre el patrimonio de la entidad y emisión?-Es un combo que ya se aplicó durante la anterior gestión kirchnerista, y que sólo tiene efectos en el corto plazo. Acelerar la emisión monetaria por sobre la demanda de dinero siempre tiene a la postre un efecto inflacionario, aunque el Gobierno lo niegue. Es el mismo modelo aplicado por Cristina, sobre todo en su segundo mandato. Cepo restrictivo, múltiples tipos de cambio, con una brecha  creciente respecto del dólar libre, aumento de retenciones a las exportaciones, restricciones cuantitativas en el comercio de bienes y servicios, tasa de interés real negativa para fomentar el consumo en el mercado interno del sector formal, apreciación del tipo de cambio oficial, congelamiento de combustibles y tarifas. Es el modelo de reactivación sectorizada, con aquéllos protegidos recuperándose (en el corto plazo) y los que los financian con tipo de cambio apreciado y retenciones imposibles languideciendo.

-¿Cómo puede influir esto en el dólar?
-Una emisión creciente (proveniente de financiar al Tesoro) y una baja de tasas ampliará la brecha entre el dólar oficial y el libre. Lo mejor es tener un único tipo de cambio, libre, que es el que termina siendo la referencia que sirve. Un tipo de cambio oficial ficticio y mantenido a raya ficticiamente por intervenciones oficiales, directas e indirectas, es difícil de controlar en el mediano plazo sin que provoque altos costos en la economía.
-Justamente, ¿cómo puede impactar en la economía un dólar con 30% de impuesto?-Los tipos de cambio múltiples jamás han tenido buenos resultados en Argentina. Pensar que cada sector puede tener su dólar de referencia y que no existan filtraciones entre ellos es una ilusión. Aquél que pueda acceder a un dólar barato terminará haciendo un arbitraje para venderlo más caro. Como impuesto al atesoramiento en dólares podrá funcionar transitoriamente hasta que la gente se vuelque al blue como reserva de valor en la medida que pueda ahorrar por encima del cupo permitido, promoviendo aún más la informalización de la economía y el drenaje de ahorros por fuera del sistema bancario. Como impuesto al turismo emisivo es en dónde más eficiente se presenta, desalentando los viajes al exterior, pero sólo para el que no tenía dólares de antemano, y sólo mientras la brecha con el blue se mantenga, situación que en mi opinión no durará por mucho tiempo. Además, esta supuesta ventaja se esfuma rápido por un aumento en los precios del turismo interno beneficiado por esta restricción, parte importante del sector turístico con menor actividad (la emisiva) y menores frecuencias aéreas hacia el país, porque siempre se olvida que las aerolíneas no sólo traen gente, sino que se la llevan.
-¿Qué otros problemas tiene para la economía real?
-Otras de las pocas ventajas que podrían aprovecharse de un tipo de cambio oficial planchado, como las de abaratar la canasta de consumo y facilitar la modernización del sector industrial a través de la importación más accesible de bienes de capital, tampoco se podrá usufructuar por las limitaciones cuantitativas a las importaciones, el regreso de las DJAIs y de la maraña de burocracia y autorizaciones discrecionales que requieren las compras al exterior.
 -En medio de esta crisis económica, ¿cómo ve al sistema bancario?-El sistema bancario argentino resiste los embates de la crisis, y del retiro de la mitad de sus depósitos en dólares por las buenas regulaciones que se establecieron los últimos años. Creo que el BCRA sí ha sido eficiente en garantizar la estabilidad del sistema bancario como un todo, a pesar de que se le puedan achacar críticas en su capacidad de estabilización macroeconómica y de reducción de la volatilidad del tipo de cambio. No veo amenazas importantes por el lado de los bancos, pero el negocio se restringe de forma importante si no son capaces de proveer crédito al sector privado en todas sus formas (personal, comercial, exterior e hipotecario). Una banca cautiva del sector público y generando renta sólo por prestarle al Estado está lejos de ser un sistema bancario deseable. Este esquema promueve la concentración en menos entidades y menos competencia. Aquí lo que debe mirarse cada vez más de cerca es el comportamiento del Banco Central y cuánto desea resistir la dominancia fiscal proveniente del Tesoro. Hasta ahora no ha demostrado demasiada resistencia, y eso no contribuye en nada positivo.

-¿Qué oportunidades tiene el sistema financiero en este contexto?
-El sistema financiero puede aprovechar el estímulo de corto plazo al consumo que la tasa de interés real negativa puede tener sobre algunas ramas de actividad del sector de empleo formal, que este gobierno pretende favorecer. Quizás por ese lado pueda haber un “veranito” de préstamos personales. También puede participar en algo del crédito subsidiado al sector productivo o hipotecario, que la banca pública no cubra y delegue en la banca privada. Pero en tiempos de inflación y tasa real negativa, el mayor desafío será captar depósitos. Si lo logra, podrá hacer un buen negocio.-