https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alberto y Cristina ponen como prioridad la reforma de la Justicia Federal y la inteligencia

Alberto Fernández y Cristina Kirchner dejaron en claro que la prioridad en el inicio de su mandato estará puesta en la reforma de la Justicia y los servicios de inteligencia.
Durante su discurso de asunción, Alberto anunció que decidió la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y que reasignará sus fondos al plan contra el hambre que dependerá del Ministerio de Desarrollo. También informó que en los próximos días enviará al Congreso un conjunto de leyes para reformar el sistema federal de Justicia, un anticipo de LPO. 
Acaso en el momento más vehemente de su discurso, Alberto cuestionó a la Justicia "contaminada" por los servicios de inteligencia. Fue un tramo con argumentos similares a los que usó Cristina en su última declaración y se entrevió la mano de la vicepresidenta en funciones en esa parte del discurso. 
Alberto había sido muy crítico de los procesos contra Cristina e incluso asesoró como abogado a Cristóbal López, dueño del grupo Indalo. Por eso, cuando se esperaban definiciones económicas trascendentes, el único anuncio de peso en la apertura se centró en temas judiciales.
"Nunca más a una Justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos", lanzó el presidente en funciones. En Comodoro Py saben que desde este 10 de diciembre Alberto y Cristina, en tándem, desplegarán su experiencia para cambiar las reglas de juego y dejar sus tribunales sin el rol protagónico en las causas de corrupción.
Como anticipó LPO, Fernández confirmó así que buscará transferirles a los fiscales el poder de instrucción de las causas, como indica el Código Procesal Penal aprobado en 2014, pero sólo implementado parcialmente. Su aplicación depende de una bicameral del Congreso que dispuso una prueba piloto en Rosario y Mendoza, en una resolución que también restringió el uso de prisiones preventivas y abrió la puerta a un reclamo de libertad de los ex funcionarios presos.
Con un Senado controlado por Cristina, las bicamerales serán oficialistas y una resolución similar avalada por el presidente puede ampliar el modelo acusatorio al resto de las provincias y reducir los jueces federales a supervisores de las causas. Si bien Cristina sufrió la rigidez de algunos fiscales, muchos quedaron contra las cuerdas. Carlos Stornelli, investigado en una causa sobre espionaje ilegal; Germán Moldes se jubiló y varios de sus colegas podrían seguir ese camino para que su nuevo jefe no se las haga difícil.
Alberto hizo estos anuncios luego de prestar juramento ante la Asamblea Legislativa, el ámbito de una ceremonia formal en la que Mauricio Macri hizo entrega de los atributos a su sucesor.
Durante el el discurso, el presidente aprovechó para volver a convocar a "la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un nuevo contrato social". "Tenemos que suturar las heridas. Apostar a la grieta significa apostar a que las heridas sigan sangrando", afirmó. 
En cuanto a los aspectos económicos y la deuda, afirmó: "No hay deudas que se puedan sostener si el país no crece. Para poder pagar hay que crecer primero, buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el FMI y con nuestros acreedores, resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene la Argentina no es una cuestión de ganarle un disputa a nadie. El país tiene voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo". 
También describió algunas de las medidas económicas que se pondrán en marcha en los próximos días, entre las que habló de "créditos masivos, no bancarios, a tasas bajas", convocatoria al pacto social y un plan para reactivar la obra pública. Detalló, además, que convocará a un Consejo Económico y Social para el desarrollo, que tendrá rango parlamentario y que diseñará políticas de Estado.
Después de la jura, el presidente en funciones arrancó su discurso en el que explicó los principales ejes de su programa de gobierno. Finalizado el acto, partió a la Casa Rosada y por la tarde tomará juramento a su nuevo gabinete.