https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

BITCOIN EN LA ARGENTINA SEGÚN DEL BANCO CENTRAL

  • Según la entidad, las monedas ancladas podrían abrir un nuevo canal para la salida de capitales.
  • La institución ve en mayor riesgo las economías emergentes ante las stablecoins.
El Banco Central de Argentina (BCRA) considera riesgoso el posible uso de stablecoins para la economía nacional. Principalmente, ve con reticencia el posible impacto que estos activos podrían tener de cara a la salida de capitales. Igualmente, sobre el potencial incremento de vulnerabilidades para la moneda local.
Esta evaluación se desprende del Informe de Estabilidad Financiera que emite el organismo argentino, correspondiente al segundo semestre del año 2019. En el documento, el BCRA le dedica un apartado entero al análisis de las stablecoins. Epecialmente, se centra en sus posibles implicaciones para la estabilidad financiera.
En su informe, el BCRA hace especial énfasis en la capacidad de las monedas ancladas de escalar a operaciones transfronterizas, más allá de ser utilizadas como medio de pago para transacciones locales. Por ello, la institución considera la fuga de capitales como un riesgo potencial del uso de las monedas ancladas. El mismo que podría implicar el uso de otras divisas o criptomonedas no ancladas.
El informe establece que las stablecoins pueden representar riesgos particularmente para economías emergentes, aunque dejan claro que las economías desarrolladas también podrían verse afectadas.
“Bajo cierto contexto macro financiero, en una economía en desarrollo la existencia de una stablecoin vinculada a una moneda extranjera podría generar como consecuencia una demanda relativamente más volátil de activos denominados en moneda local, en particular billetes y depósitos bancarios”.
Banco Central de la República Argentina (BCRA), Informe de Estabilidad Financiera Noviembre 2019
A través del documento, el Banco Central argentino llega a la conclusión de que “resulta indispensable avanzar en el análisis de diseños apropiados, así como en el examen y eventual implementación de una regulación que sea clara y proporcional a los riesgos que representan [las stablecoins]”.

Stablecoins en la discusión global

El análisis de las stablecoins por parte del Banco Central de la República Argentina, parte de una discusión que ha ido ganando terreno recientemente. Particularmente entre instancias financieras gubernamentales en diversas partes del mundo.
De hecho, la postura del país suramericano concuerda con las de instancias multilaterales como el G7, que reúne a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. En un informe presentado en octubre de este año, el G7 y el Banco de Pagos Internacionales (BIS) consideraron las stablecoins (particularmente a Libra, de Facebook) como una amenaza creciente para las políticas monetarias y la estabilidad financiera.
Por su parte, el Consejo de Estabilidad Financiera (Financial Stability Board o FSB) del G20 ha comenzado a prestar igualmente atención al asunto. En una carta emitida también en octubre por el presidente del consejo, Randal K. Quarles, se insta a los ministros de finanzas y responsables de bancos centrales que componen el grupo de trabajo a prestar especial atención a “posibles problemas a la estabilidad financiera que causarían las criptomonedas ancladas globales”. Precisamente, Argentina es uno de los tres países latinoamericanos que conforman el G20, grupo de países desarrollados y emergentes.
Quizá la postura más sorpresiva hasta el momento se dio a conocer a mediados de este mes de noviembre. La Reserva Federal de Estados Unidos, a través de su Informe de Estabilidad Financiera, se manifestó de manera positiva sobre el posible impacto del uso global de monedas ancladas.
El documento presentado por la FED considera que las stablecoins podrían complementar los sistemas de pago utilizados actualmente y generar un nuevo tipo de intercambio. Además, podrían resolver una de las principales preocupaciones sobre el uso de criptomonedas: la volatilidad.
A pesar de su postura positiva, el informe también considera posibles riesgos no planificados de la implementación de stablecoins a escala global. Estos aspectos coinciden con las consideraciones presentadas por el Banco Central de la República Argentina.