https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Lo que debés evitar para lograr el éxito financiero

Somos seres inteligentes, y como tales, nos define el pensamiento y la planificación. Poder tener la idea de futuro es lo que nos lleva a crearlo; pero más allá de la placidez de ese pensamiento, crear el futuro requiere de esfuerzo.

Hay que trabajar mucho para poder ir dejando de hacerlo de a poco, para poder sentarse sobre la riqueza de una buena cartera de inversiones que nos asegure la tranquilidad. Para lograr eso algún día, es inevitable ir construyendo el futuro desde hoy. Y construir anticipadamente el futuro es lo que se llama “planificar”.

Cuando uno se va de vacaciones, por ejemplo, necesita un trabajo previo: organizar fechas, dejar las cosas ordenadas para poder ausentarse de ellas, anticipar los costos de los aviones y traslados, los destinos a visitar, el alojamiento, los recorridos.

Realmente toma su trabajo poder no hacer nada…

De la misma manera, para que tus finanzas personales sean más ordenadas, tenés que tener un plan financiero. Esto es algo que debería ser parte de la rutina de cualquier inversionista, pero muy pocos lo incorporan.

Esta semana la Argentina entró en una sartén caliente, y si no querés quemarte debés ser rápido, inteligente y astuto, a fin de poder contar con la mejor eficiencia de recursos para vivir estos cimbronazos lo más calmo posible. Y este es un buen objetivo.

Es que si no sabés a donde querés llegar, nunca sabrás qué camino tomar.

Tomarse el tiempo para hacer un plan inteligente es una de las formas de superar al inversor promedio y tomar excelentes decisiones de inversión en la bolsa.

Ahora bien, hacer el plan de inversión es sólo el primer paso.

En general, las personas suelen cometer al menos cuatro errores cuando arman su plan financiero, además, por supuesto, de ni siquiera tener un plan.

Error 1: Plan demasiado restrictivo
Analizando el plan de manera global, un gran error que rápidamente salta a la vista es que la mayoría de las personas arma un plan financiero demasiado restrictivo.

¿Qué es esto?

Un buen plan financiero debe abarcar todas las áreas de tu vida, no solamente un área específica como puede ser armar tu portafolio de inversión.

Tener en cuenta el impacto de los impuestos (algo que en Argentina no es menor), manejo de riesgos y tu estilo de vida son vitales para crear un plan financiero sólido a largo plazo.

De nada sirve que tengas una estrategia trazada respecto a tus inversiones, pero no tengas idea de tus gastos y te descontroles con ellos. Como en todos los ámbitos de la vida, en el plano financiero también debe haber un sano equilibrio.

Error 2: No re-balancear el portafolio

Un segundo error también muy común es armar un portafolio de inversión diversificado, pero olvidarse de rebalancearlo de manera periódica.

Cuando armás un portafolio diversificado sigue siendo importante mantener el equilibrio en este portafolio durante las subas y bajas del mercado. La distribución original del portafolio puede y debe cambiar a lo largo del tiempo por eventos como un mercado alcista que naturalmente aumenta la exposición a acciones.

Cuando hay fuertes subas del mercado (que no es el caso nuestro desde la caída de ayer), tu portafolio puede que haya quedado expuesto en mayor proporción a las acciones, fruto de las ganancias que estas generaron. Hacer una toma de ganancias en parte de ellas para rebalancear tu mix podría ayudarte a conseguir el famoso objetivo de “comprar barato y vender caro”.

Otra situación que demanda un rebalanceo es cuando las personas se acercan a su retiro, ya que en ese momento el inversor suele incrementar la participación de bonos dentro de su cartera.

Estos son algunos de los motivos por lo que es importante sentarse de vez en cuando a ver que tu portafolio siga estando alineando con tus objetivos de inversión y etapa de la vida.

Error 3: No cumplir con el plan
Un tercer error muy común, y uno de los más graves, es que muchas veces la gente se toma el tiempo de armar un plan financiero, pero nunca toman las acciones necesarias para ejecutarlo en la práctica. La clave es pasar a la acción. ¿Para qué te sirve un excelente plan financiero que nunca tenés el tiempo de llevar cabo? No creerías la cantidad de gente que está en esa situación. Y es que una de las principales fallas financieras de la gente es que, precisamente, no saben planificar. Planear requiere una inteligente combinación de tiempos, recursos y la sucesión de pequeñas acciones que materializan los objetivos, como si fueran una escalera que nos llevan a él (cada peldaño es un hito de la “táctica”, el objetivo final es lo que nosotros llamamos “estrategia”).

Hay que animarse a dar el salto a la práctica y ejecutar ese plan que tan meticulosamente has armado.

Error 4: No involucrar a tu pareja en el armado del plan
Cuando estás en pareja, tus proyectos son proyectos conjuntos. Casi nada que te pase a vos o que le pase a tu pareja son cuestiones estrictamente personales, porque una pareja es un socio: un socio en los sentimientos, un socio en los proyectos familiares y, dentro de ellos, un socio también en el aspecto financiero, esa unidad de medida de las cosas que es posible hacer.

Un error que también se presenta muy a menudo es no dar lugar en el armado del plan a tu pareja y que esto luego termine impactando en desvíos respecto de tu plan original.

Así como en toda pareja hay una distribución en la organización de la vida familiar, el aspecto financiero también debe ser analizado de manera conjunta. ¿De qué sirve armar un presupuesto si luego uno de los miembros no respeta lo que en él pusimos? O, incluso peor, directamente atenta contra él.

Al igual que se hace con otros asuntos importantes de la familia, el plan financiero es algo que debe consensuarse entre ambos para que no genere disgustos y dificulte su cumplimiento.

Estos son solamente alguno de los errores que la gente habitualmente comete al crear un plan financiero. Un plan integral evoluciona constantemente y necesita ser suficientemente flexible para adaptarse a las necesidades cambiantes del inversor.

Para que tu plan sea exitoso en el largo plazo, tenés que asegurarte de llevar a cabo las acciones y que el plan no quede solo en un papel. Por eso es fundamental que te tomes unos minutos para pensar si no estás cometiendo estos errores.

Equipo de INVERSOR GLOBAL