https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Bancos importan u$s 1000 millones para cubrir eventual demanda de dólares físicos

Todas las entidades están armando un colchón de entre u$s 20 y u$s 50 millones en sus tesoros. Los bancos están híper líquidos, pero deben transformarlo en billetes físicos.
Los CFOs de los principales bancos se prepararon el viernes para el 12A, ya que no sabían cómo podía comportarse el mercado tras los resultados electorales, ya que hoy debía votar el mercado. Lo que más temían era que los ahorristas fueran a demandarlos dólares y que los billetes no estuvieran, por eso el viernes pasado importaron un total aproximado de u$s 1000 millones para cubrir eventuales demanda de dólares físicos.
“Esto es precaución. Estamos hiper líquidos, pero hay que transformar esa liquidez en billetes. Es lo que usualmente hacemos cuando hay algún riesgo. Por erso, todos los bancos están armando un colchon de entre u$s 20 y u$s 50 millones en los tesoros”, advierte el director financiero de uno de los grandes bancos extranjeros.
El gerente de Productos Cambiarios de otra entidad nacional, que tiene el 2% del mercado de cambios, coincide al señalar que importaron u$s 20 millones para tener una cobertura.
El CFO de una tercera entidad extranjera, que tiene el 3% del marketshare, reconoce que importaron u$s 30 millones: “Estamos importando billetes para enfrentar la demanda, aunque tuvimos poco hoy por el momento. Veremos como sigue el día”.
La carga de dólares es lo último que sube a un avión y lo primero que desciende una vez que aterriza. Una carga pesada, exactamente de 5000 kilos, es el peso de los u$s 500 millones provenientes de la Reserva Federal que llegaron a Ezeiza desde Nueva York el viernes en un avión común de línea. Otra carga de la misma magnitud llegó también desde el JFK pero proveniente desde el Bank of America.
"Se trata de órdenes de importación de billetes que primero debe autorizar el Banco Central y llegan por courier internacional por vía aérea. En una semana normal puede entrar u$s 500 millones y en una de fuerte demanda, como pasó en mayo, hasta u$s 1200 millones", revela un conocedor de la materia.
La normativa indica que debería ir un 'volador' armado, pero la norma es tan vieja que quedó en desuso: nadie la cumple, ya que no se puede viajar armado en un avión. Pero los billetes van en un envoltorio especial con precintos, como si fueran mercadería, pero con bolsas inviolables que permiten la trazabilidad, de modo de poder seguir el proceso. La transportadora de caudales lo recibe en Ezeiza y en menos de 24 horas lo redistribuye a las sucursales bancarias tanto de la ciudad de Buenos Aires como del interior del país. Para las ciudades más alejadas van al Aeroparque para transportarlos por vía aérea. Todo sea para satisfacer la demanda de los ahorristas por los billetes verdes que le provocaban un estado de éxtasis a Néstor Kirchner.
Fuente: El Cronista