https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¡Qué bien ha sentado al mercado la patada hacia adelante del Brexit!

Alzas cercanas al medio punto porcentual al cierre de las bolsas europeas
  • El Brexit se aplaza seis meses hasta el 31 de octubre
  • Mañana empieza a publicarse el grueso de los resultados empresariales
  • Fuerte disparidad de opiniones entre analistas sobre a dónde irá el mercado

Las alzas vuelven a los mercados europeos liderados por sectores cíclicos como el bancario, que hoy ha atraído un fuerte interés comprador, especialmente en el caso español con elevadas compras institucionales. Significativa también la salida de papel en el sector utilities, en un claro reposicionamiento de carteras en busca de ciclo.

La jornada comenzaba con los inversores reflexionando sobre la extensión del Brexit en seis meses. Se le da al gobierno británico tiempo para que encuentre la mejor solución posible, y a los inversores aire al no enfrentarse a un Brexit duro que sería catastrófico para todas las partes.
“Los inversores intentarán digerir hoy todos los acontecimientos de los últimos días, entre ellos este nuevo aplazamiento del Brexit”, afirmaban los analistas de Link Securities en apertura, y añadían: “A partir de ahora será la temporada de resultados trimestrales, que comienza de forma oficiosa mañana en Wall Street, la que centre la atención inversora”.
Y es que mañana los grandes bancos como JP Morgan y Wells Fargo, publicarán sus cuentas del primer trimestre del año. Lo que se rumorea es que superarán las previsiones, algo que vienen haciendo en los últimos trimestres por otra parte.
Las bolsas europeas abrían prácticamente planas, aunque tras la primera hora las caídas se imponían. El Eurostoxx 50 descendía un 0,32%. El Ibex 35 –0,27%.
En esa primera parte de la sesión destacaríamos las previsiones de los economistas consultados por el BCE, que rebajaban el crecimiento del PIB esperado para la eurozona en 2019 y 2020. Previsible si tenemos en cuenta la rebaja que hizo ayer el propio organismo. El mercado no reaccionó.

Los primeros datos macro de referencia se conocían en EE.UU. a las 14:30 horas: Los precios a la producción de EE.UU. en marzo, con una subida del 0,6% frente +0,3% esperado, y las peticiones semanales de subsidios por desempleo que caían por debajo de 200.000 hasta las 196.000. Varias consideraciones a estos datos: Por un lado, vemos un incremento de la presión de precios mayoristas, lo cual puede trasladarse a los precios de venta al público, subir la inflación y...ahí vendrían los problemas. Por ahora señalarlo únicamente. Y luego vemos un mercado laboral estadounidense que sigue mostrando una clara fortaleza. Las peticiones semanales de subsidios por desempleo caen por debajo de 200.000, algo que no pasaba ¡desde 1969! Poco más que decir.A media jornada las bolsas europeas, faltas de referencias, se giraban al alza por el comportamiento positivo de Wall Street en preapertura, y por un incremento paulatino en el interés comprador del sector bancario. El Eurostoxx 50 subía un 0,44%, y el Ibex 35 un 0,16%. “Los inversores se han sentido aliviados por el aplazamiento del Brexit. Sí, ya sé que es una patada hacia adelante. Pero a veces es la mejor de las opciones”.
Tras estos datos Wall Street abrían con moderados ascensos, en línea con los que registra en estos momentos, y las bolsas europeas mantenían sus ascensos de cuatro décimas porcentuales.
De ahí al final poco más que señalar. Varios miembros de la Reserva Federal han hecho declaraciones públicas, pero todas en línea con el guion de las últimas semanas.

Para finalizar nos gustaría resaltar la disparidad de opiniones con las que se enfrenta un inversor en estos momentos. Vamos a poner dos ejemplos: Por un lado, los analistas de Guggenheim advertían esta mañana de la posibilidad de un crash en las bolsas en 2020 (el S&P 500 podría perder hasta el 50%), debido a la sobrevaloración excesiva en un escenario de recesión económica. Por otro, el reputado gurú financiero Ed Yardeni prevé que el S&P 500 pueda alcanzar los 3.500 puntos a finales de 2020, más del 20% de potencial alcista desde los niveles actuales.
Imaginen un inversor tipo que acude al mercado con la intención de comprar y lee que uno de los equipos de análisis más reputados del mundo le dicen que las bolsas caerán un 50% a partir del próximo año. Lo lógico es que olvidaría su intención de compra y leería un periódico deportivo. Pero si en vez de ese análisis lee las palabras de Yardeni, una institución en el mercado, vería que aún existe un importante potencial de revalorización y se lanzaría a comprar. Cuando hay tanta disparidad de opiniones mi consejo siempre es el mismo: No haga caso a nadie más que a usted.


capitalbolsa