https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"La quiebra llegará": ¿Se avecina la peor recesión en la historia reciente de China?

Pekín "no está aprovechando la oportunidad de hacer lo correcto" en su guerra comercial con Washington, lo que podría provocar "la peor" recesión en la historia reciente de China, advierte Minxin Pei, profesor de Claremont McKenna College (EE.UU.) y miembro no residente del 'think-tank' norteamericano German Marshall Fund.
En el marco de una conferencia sobre la inversión en Hong Kong la semana pasada, Pei opinó que, aunque el gigante asiático está dispuesto a realizar "algunas concesiones" en la disputa comercial, esto "no mejora" la economía estructuralmente. En este sentido, apuntó que el fuerte control de China sobre la economía, en última instancia, será contraproducente, recoge South China Morning Post.

"Algún día, alguien tendrá que pagar"

A juicio del experto, si bien "es natural que la economía atraviese un ciclo de auge o crisis", Pekín ha estado tratando de "evitar este ciclo", lo cual ha generado "mucha distorsión". "No hay almuerzo gratis. Algún día, algunas personas tendrán que pagar", aseveró el analista, agregando que la historia muestra que "la quiebra llegará", y "cuanto más se demore, más grande será el costo". "La próxima recesión se convertirá en la peor de la historia china reciente", vaticinó.
El experto explica que China no puede aflojar significativamente su control sobre la economía ni recortar el sector estatal porque ello implicaría "cambios políticos radicales" para los cuales no está preparada. Por lo tanto, aunque Pekín está en proceso de abrir más sus mercados, la guerra comercial podría hacer que China se vuelva más cerrada y con miras al interior, argumenta.

"EE.UU. observará cada movimiento de China"

En cuanto a las negociaciones comerciales con EE.UU., Pei estima que es probable que los dos países logren un acuerdo cuando el viceprimer ministro Liu He viaje a Washington esta semana. Sin embargo, el académico pronostica que el acuerdo solo proporcionará un remedio a corto plazo para las relaciones bilaterales, y no una solución estructural a la rivalidad entre las dos economías más grandes del mundo.
Esta relación "ahora está tocando fondo", asegura el analista, para adelantar que, pase lo que pase, EE.UU. "observará cada movimiento que China haga con enorme sospecha y vigilancia".
  • Pekín anunció este domingo que no va a aumentar los aranceles a los vehículos producidos en EE.UU. desde el 1 de abril, en un intento de "crear una buena atmósfera" en las relaciones entre las dos potencias.
  • Además, la semana pasada varios oficiales estadounidenses revelaron en declaraciones a Reuters que China ha realizado propuestas con un alcance sin precedentes en las actuales negociaciones.
  • A principios de marzo, fuentes con conocimiento del tema indicaron a The Wall Street Journal que Washington podría llegar pronto a un pacto con Pekín que eliminaría todos o la gran mayoría de los aranceles a productos provenientes de China.