https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Olvide la Fed y la guerra comercial, la mayor amenaza para las Bolsas es una recesión de beneficios | | CapitalBolsa

Independientemente de lo que se crea que está impulsando al mercado de acciones a corto plazo: los bancos centrales, la guerra comercial, los Twitters de Trump, el valor de los precios de las acciones a lo largo del tiempo finalmente se moverá según los beneficios empresariales. Y eso hace que el futuro se está volviendo más sombrío.
Los analistas han reducido sus expectativas sobre los beneficios de las empresas de la eurozona. Ahora esperan un crecimiento de alrededor del 4,4 por ciento, frente a un máximo del 10 por ciento a principios de año. Las estimaciones para 2019 también se han recortado.
Los analistas de Wall Street también están recortando sus estimaciones de beneficios para 2019 a un crecimiento de un solo dígito, una gran desaceleración del récord de 21 por ciento de crecimiento de ganancias esperado cuando 2018 se haya completado. El economista Ed Yardeni también frenó su entusiasmo por las perspectivas de beneficios, proyectando un crecimiento de solo el 5 por ciento el año que viene.
"El problema es que la comparativa será complicada el año que viene después de los beneficios de este año", dijo Yardeni de Yardeni Research en una nota a los clientes. "En el mejor de los casos, el crecimiento de los beneficios debe ser de un solo dígito bajo el próximo año, no de un solo dígito alto como los analistas aún esperan. Los inversores perciben que el riesgo está a la baja si la guerra comercial persiste el próximo año, si el crecimiento económico mundial se desacelera, y si los márgenes de beneficio se comprimen”.
No es un secreto que los beneficios son el impulsor a largo plazo de los precios de las acciones, que habían estado a alza hasta hace poco cuando comenzaron a surgir temores de recesión. El épico crecimiento de los beneficios en 2018 se vio impulsado en gran medida por políticas favorables a los negocios, incluidos los recortes de impuestos, cuyo impacto puede desvanecerse relativamente rápido. El S&P 500 ha caído un 12 por ciento en los últimos tres meses, eliminando sus ganancias en 2018.
Para 2019, los analistas proyectan un crecimiento de los beneficios del 8,3 por ciento y un crecimiento de los ingresos del 5,5 por ciento, en comparación con el crecimiento de los beneficios en 2018 del 20,5 por ciento y el crecimiento de los ingresos del 8,9 por ciento, según FactSet. En una base por acción, las estimaciones de beneficios normalmente se reducen trimestralmente más en un promedio de cinco años del tres por ciento. Eso significa que el crecimiento podría ser tan bajo como el 5 por ciento.
¿Recesión de beneficios?
Michael Wilson, jefe de estrategia de acciones de Morgan Stanley en los EE.UU., quien se refirió al débil mercado de valores de este año, ve un 50 por ciento de posibilidades de una recesión de beneficios en 2019. Una recesión de beneficios a menudo se define como dos trimestres consecutivos durante los cuales los beneficios del S&P 500 disminuyen en tasa interanual.
"Con la desaceleración de los ingresos y el aumento de las presiones de los costes, estamos muy seguros de que el crecimiento de los beneficios estará por debajo de las expectativas de consenso el próximo año y creemos que existe un riesgo elevado de una recesión total de beneficios", dijo Wilson, y agregó que "los impuestos son un efecto extraordinario."
Es posible que el mercado ya esté evaluando los precios en esta desaceleración de los beneficios, como lo demuestra una fuerte caída en los múltiplos de valoración. El PER futuro del S&P 500 cayó a 14,62 el miércoles, el nivel más bajo desde octubre de 2014.
"La última corrección parece estar descontando la posibilidad de que el crecimiento de los beneficios sea plano o caiga el próximo año. Seguimos esperando que los ingresos y los beneficios crezcan el próximo año porque no estamos en el campo de la recesión. Es solo que prevemos un crecimiento más lento de lo que esperan los analistas, y es muy probable que sus expectativas se reduzcan a nuestros números", dijo Yardeni.