https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Central asegura que tendrá mucha cautela con la baja de tasas y aspira a superar los pronósticos del REM

Luego de que las expectativas inflacionarias descendieran por segundo mes consecutivo, el Banco Central eliminó el piso de tasa del 60% y, ante el repunte del dólar, en el mercado se generó cierta incertidumbre que rápidamente intentaron relativizar.
"No queremos que esto se lea como un cambio. En esta etapa vamos a extremar la cautela, nos manejaremos con mucha precisión y daremos la previsibilidad necesaria para que no haya ningún tipo de incertidumbre", explicaron desde la cartera de Sandleris.
En este sentido, se anunció que no se utilizará el margen estacional de aumento del 6,3% de la base monetaria en diciembre, donde habría un nuevo sobrecumplimiento de la meta por $16.000 millones.

"No están dadas las condiciones en el mercado para usar todo ese sobre cumplimiento que tuvimos en octubre y noviembre", reconocieron de la entidad, que de esta forma, aumentará la base solamente en un 5%.
Sucede que este era uno de los motivos que mencionaban en el mercado como justificación de la suba del dólar de los últimos diez días, donde pasó de tocar el límite inferior de la banda cambiaria a volver a perforar los $40 luego de dos meses de estabilidad.
Es por eso, que a pesar de no querer informar ningún número, sostienen que la tasa descenderá muy lentamente aunque esto signifique seguir asfixiando al aparato productivo. "Compartimos con Sica la preocupación por estas tasas y que esta recesión es dolorosa. Pero nuestro objetivo es avanzar hacia una mayor estabilidad y que la inflación se vaya desacelerando", indicaron.
Otro de los aspectos que destacaron desde el Central, fue la nueva actualización de las bandas cambiarias que pasará a ajustarse al 2% mensual durante el primer trimestre del 2019 y no al 3% como lo hizo hasta ahora.
Dado que las estimaciones del REM prevén una inflación del 2,5% en enero y del 2,3% en febrero y marzo; para no apreciar el tipo de cambio en el Central buscarán "ser más exigentes con los pronósticos" a fin de que la inflación se ubique más en línea con el 2% de actualización de las bandas.

Para evitar el revuelo generado durante octubre, cuando el mercado no sabía que haría la máxima autoridad monetaria con los pesos emitidos en caso de que el tener comprar dólares al perforar el límite inferior, se fijó un límite de expansión del 2% del total de la base.
Si se llegara a traspasar las zonas de no intervención, se podrían llegar a comprar 50 millones de dólares por día, cuya contraparte en pesos no sería esterilizada. No obstante, recordaron que las bandas funcionan como guías que pueden ser perforadas. "No vamos a defenderla con todos los cañones, es una zona porosa", subrayaron fuentes de la entidad.
Por su parte, en el Gobierno se muestran optimistas porque ven que tanto los problemas internos como los externos tuvieron una evolución muy positiva. "Los riesgos internos se solucionaron con el nuevo acuerdo con el FMI. Mientras que en los externos, la Fed está con una posición más benigna respecto a una suba de tasas, el mercado terminó reaccionando positivamente ante el triunfo de Bolsonaro y la guerra comercial tuvo cierta contención en el G20", manifestaron fuentes oficiales.