https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Una jornada ortodoxa...las bolsas han caído porque tenían que caer

Caídas generalizas en las bolsas europeas ante la subida de los rendimientos del mercado de bonos. El miedo a una mayor presión inflacionista de la esperada, lo que provocaría un tensionamiento monetario mayor, ha provocado que muchos inversores empiecen, poco a poco, a traspasar sus posiciones de la renta variable a la renta fija.
Las bolsas europeas abrían con ligeros descensos, y una sensación de inquietud en las mesas de tesorería, como así nos transmitían varios operadores con los que hablábamos en los primeros minutos de contratación.
“Italia, Trump, el Brexit, los resultados empresariales…hoy se han dejado a un lado. Lo que preocupa es la subida de la rentabilidad de la deuda de EE.UU., que está arrastrando a las europeas. El motivo es sencillo. Con unas bolsas caras, con una baja rentabilidad por dividendo, si los rendimientos de los activos de riesgo suben, los inversores a la hora de decidir donde poner su dinero van a tener ahora dudas, y cada vez más de ellos se decidirán por la renta fija. ¿Para que arriesgarse si la rentabilidad esperada de los bonos se acerca a la de la renta variable? Esa es una buena razón para vender, y por se eso se está vendiendo”, nos comentaba en una larga conversación, un gestor de fondos de un gran banco nacional que ha preferido no ser nombrado.
Cada vez más inversores traspasan sus posiciones de renta variable a deuda.
Aunque la presión vendedora no era excesiva, el dinero finalista estaba casi desaparecido en esas primeras horas de negociación. Algún traspaso de posiciones, alguna operación de trading, algún cambio de cartera, pero poco más.
A media sesión el Eurostoxx 50 caía un 0,44%, mientras que el Ibex 35 se mantenía plano. Los futuros de Wall Street descendían tres décimas porcentuales en preapertura.
Hoy no era día de datos macro. Los más importantes fueron por un lado el informe de despidos corporativos del mes de septiembre en EE.UU., que subieron un 70,9% frente el +13,7% anterior, y los pedidos de fábrica en el mismo país en agosto que subieron un 2,3% mensual frente +2,1% esperado.
La bolsa estadounidense abría con caídas de menos de tres décimas porcentuales, que se fueron incrementando poco a poco hasta alcanzar el 1%, los peores descensos en los últimos tres meses."La tendencia alcista a largo plazo permanece intacta, pero dados estos problemas (mayor inflación y mayores subidas de tipos), hay un margen limitado para alzas en el corto plazo, especialmente porque los mercados están en o cerca de los récords", afirmaba Randy Frederick, vicepresidente operativo de Charles Schwab.
Ante la presión vendedora en Wall Street, los mercados de valores del viejo continente incrementaban sus descensos, cerrando cerca de mínimos.
El brent descendía cerca del punto porcentual al haberse descontado ya, según los especialistas, las medidas sancionaras de EE.UU. a Irán. Descensos también en otras materias primas como el aluminio, cobre, platino o zinc.
En el mercado de divisas vemos fortaleza del euro frente al dólar, y debilidad frente al yen en una parecida magnitud.
En resumen, hoy ha sido una jornada ortodoxa en los mercados. Subida en las rentabilidades de la deuda, motivadas por los miedos de inflación y de mayor tensionamiento de tipos, han provocado traspaso de posiciones desde la renta variable, y por tanto, caídas en los mercados de valores. El rendimiento de los bonos en algunos países empieza a presentar una alternativa clara de inversión frente a la renta variable. Si las subidas se mantienen sería un factor verdaderamente peligroso para la tendencia alcista de las bolsas. Mucho cuidado con este hecho porque puede estar cambiando el panorama general ante nuestros ojos.


capitalbolsa