https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La presión tributaria al agro subió más de diez puntos y llegó al 91% de la ganancia

Las recientes subas de impuestos en el sector agropecuario (retenciones, inmobiliario rural, Ganancias, tasas viales, Ingresos Brutos y Sellos) produjeron un aumento de más de 10 puntos en la presión impositiva que ya se ubica en niveles récord.



Así lo determinó un estudio del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural (SRA) al que accedió LPO. "En mayo de 2018 las decisiones empresariales de los productores tenían reglas muy diferentes a las que rigen actualmente", indica el informe.



En el caso de la soja, el peso de los impuestos en el resultado del productor agropecuario pasó de 83% en mayo pasado a 90% en octubre, mientras que en el maíz, la suba fue aún más dramática, dado que aumentó de 79% a 91% en dicho periodo.
Grobo defendió la suba de Bienes Personales y lo cruzó La Rural 



En el trigo la situación es diferente ya que el cambio de reglas de juego encontró al productor con las decisiones de inversión ya realizadas. Al momento de sembrar, la presión tributaria representaba un 72% y ahora pasó al 84%.
"Se cuantificaron todos los impuestos que paga el productor, tanto al momento de la venta, como los impuestos cargados sobre la totalidad de los factores de la producción que se utilizan para realizar la actividad", dijo Ezequiel de Freijo, encargado del informe.
La SRA incluyó además una serie de propuestas que se enviarán al Gobierno nacional para solucionar los problemas que ocasionó la suba de impuestos. "Hay que volver a poner en la agenda la eliminación definitiva de impuestos distorsivos", plantean.
Entre las causas que explican el aumento de la presión tributaria en el agro se cuentan las retenciones, los resultados por tenencia, la postergación de la reducción de Ingresos Brutos y Sellos y la suba de más de un 50% en el inmobiliario rural y tasas viales.



En el corto plazo, la entidad rural propuso además cumplir el acuerdo fiscal, sancionar una Ley de fomento para las pequeñas y medianas empresas y ajustar los impuestos en base a los índices oficiales de inflación.



La SRA planteó para el largo plazo reducir la economía marginal, mejorar el grado de responsabilidad fiscal en todos los niveles del Estado e instrumentar premios y castigos en el reparto de recursos entre Nación y provincias, entre otros puntos.