https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

54º Coloquio Anual de IDEA Las películas argentinas superan la ficción



Tres directores consagrados recordaron sus producciones y contaron detalles sobre cómo es filmar en la Argentina

Los directores de cine Juan José Campanella, Gastón Duprat y Juan Taratuto participaron del panel “La película argentina” durante la apertura del 54° Coloquio de IDEA en Mar del Plata, en el que abordaron distintos aspectos de la manera de hacer cine en el país, con un foco especial sobre cómo la realidad argentina supera la ficción.
Los tres directores coincidieron en que las películas locales tienen un contenido costumbrista, en el que se refleja la idiosincrasia del país, las características particulares de los argentinos y situaciones que a los ojos de los extranjeros pueden resultar inverosímiles, muchas de ellas relacionadas con la situación económica. 
“En un país en el que parece que siempre estamos empezando de nuevo, no hay que desanimarse”, dijo Campanella luego de compartir un fragmento de “El hijo de la novia”, que se filmó en 2001, unos meses de la gran crisis económica. 
Duprat pasó un fragmento de “El ciudadano ilustre” y contó que a él -que es de Bahía Blanca- también lo había llamado una concejal de su ciudad natal para decirle que habían enviado el pliego para su declaración de ciudadano ilustre a la legislatura, propuesta que declinó.
El director también eligió otro fragmento de “El ciudadano ilustre” en el que el personaje de Oscar Martínez se burla del intendente que decide premiarlo como ciudadano y dice que hay que dejar de subsidiar a la cultura, en una escena incómoda. Al final de ese fragmento, Duprat dijo que le había gustado filmar esa escena, con ese texto porque él no creía que a la cultura no hubiera que sostenerla desde el Estado.
El moderador, Federico D’Elía, se refirió a las palabras del presidente de IDEA y gerente de Ledesma, Javier Goñi, quien en su discurso de apertura había dicho que en la Argentina se repiten los errores una y otra vez, y los problemas se vuelven cíclicos, tras lo cual pasaron una famosa escena de “Plata dulce”, de 1982, dirigida por Fernando Ayala, especialmente seleccionada para la ocasión por Taratuto.



Los tres directores recordaron además algunas adversidades a las que se tuvieron que enfrentar durante el rodaje de sus películas, algunas que surgieron como consecuencia de las crisis económicas de las últimas décadas y otras producto de imprevistos de otra naturaleza.