https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Igualdad salarial: el proyecto del Gobierno para terminar con la brecha de género

Si bien la igualdad de salario ya está garantizada en la Constitución y otras legislaciones, desde el oficialismo buscaron mecanismos para que las mujeres puedan reclamar ante situaciones de disparidad con compañeros varones. Además, crearían un registro de empresas y organizaciones con paridad salarial.


A pesar de que la igualdad salarial está garantizada y protegida en la Argentina por varias normativas, incluida la Constitución Nacional, hoy la brecha de ingresos alcanza al 27%, según el Indec, y afecta negativamente a las mujeres. Con esto en mente, el oficialismo elaboró un proyecto que busca implementar mecanismos que les permitan a las trabajadoras reclamar ante una retribución injusta si un varón cobra más por lo mismo que ella hace.
En un proyecto que presentará mañana el diputado del PRO Martín Medina, y que contó con el aporte de funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Nación, la iniciativa introduce modificaciones a la Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744 (t.o.1976) y sus derivados, para garantizar la igualdad laboral y la paridad salarial estricta.

En el primer artículo que modifica, el 172, el proyecto busca garantizar la igualdad de género "en todos los aspectos de la vida laboral". "Los hombres y las mujeres tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera, y a su participación y representación en la empresa", indica el artículo.
En el siguiente, el 173, establece la "paridad salarial estricta" y define que "se garantizará la plena observancia de la igualdad de género en la aplicación del principio constitucional de igual remuneración por igual tarea". De hecho, la igualdad en la remuneración frente a la misma tarea, ya está garantizada por el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. 
También, en el artículo 173 fija los mecanismos para que "aquella persona que creyera o tuviera la certeza de sufrir desigualdad salarial frente a un par por igual tarea en la remuneración básica del puesto", podrá "solicitar al empleador verificar dicha información tomando vista de los recibos de liquidación de haberes de la empresa".
"Comprobada la desigualdad, el trabajador/a mediante nota certificada podrá solicitarle al empleador la regularización de dicha situación en el plazo no mayor a sesenta (60) días corridos", indica el texto de la norma. Ante un eventual incumplimiento, la trabajadora puede acudir al Ministerio de Trabajo, que tendrá la obligación de notificar al empleador para que "regularice su situación".
En el artículo 173 bis, el proyecto oficial busca crear un "Registro de Empresas y Organizaciones con Paridad Salarial", que será obligatorio para empresas con más de 200 empleados y optativa para empresas y organizaciones con menos de 200 trabajadores.
En los fundamentos del proyecto, este registro tiene por objetivo que las "diferencias sean saneadas desde el inicio, es decir que se cumpla con el principio de buenas prácticas laborales en relación a la igualdad de género". 
Fuentes del Ministerio de Trabajo le confirmaron a El Cronista que este proyecto contará con el apoyo del Ejecutivo. Hoy, en la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso, Mauricio Macri aseguró que "no es justo" que las mujeres cobren menos por la misma tarea realizada por un varón.
Ante la consulta de El Cronista, Lala Pasquinelli, asesora en temas legislativos de la organización Economía Femini(s)ta, aseguró que la legislación que garantiza la igual remuneración por igual tarea "ya existe", y planteó una crítica respecto del lugar de responsabilidad en el que queda la trabajadora al tener que reclamar ella misma la equiparación salarial.
"Poner en cabeza de las mujeres la obligación de ser ellas las que tengan que pedir los recibos a la empresa y controlarlos es correrse del rol que tiene el Estado de tutelar los derechos. Si la brecha sigue existiendo, ¿la culpa y responsabilidad será de las mujeres que trabajan?", argumentó.

cronista