https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Miedo? Wall Street nada en un mar de liquidez, ahora más grande con la repatriación de dinero

Entre 2008 y 2018, los bancos centrales de USA, UE y Japón han fabricado dinero “ex nihilo” a un ritmo histórico (cerca de 9 billones) esperando incidencia en la economía y creación de riqueza real. Sin embargo, el crecimiento económico agregado de las tres economías apenas supera los 2.2 billones y supone menos del 20% del dinero QE creado, según estimaciones de Stephen Roach. Dónde han ido a parar esos más de 6 billones de diferencial?. Imaginen, a la papelera de los activos tóxicos, al rescate de los bancos, a los mercados financieros (deuda y bolsa) o al mercado inmobiliario. La liquidez aún abunda, las empresas multinacionales USA tienen efectivo en niveles máximos históricos, más de 2.5 Billones, o el sector del Private Equity dispone de recursos por encima de 1 Billón de dólares para operaciones. Mares de liquidez acumulada por exceso de irrigación de los Bankgsters y falta de oportunidades en unos mercados muy sobre valorados y con riesgos al alza. Mares de liquidez que crecerán con la repatriación de dinero de las empresas USA desde el exterior", señala Antonio Iruzubieta.
Las grandes corporaciones estadounidenses estudian repatriar a Estados Unidos hasta 400.000 millones de dólares (equivalentes a unos 335.000 millones de euros) de beneficios que lograron durante los últimos años en el extranjero, según  la cadena estadounidense CNBC. La reforma fiscal de Trump les ofrece recuperar el dinero embolsado en el exterior a un coste menor. "Tras la rebaja fiscal de la administración Trump rebajando el impuesto sobre las repatriación de capitales procedentes de ganancias en el extranjero del 35% al 15,5%, esperamos que se produzcca un aumento de la repatriación de fondos de empresas con tecnología de gran capitalización durante 2018", avanzó Daniel Ives, jefe de investigación tecnológica de GBH Insights, una firma de inversión de Wall Street, según recogió la cadena CNBC.

Imagen

¿Qué se puede esperar? La compra de acciones propias por parte de las compañías, haciendo uso del alto nivel de liquidez que presentan en sus cajas, ha sido el principal factor impulsor de las bolsas en los últimos años. Así lo acreditan un gran número de datos e indicadores de flujos. En el mismo acto y desde hace tiempo, las compañías han cambiado de forma notable la manera en la que distribuyen efectivo a sus accionistas. Y es que cada vez son menos las empresas que optan por pagar altos dividendos y, en cambio, aumentan los ánimos hacia la recompra de acciones propias.
¿Cómo influye la recompra de acciones en el pago de dividendos? Cuando una compañía aumenta autocartera, el tamaño de su "tarta" (su valor) sigue teniendo el mismo, no obstante, la cantidad de porciones (acciones) disminuye, lo que significa que ahora cada título debería tener un precio más alto. Existe claramente una relación positiva entre la cotización de una acción y sus beneficios o su valor patrimonial, por ejemplo. Si la compañía aumenta su autocartera, sus ganancias totales son las mismas, sin embargo la cantidad que se negocia en el mercado disminuye. Al aumentar los beneficios correspondientes a cada acción (EPS), su precio también debería incrementarse. De hecho, establecer un comprador recurrente y estable contribuye a la subida de la cotización de forma directa.