Cierra el ingenio azucarero más antiguo del país

El ingenio azucarero San Isidro anunció su cierre en la localidad salteña de Campo Santo, a 45 kilómetros de la capital de Salta, y les comunicó a sus alrededor de 730 empleados que, por eso, no debían concurrir a sus puestos de trabajo.
Con un cartel en la puerta de entrada, la compañía comunicó a sus empleados que presentó ante el Ministerio de Trabajo su Procedimiento Preventivo de Crisis (CPP), orientado a permitir las acciones que resulten necesarias para "cesar las operaciones de la empresa".
El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, anunció hoy que no viajará a Suiza para acompañar al presidente Mauricio Macri en el Foro Económico Mundial de Davos debido al cierre del ingenio.
“Mi responsabilidad y mi corazón están puestos en acompañar a los 730 trabajadores y a sus familias, y hacer lo imposible para que ambas partes lleguen a un acuerdo justo, tanto para ellos como para la empresa. Agradezco sinceramente la generosa invitación del Presidente Macri, pero siento que esta es mi obligación como gobernador de la provincia”, agregó Urtubey.
Voceros del Sindicato de Trabajadores del Azúcar dijeron a la agencia Noticias Argentinas (NA) que pedirán al Gobierno nacional y provincial intervenir para frenar el cierre dado que, entienden, se trata de una maniobra de la empresa para “reducir personal y presionar de cara a las próximas paritarias”.
Pero Carlos Montalvo, gerente general del ingenio, rechazó esas afirmaciones al asegurar que es una “determinación irrevocable” y que el proceso para “el cierre definitivo de la planta ya está en marcha”.
“No es la primera vez que hacemos un anuncio de aplicación de procedimiento, pero bueno, los resultados del ingenio simplemente no dan para más”, afirmó el directivo en declaraciones al diario El Tribuno.

Una crisis que trasciende las fronteras

El Grupo Gloria, la empresa de capitales peruanos que desde 2011 controlaba el ingenio, dijo que existen “poderosas razones de orden económico, financiero y laboral" que determinaron "la imposibilidad" de continuar con las operaciones.
Tras una inversión de 50 millones de dólares hace siete años, Montalvo consideró que “claramente el modelo de negocio está muy deprimido por una plataforma que afecta no solo a San Isidro sino a la industria azucarera argentina”.
“Y más allá de la industria argentina, en la Bolsa de Nueva York, donde cotizan los commodities, hay una guerra en la defensa de los precios. Es una situación de amenaza permanente para la industria. Tenemos un tema estructural que hace que esta actividad no sea viable, por eso la decisión”, apuntó.
Este ingenio azucarero, el más antiguo del país, contaba con 11.000 hectáreas de tierras, de las cuales 3500 hectáreas se encontraban destinadas a la producción de caña de azúcar, y el resto eran bosques naturales y tierras aptas para el desarrollo de proyectos ganaderos.
La Fábrica de Azúcar tiene una capacidad instalada para procesar entre 3400 a 3700 toneladas de caña por día, con una producción diaria de 340 a 370 toneladas de azúcar.
La compañía exportaba a mercados exigentes como Estados Unidos, Canadá, Suiza, Belgica, Italia, España, Alemania, Holanda, Japón Israel y Nueva Zelandia.
El Grupo Gloria es un conglomerado industrial de capitales peruanos con negocios en Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Argentina y Puerto Rico.
Sus actividades se desarrollan en los sectores de lácteos y alimentos, en cemento, papeles, agroindustria, transporte y servicios.
Al ser consultado sobre si el holding tiene previsto cerrar otros ingenios en otros países, Montalvo fue tajante: “Definitivamente no”.


cronista