Reforma Tributaria: Diputados emitió dictamen y el martes se trata en recinto

Uno de los proyectos anhelados por el Gobierno nacional se encamina hacia el recinto la semana próxima. Se trata de la reforma tributaria, que logró dictamen de mayoría en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados este martes.

Tras negociaciones con el bloque Justicialista, el oficialismo aceptó una serie de modificaciones al proyecto original del Ejecutivo y logró el despacho. Desde el massismo y el FpV-PJ se presentaron dictámenes de minoría.

En la ley de reforma del sistema tributario se incorporará la iniciativa de revalúo contable e impositivo, que había ingresado por separado pero estaba dentro del paquete enviado por el Gobierno.

Al comienzo de la reunión, el presidente de la comisión, Luciano Laspina (Pro), detalló los principales cambios que se realizaron y entre ellos mencionó que, a pedido de Diego Bossio (Justicialista), se establecerá la exención del impuesto a las Ganancias para los inversores no residentes, salvo en el caso de Lebacs.

En lo que refiere a impuestos internos, si bien en un principio se iba a dar marcha atrás con el aumento a las cervezas, este martes se decidió mantener la propuesta original: se llevará la alícuota del 8% actual al 17%.

Respecto de las bebidas azucaradas, otro de los puntos novedosos del proyecto, se configuró un nuevo esquema para el gravamen. Habrá un mínimo no imponible de 40 gramos por litro para las bebidas azucaradas con cualquier tipo de endulzante; y una vez que el contenido supere los 40 gramos, se comenzará a pagar 3,4 centavos por gramo. En tanto, el mínimo no imponible será a partir de los 50 gramos para las bebidas que estén endulzadas en con un 20% con jugos naturales por litro.

Para el tabaco, se subió el impuesto mínimo que estaba originalmente en 22 pesos por atado de cigarrillos a 25 pesos -originalmente se quería llevar a 28-, y la alícuota se redujo del 75 al 73 por ciento -en el texto del Ejecutivo planteaba 70-.

Uno de las modificaciones significativas fue la que compete a las carnes de pollo y cerdo, que tendrán una disminución de la alícuota del IVA: pasarán del 21% al 10,5%, equiparándose con la carne vacuna. Impulsor de esta propuesta, el radical Luis Borsani destacó el cambio.

Otra de las modificaciones son que el gas quedará exceptuado de impuesto; y que la AFIP va a tener las acciones de demanda penal, con montos que irán de 10 a 15 millones de pesos a la evasión agravado. Continuará sin modificarse el punto que establece que las empresas no pagarán aportes patronales hasta una remuneración bruta de 12 mil pesos para 2022, en una escala que comienza el año próximo; para 2018 será de 2.400 pesos.

Por el FpV-PJ, Guillermo Carmona consideró que la reforma tributaria “es absolutamente regresiva”. En referencia a las bebidas azucaradas, planteó por qué no existía una diferencia entre las endulzadas con azúcar o mosto de las que son con jarabe de maíz. “Venimos advirtiendo que el tratamiento no puede ser el mismo; el jarabe de maíz ha sido calificado como un veneno”, dijo.

Sin embargo, Laspina le respondió que “estamos siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Salud”, que no alertó en este sentido. Por otro lado, el mendocino también cuestionó que las bebidas espumantes quedarían a tasa cero y “resulta ser que nos encontramos hoy con que siguen gravados”.

A continuación, Axel Kicillof manifestó el rechazo del kirchnerismo, diciendo que no sólo están en desacuerdo con el texto sino también “con el método”. Por eso, adelantó que presentarán un dictamen de minoría. Igual que lo hizo ante el ministro Nicolás Dujovne (Hacienda), el legislador enfatizó: “Desconocemos los efectos económicos de esta reforma, porque no tenemos evaluados los impactos, porque teníamos una versión provisoria”.

“Este Gobierno ha decidido cambiar los impuestos de la República a ciegas”, sostuvo el exministro de Economía y señaló que en los dos años de gestión de Cambiemos se bajó al presión tributaria porque “están bajando impuestos a los que más tienen”. “Subió el déficit porque quitaron impuestos a los sectores más privilegiados”, insistió y, por otro lado, apuntó que “es ilegal poner que las cooperativas tengan que pagar impuesto a las Ganancias”.

También en contra del proyecto, habló Nicolás del Caño (FIT-PTS), quien subrayó que las propuestas contenidas en la iniciativa, sobre todo la rebaja de las contribuciones patronales, tiene a “darle beneficios a los grandes empresarios”.

Desde el oficialismo, el radical Luis Borsani destacó que “hemos trabajado productivamente” en las modificaciones que se incorporarán al proyecto, mientras que su par Luis Pastori valoró: “No será la reforma perfecta, en materia tributaria queda mucho por hacer, pero en un gran paso después de décadas en que no se hizo nada”. “Hace más de 20 años que venimos con parches sobre parches”, añadió uno de los secretarios de la comisión.

A su turno, Diego Bossio (Justicialista) subrayó que en el país “hay un problema de estructura económica, no sólo de diseño tributario”, y aclaró que esta norma “no es una ley que va a cambiar estructuralmente los impuestos en la Argentina”. En referencia a la suba nuevamente para las cervezas, solicitó la posibilidad de que se incorpore un mínimo no imponible de incentivo a las cervezas artesanales, de moda actualmente.

Por el massimo, Alejandro Grandinetti alertó que a las PyMEs “se les va subir el aporte patronal” y que el Frente Renovador estará en contra de ese punto. Además, sobre la eliminación de la exención del impuesto a las Ganancias para cooperativas y mutuales, recalcó que aunque “hay cuevas en la Argentina” que “hay que perseguir”, no “son todas”. “No perjudiquemos una figura que tiene por esencia un movimiento de ayuda”, agregó.



parlamentario