https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

“Tratar las patologías psiquiátricas juveniles asegura una mejor inclusión en la vida adulta”


"Muchas de las patologías psiquiátricas del adulto empiezan en la niñez, pero con un abordaje prematuro hay más posibilidades de que esa persona tenga mejor inclusión", sostuvo en “Línea de Noticias” Guillermo Vega (psiquiatra MN 71.033), Director del Hospital Neuropsiquiátrico Infanto Juvenil “Dra. Carolina Tobar García”, por AM 1220 Radio Eco Medios
El especialista hizo hincapié en la importancia de tratar las patologías lo más temprano posible. “Por ejemplo, un caso conocido es la esquizofrenia donde la edad promedio de comienzo es la segunda década, es decir, entre los 10 y los 20 años”, precisó.
En el programa que conduce Alberto Siglióccoli y se emite todos los sábados de 13 a 14 hs, Vega destacó “el rol fundamental” del Tobar García, en lo que refiere a la salud mental en los menores de edad. Sin embargo, mantiene un bajo perfil.
Al respecto, Vega expresó: “Es un hospital joven. El año que viene vamos a cumplir 50 años, mientras que el resto de las instituciones nos doblan en tiempo de existencia”. Y agregó: “Lo cierto es que, aunque ya no, antes todo lo vinculado a la psiquiatría era novelado y escondido, por lo que hay gente que se sorprende de la existencia de nuestro hospital”.
Cabe subrayar que, según informó el Director del nosocomio, se atienden patologías desde los 3 hasta los 17 años inclusive, y se trata de un hospital de agudos, es decir, no hay pacientes crónicos. Incluso, en los centros de salud mental se tratan patologías ambulatorias.
En la misma línea detalló que "hay hospitales que toman casos más generales. En la guardia podemos derivar a hospital de día o internar. Las internaciones promedio son de 60 días incluyendo las pruebas de salida, que sirven para comprobar si el paciente puede comenzar un tratamiento ambulatorio".
Un dato no menor es que, debido al tratamiento integral que se brinda en el Tobar García, concurren a atenderse chicos de Bolivia y Paraguay, entre otros países limítrofes. Sobre este punto, Vega sentenció: “Esto es un orgullo, porque como médicos queremos darle asistencia a cualquier ser humano. Sin embargo, es algo que nos preocupa, porque el hecho de que no tengan esa asistencia en sus países, genera que nosotros colapsemos".
Si bien son muchos los voluntarios, estudiantes y trabajadores de la salud que día a día colaboran con su granito de arena para que el nosocomio funcione a toda máquina, el Tobar García necesita un espacio mayor para atenciones especiales.
Finalmente concluyó: “Es una expresión de deseos elevar el perfil del hospital y desestigmatizar. Hay trastornos y patologías específicas, y hay que buscar las potencialidades de cada persona para tratarlas. La cuestión social es una base, pero estas problemáticas tienen que ver con la salud mental".