https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tandanor admite que las baterías del ARA San Juan no eran nuevas

El submarino ARA San Juan ingresó a los talleres de CINAR Tandanor,  el 19 de diciembre de 2008, y en total se le realizaron 625 trabajos y obras, de los cuales casi 400 se llevaran a cabo en los talleres Almirante Storni.

Cuando se planteó la necesidad de realizar el trabajo de reparación del ARA San Juan,la Armada Argentina, lo hizo en los talleres de Cinar Tandanor, donde se le cambió hasta los motores del submarino. 
La Armada creó pra tal fin "la gerencia de submarinos, con el objetivo de conformar un equipo especializado para llevar adelante el proyecto, y recuperar capacidades que el país había perdido hacía décadas", así explica Tandanor en su página web cómo fue el comienzo de la reparación del submarino, que hoy está desaparecido.
El submarino ARA San Juan ingresó al CINAR el 19 de diciembre de 2008, y en total se le realizaron 625 trabajos y obras, de los cuales casi 400 se llevaran a cabo en los talleres Almirante Storni.
. Se reemplazaron los 4 motores diesel MTU de 16 cilindros en V y 1.200 Kw de potencia, que mueven una igual cantidades de alternadores de 4.000 amperes, por otros nuevos y se le realizó un recorrido y reparación completa de los cuatro equipos generadores que se utilizan para carga de baterías. Asimismo, el motor eléctrico, que es el que hace girar la hélice, recibió un mantenimiento integral, con un reemplazo de los montajes resilientes que amortiguan la vibración del motor y se puso a nuevo la hélice.
. También se hizo un replacado y la reparación integral de cada una de las 960 baterías que hacen funcionar al submarino y se repararon las válvulas y demás mecanismos del submarino para alcanzar su condición original. Las baterías del ARA fueron cambiadas por la empresa Varta.
La tarea de volver a unir el submarino, que se realizó a fines de 2011, también entrañó importantes complejidades desde el punto de vista técnico, ya que no puede haber ningún error que comprometa la vida y la seguridad de los tripulantes del buque.