CHAU MILLAS: CUÁL ES HOY LA MEJOR FORMA DE CONSEGUIR PASAJES GRATIS

Los puntos de las tarjetas de crédito reemplazan a las millas. La mayoría de los viajeros aprovecha lo programas de su banco para viajar barato e incluso gratis.
Es en parte debido a que algunas aerolíneas cambiaron sus programas de recompensas y ya no premian los kilómetros recorridos, sino la plata invertida. Así, es cada vez más difícil alcanzar beneficios importantes como las mejoras de clase. Los principales perjudicados: aquellos viajeros que se anticipan y sacan pasajes en descuento. Por saber ahorrar, son clientes menos valiosos.
Los programas de beneficios de las aerolíneas tuvieron un propósito, lo cumplieron y están cambiando. Luego del atentado a las Torres Gemelas, muchos dejaron de volar y las empresas buscaron desesperadamente recuperar a sus clientes perdidos. Luego, durante la crisis financiera del 2008 los mantuvieron, pero ahora la generosidad se está yendo con la misma tormenta que la trajo.

Cómo hackear tus viajes

Actualmente, la mejor manera de obtener descuentos en los pasajes es a través de las tarjetas de crédito. La premisa es simple: cuanto más gastás, más puntos acumulás y menos pagas los pasajes. Casi todos los bancos ofrecen adhesiones a programas de viajero frecuente que por lo general te dan una milla por cada dólar que gastás. Algunas son gratuitas y otras tienen un costo. El BBVA Francés tiene el programa de LATAM Pass; el Santander Río, el AAdvantage de American Airlines; el Provincia, el Hipotecario y las tarjetas directas de American Express, los beneficios de Aerolíneas Argentinas.
Entonces lo primero es anotarse a uno de los programas. A primera vista, aquellos de Aerolíneas Argentinas y LATAM parecen los más útiles, pero American también tiene rutas a diversos destinos fuera de los Estados Unidos. Para elegir correctamente es cuestión de revisar las bases de los programas y considerar, más allá de los premios, cómo se pueden acumular puntos y si hay servicios o productos que frecuentamos que generan puntos extra.
Lo segundo: aprovechar cada centavo. Si no hay recargo por pagar con la tarjeta, usarla siempre, incluyendo las compras en el supermercado, la carga de combustible e incluso los pagos online de productos y servicios. Mientras que no se acumule una deuda gigantesca y no haya gastos adicionales, la tarjeta debería ser el canal por defecto.
Acumularlos no es todo. También hay que saber administrarlos y luego gastarlos. Para esto hay una variedad de aplicaciones online que permiten llevar la cuenta sin problemas. Algunos de los más conocidos son Points.comAward Wallet y Tripit. Para gastarlos también las hay: la herramienta de búsqueda de la aerolínea japonesa  ANA (requiere registrarse) muestra los asientos disponibles del grupo Star Alliance y ExpertFlyer permite programar alertas para vuelos en fechas específicas.


infotechnology