"Asistimos a tiempos extraordinarios, pero la lógica terminará imponiéndose”

El Ibex 35 cierra en positiva terminando una racha de diez caídas consecutivas
  • La caída del petróleo y las materias prima penaliza la cotización de los valores relacionados
  • Los inversores deben adaptarse a una nueva realidad más restrictiva monetariamente
  • Se mantiene la preocupación ante la aprobación de la reforma tributaria en EE.UU.

Sesión de menos a más en las bolsas europeas, que cierran la jornada con ligeras caídas a excepción del Ibex 35 que ha roto una racha de diez pérdidas consecutivas. Los inversores se intentan adaptar al nuevo escenario de “inicio del fin de la exuberancia de liquidez”. Ayer los presidentes de los principales banqueros centrales en la reunión en el Banco Central Europeo lo dejaron claro: Nos encaminamos a la retirada paulatina de los históricos estímulos monetarios de los últimos años.
Este nuevo escenario preocupa. Algunos inversores consideran que será lo que finalmente desencadene la tendencia bajista que tanto se lleva esperando. Otros sin embargo creen que este proceso será positivo ya que se volverá a la ortodoxia financiera y al descuento de los beneficios empresariales futuros.
Jesús Sánchez Quiñones de Renta 4 señalaba al respecto: “En teoría las subidas de los tipos de interés son malas noticias para el comportamiento de la bolsa. Cuando los tipos de interés suben, las bolsas se ven penalizadas. Lo acontecido en las bolsas estadounidenses en los últimos doce meses contradice dicho planteamiento teórico. En el último año, coincidiendo con la elección de Trump, la Reserva Federal ha incrementado cuatro veces los tipos de interés y, sin embargo, el comportamiento de las bolsas americanas ha sido extraordinario. Los índices S&P, Dow Jones y Nasdaq han subido un 21, 28 y 31% respectivamente.
La subida de tipos históricamente ha sido mala para las bolsas. Por ahora no está siendo así.
A pesar de las subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal, el resto de los grandes bancos centrales del mundo siguen inyectando liquidez y manteniendo los tipos de interés en mínimos históricos. El dinero no tiene fronteras. Así, la liquidez inyectada por el Banco de Japón o el BCE no tiene que invertirse necesariamente en dichos territorios, sino que acaba allí donde sus tenedores consideren que es más adecuado invertir.
En este año, por primera vez en la historia, el S&P no ha tenido un descenso ni siquiera del 3% desde los niveles máximos. La complacencia es evidente. La Reserva Federal volverá a incrementar los tipos de interés en diciembre y, según sus propias indicaciones, llevará a cabo otras tres subidas el próximo año.
Asistimos a tiempos extraordinarios en los mercados financieros, condicionados por la actuación de los bancos centrales, pero la lógica acabará por imponerse. Esta vez tampoco es diferente.”
En este contexto vemos como las bolsas europeas, no tanto la de Wall Street, están en un proceso correctivo de la tendencia alcista anterior. Por ahora simplemente es eso, por lo que estas correcciones deberían ser aprovechadas para tomar posiciones. En caso de que las formaciones técnicas sugieran que la corrección deja paso a un mercado bajista, la recomendación sería otra.
Volviendo a la sesión de hoy, los mercados de valores europeos abrían con sólidos descensos (Eurostoxx 50 -0,50%, Ibex 35 -0,70%) por estos motivos principalmente:
- Importantes descensos en el sector de materias primas por caídas del zinc, cobre y níquel esta madrugada.
- Preocupación de los inversores por las dudas sobre la aprobación de la nueva ley tributaria en EE.UU., lo que afectó principalmente a los valores de pequeña capitalización.
- Mal comportamiento en Wall Street ayer y en Asia esta mañana.
- Fuerte repunte del euro frente al dólar lo que afectó principalmente a los sectores de exportación.
Tras la primera hora de negociación el Eurostoxx 50 caía más del medio punto porcentual, mientras que el Ibex 35 descendía un 0,75%. Ese porcentaje se mantendría gran parte de la mañana. Las referencias macro más importantes era la evolución del desempleo del Reino Unido en octubre que subía en 1.100 frente 2.300 esperado, y la balanza comercial de la zona euro en septiembre que se situaba con un superávit del 16.100 millones de euros frente los 26.400 millones de euros anteriores. No tuvieron efecto en los mercados.
La jornada de menos a más sugiere proximidad de rebote en las bolsas europeas.
A media jornada el Eurostoxx 50 se dejaba un 0,80%, y el Ibex 35 un 0,47%. El sector de materias primas lideraba los descensos.
Poco después se conocía el dato de solicitudes semanales de hipotecas en EE.UU., un dato menor, pero que nos sorprendió por su fortaleza. Subió en la semana un 3,1% frente a un comportamiento plano de la semana anterior. A pesar de este buen dato, Wall Street seguía perdiendo medio punto porcentual en preapertura, pérdidas que confirmarían en apertura. Los motivos de estos descensos eran por un lado las preocupaciones ante las dificultades que está teniendo la administración Trump para buscar apoyos a su reforma tributaria, y el descenso del petróleo que afectaba a los valores relacionados con el sector. Caídas que se incrementaría cuando conocíamos a media tarde el incremento inesperado de inventarios de crudo de la AIE.
Sin embargo, Wall Street iba poco a poco recuperando parte del terreno perdido, y las bolsas europeas, muy sobrevendidas, conseguían cerrar con moderados descensos que en el caso español han sido de moderadas ganancias. Tras diez jornadas consecutivas cayendo, el Ibex 35 consigue recuperar los 10.000 puntos, con subidas del 0,20%
En resumen, una nueva jornada dentro del proceso correctivo que las bolsas europeas están desarrollando desde los máximos de finales de octubre. Veremos a donde nos lleva.


capitalbolsa