¿QUÉ VA A PASAR CON LA TASA LIBRE DE RIESGO DE EEUU?


La tasa de 10 años del Bono del Tesoro de los Estados Unidos, (US10Y, considerada la tasa libre de riesgo) ha tenido durante septiembre una considerable recuperación: Llegó a niveles cercanos al 2.00%, representando mínimos de 1 año, marcando un nuevo pivot a la baja tras la tendencia descendente que comenzó hacia mediados de marzo (testeando nuevamente el nivel de 2.60%, fallando en superar dicho nivel y formando un doble techo). Durante septiembre, sin embargo, la US10Y recuperó casi 35 puntos básicos, acercándose nuevamente a niveles de 2.40% que habían funcionado como resistencia hace unos 3 meses.
mc 0510 1
La formación bajista comenzada en marzo, ha ido marcando máximos y mínimos descendentes, canalizando entre la zona de 2.40% y 2.16%, 2.11% y 2.01% (línea de tendencia descendente que une los mínimos).
El rebote actual es el tercero dentro del descenso, aunque esta vez la magnitud ha sido algo mayor: 35 puntos básicos, cruzando nuevamente al alza las medias móviles de 50 y 100 jornadas.
El primer escollo que enfrenta el gráfico desde el punto de vista técnico, son los actuales 2.37/2.40 (marcado por intersección de los máximos relativos de mayo y junio). En caso de superar dicho rango de valores, el próximo nivel importante serán sin dudas los 2.60 (zona testeada en diciembre 2016 y marzo, a partir de la cual comenzó la baja en las tasas).
De mayor plazo el nivel de 3.00 es el de mayor relevancia, como tercer target al alza.
mc 0510 2
En compresión semanal, puede observarse como la media móvil de 100 períodos ha servido como nivel de techo durante 2015, y como nivel de piso (al menos por el momento) cuando la tasa tocó los 2.00. Este nivel constituye el soporte más importante con el que cuenta la US10Y.
El rebote de la tasa libre de riesgo no ha afectado a los bonos argentinos, los cuales a pesar de esta suba lograron seguir comprimiendo spreads tras los resultados de las PASO, que llenaron de optimismo a los mercados tanto de renta fija como de equity.
Sin embargo, un escenario de suba de tasas cortas (Fed Funds) y su consecuente impacto en el resto de la curva tendrá un efecto negativo en los bonos emergentes, incrementando proporcionalmente sus tasas de rendimiento y su consecuente baja en los precios. Este efecto se verá contrarrestado en tanto y en cuanto Argentina continúe mejorando sus prospectos, reduciendo las primas de riesgo país y ajustando el diferencial contra la tasa libre de riesgo.