https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cataluña solo afecta a los inversores nacionales...por ahora

En el análisis de la sesión de hoy tenemos que hacer dos claras distinciones que probablemente continuarán en el futuro cercano. Por un lado la sesión en las bolsas europeas, con un cierre ligeramente alcista y bajo volumen de negociación, y por otro la jornada en el mercado español, muy penalizado por la incertidumbre generada en Cataluña.
Mute
En cuanto al mercado europeo, pocos movimientos al cierre como señalábamos, en una sesión en la que los datos PMIs han acaparado gran parte del interés inversor. El PMI manufacturero en la Eurozona en el mes de septiembre se situó en 58,1 frente 58,2 esperado. Las condiciones económicas en el sector manufacturero de la zona del euro mejoraron al ritmo más fuerte en más de seis años y medio en septiembre.
La recuperación se mantuvo generalizada y los ocho países encuestados que forman parte de la zona euro registraron un crecimiento. Alemania volvió a la cabeza de la clasificación, y su índice PMI alcanzó su máxima en setenta y siete meses, mientras que el índice PMI de los Países Bajos marcó su récord de setenta y nueve meses, situándose en la segunda posición en general. Austria fue nuevamente uno de los países con mejores resultados, a pesar de que su ritmo de crecimiento se ralentizó hasta su mínima de cuatro meses.
Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, encargado de elaborar el dato, afirmaba tras el dato: “La recuperación parece ser cada vez más amplia, y el aumento de la demanda en toda la región está en apogeo. Grecia es la última buena noticia, puesto que está gozando de su mayor crecimiento desde junio de 2008.”
Las bolsas europeas cotizaban planas tras el dato y así se mantuvieron gran parte de la mañana.
Una hora después se publicaba el dato de paro de la zona euro que se situaba en agosto en el 9,1% frente 9,0% esperado. Tampoco este dato tuvo efecto en las bolsas europeas, que a media jornada mantenían pocos cambios y un bajo volumen de negociación.
Si nos abstraemos de lo que está pasando en España, los mercados europeos están muy tranquilos.
“Si nos abstraemos de lo que está pasando en España, los mercados europeos están muy tranquilos. Los datos macro están mejorando, y probablemente lo sigan haciendo en los próximos trimestres. Si ningún dato inesperado lo evita, tendremos un buen final de año en las bolsas”, nos comentaba un trader de derivados a media sesión.
Respecto al mercado estadounidense conocíamos el PMI manufacturero de septiembre que se situaba en línea con las estimaciones, y un gasto de construcción en agosto una décima por encima de lo estimado. Wall Street abría en nuevos máximos históricos, alzas que al cierre del mercado europeo siguen vigentes.
Pasemos ahora al mercado español. Las caídas en la renta variable han sido superiores al punto y medio porcentual. También hemos visto caídas en los bonos españoles, subiendo la rentabilidad en todos los plazos. ¿El motivo? La incertidumbre generada por el conflicto catalán.
Llevamos meses, sino años, advirtiendo que la situación en Cataluña iba a tener un mal desenlace, y sorprendiéndonos que los inversores parecían dar poca verosimilitud a las declaraciones de los gobernantes de la región mostrando sus claras aspiraciones independentistas. Hoy, con la posibilidad que declaren en los próximos días la independencia de forma unilateral, esos mismos inversores se han dado de bruces con la realidad de una situación política en España totalmente incierta, y que amenaza con perjudicar el crecimiento económico del país.
Esta mañana publicábamos un interesante análisis de Berenberge sobre la situación catalana. Ante la pregunta, ¿cómo de peligrosa es la situación?, estos analistas contestaban: “El comportamiento imprudente por ambos lados ha inflamado las pasiones. Parecen probables más demostraciones y enfrentamientos. España enfrenta una crisis política. Sin embargo, España es una democracia estable bajo el imperio de la ley. Lo más probable es que sus instituciones y los ciudadanos serán capaces de hacer frente a esta situación.”
¿Podría la incertidumbre política desbaratar la recuperación económica?
Ante la pregunta ¿podría la incertidumbre política desbaratar la recuperación económica?, la contestación ha sido: “El período de confusión puede causar un hundimiento en el sentimiento económico español y, posiblemente, desacelerar modestamente el crecimiento español desde su exuberante ritmo del 3,2% hasta, digamos, el 2,5% hasta que las tensiones disminuyan. Pero la recuperación total de España parece demasiado amplia y bien arraigada para descarrilarse por las incertidumbres catalanas. Para la Eurozona en su conjunto, el posible impacto catalán probablemente será demasiado pequeño para marcar una diferencia notable.”
En suma, las hipótesis más probables para estos gestores internacionales, compartidas por otros muchos, son que España conseguirá controlar la crisis, y que la desaceleración económica, de producirse, será limitada.
Esta limitación de los efectos de la declaración de independencia de Cataluña es el motivo por el que la bolsa española, aún teniendo un comportamiento peor que sus homólogas en los últimos meses, no se ha precipitado como así sucedería en caso de una independencia efectiva.
¿Tendrán razón estos gestores internacionales? No se puede saber. Hace unos años nunca habríamos pensado que Cataluña fuera capaz de proclamar su independencia. Pensar ahora que todo se tranquilizará con un mejor estatuto catalán dando más poder fiscal, es, a nuestro juicio, muy ingenuo.
Los activos españoles seguirán viéndose penalizados por la huida del capital internacional ante la incertidumbre creada. En eso hay más certidumbre.


capitalbolsa