Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt 2017 - Renault SYMBIOZ



«La manera en que utilizamos nuestros vehículos está evolucionando. El automóvil es mucho más que una herramienta para desplazarse de un punto A a un punto B. Gracias a  numerosas tecnologías, el automóvil es interactivo y constituye un espacio personalizado que conecta a los pasajeros con los demás vehículos, los objetos y las infraestructuras que lo rodean. Con vistas al año 2030, la conducción autónoma mejorará nuestra vida diaria, permitiéndonos disfrutar del espacio a bordo de una manera diferente. Estas ideas ya han cobrado vida en los Renault que se comercializan en la actualidad».

Thierry Bolloré, director de competitividad de Renault


De la movilidad del futuro al puro placer, Renault pone el automóvil al servicio de las personas para facilitarles la vida...

 Renault SYMBIOZ, nuevo espacio de vida para una nueva forma de libertad

«Tras una primera serie de concept-cars en torno al ciclo de la vida que resaltaba el nuevo diseño de nuestros modelos, la segunda serie pretende ser un trabajo de exploración sobre la movilidad en el futuro. SYMBIOZ es un proyecto único y apasionante que fusiona el mundo de la vivienda y el automóvil para ofrecer una nueva experiencia. El concept-car y el hogar se han concebido de manera conjunta y son fieles a los genes de nuestra Marca, con un diseño acogedor, sencillo y depurado».

Laurens van den Acker, director de diseño industrial


SYMBIOZ representa la visión de Renault sobre el automóvil del futuro y su lugar en el ecosistema en el que el hombre evoluciona. Se compone de tres elementos: un automóvil, un vehículo de demostración y una vivienda. Por primera vez, un fabricante consigue presentar una vivienda entera en un salón del automóvil. Como parte de la estrategia de diseño de Renault en torno al ciclo de la vida, el concept SYMBIOZ forma parte del pétalo “wisdom”, expresión de madurez y sabiduría.

El concept-car SYMBIOZ que se presenta en el salón de Frankfurt evoca el horizonte 2030. A su vez, Renault ha trabajado en el vehículo de demostración SYMBIOZ, que da una idea de su primera aplicación rodante y realista de cara a 2023. ¡Este vehículo circulará a modo de test por las rutas a partir de finales de año!

Renault SYMBIOZ y su versión de demostración son vehículos eléctricos, autónomos y conectados con todos los demás elementos de su entorno. Transportan a los «viajeros» (tanto al conductor como a los pasajeros) en un habitáculo que hace sentir como en casa y que ha sido creado para la conducción autónoma. En la ruta, el vehículo se transforma en una prolongación del hogar. En casa, hace las veces de habitación adicional móvil, modular y multifuncional.

La presencia de esta vivienda conectada en el stand de Renault del salón de Frankfurt permite al público visualizar las futuras interacciones entre el concept-car Renault SYMBIOZ y su entorno.


 Renault SYMBIOZ, capítulo 1: Un vehículo que ofrece nuevas funciones en el hogar

Dentro del hogar, Renault SYMBIOZ interpela y demuestra, de manera simbólica, que en 2030 el automóvil estará cada vez más integrado en nuestra vida diaria.

Habitación adicional móvil

Con SYMBIOZ, el automóvil aporta a la vivienda un valor añadido en cuanto a superficie y funciones. Desempeña diferentes papeles, según los deseos y necesidades de los habitantes. Cuando se encuentra en el interior, SYMBIOZ funciona como una habitación más, móvil, confortable y modular al mismo tiempo.

• Un elevador permite trasladar el vehículo de la planta baja a la habitación y a la terraza de la planta superior. Situado sobre el techo, SYMBIOZ se convierte en una auténtico refugio para relajarse o aislarse disfrutando del exterior.
• Con la configuración abierta, SYMBIOZ se transforma en una acogedora sala de estar, un lugar que invita a conversar y compartir. Esta configuración es posible gracias al espíritu living room que ha marcado su diseño interior.
• Cerrado, SYMBIOZ se convierte en un lugar de relajación o trabajo para aislarse del resto de la casa.

Con sus materiales y mobiliario interiores, similares a los de una vivienda, Renault SYMBIOZ se encuentra en total armonía con el hogar, con independencia de su ubicación y uso.

«Renault SYMBIOZ demuestra cómo podríamos combinar de manera simbólica el automóvil y el hogar. El automóvil se convierte en un verdadero espacio de vida móvil y multifuncional al servicio de la familia. Puede utilizarse con más frecuencia, incluso cuando está estacionado. Sin embargo, este trabajo espectacular funciona también en sentido inverso. El automóvil permite a los pasajeros sentirse como en casa en sus trayectos gracias al diseño interior, basado en la idea de maximizar el espacio disponible a bordo, sin sacrificar el confort o la modularidad. Cada uno dispone de su espacio personal para vivir su propia experiencia, pero tanto el espacio como la experiencia pueden ser compartidos por todos».

Stéphane Janin, director de diseño de concept-cars.

Energía compartida y ahorrada de manera inteligente.

Renault, líder europeo de vehículos eléctricos, ha desarrollado SYMBIOZ de modo que el hogar y el automóvil compartan su energía. Los kWh se reparten entre el vehículo y la vivienda a través de una red eléctrica avanzada (smart grid) gracias a una inteligencia artificial capaz de prever las necesidades de los ocupantes:

• Por ejemplo, cuando no se programa ningún trayecto importante para las próximas 48 horas, la batería del vehículo utiliza la carga mínima (conservando suficiente energía para un desplazamiento puntual corto, por ejemplo) con objeto de optimizar la distribución de la electricidad en el hogar.
• Por el contrario, si se programa una salida de fin de semana para el sábado por la mañana, la batería del vehículo se cargará al máximo durante la noche del viernes al sábado, disminuyendo progresivamente la calefacción de la vivienda.
• Por otro lado, se puede programar la utilización o no de la energía almacenada en las baterías de SYMBIOZ para alimentar temporalmente las luces, pantallas y equipos domésticos de la vivienda en periodos de sobreconsumo. En caso de fallo eléctrico, este cambio se produce de forma automática.

Todos estos intercambios energéticos son visibles y controlables desde una pantalla situada en una mesa de la habitación principal de la vivienda, pero también desde el cuadro de instrumentos del vehículo.

Conectividad permanente.

La conexión permanente e inteligente entre el automóvil y la vivienda fomenta la armonía y la eficacia del ecosistema del que forma parte Renault SYMBIOZ. El acceso ininterrumpido a sus datos personales permite a los ocupantes encontrar en cualquier momento toda su vida digital, en beneficio de una experiencia simplificada y más agradable.

Por consiguiente, la filosofía Easy Life de Renault sigue vigente cuando el vehículo se encuentra en el hogar. Uno se encuentra como en casa, con todo al alcance de la mano, la música, las redes sociales, su «nube» personal y sus suscripciones digitales. Esto ofrece la posibilidad de leer, escuchar música e incluso trabajar desde esta habitación adicional. ¿Alguien llama a la puerta? Su cara aparece en el cuadro de instrumentos y la puerta puede abrirse.

Los habitantes, conectados a las plataformas de automatización abiertas del Internet de las cosas (IoT), pueden programar interacciones inteligentes entre el vehículo y los equipos domésticos. Energía, iluminación, multimedia y confort de vida se coordinan con fluidez y continuidad entre el vehículo y la vivienda.

• De este modo, si el vehículo se encuentra en el tejado, vuelve a situarse de forma automática y segura abajo, unos minutos antes del desplazamiento previsto en la agenda del día. Se avisa a los habitantes mediante mensajes en distintas pantallas de la vivienda.
• Si se prepara un trayecto programando un destino lejano, como en vacaciones, las contraventanas se cerrarán por completo y la calefacción de la vivienda bajará automáticamente tras la marcha.

Renault SYMBIOZ: cuando una vivienda conectada aloja un automóvil.

«Nuestro papel como diseñadores del Grupo Renault consiste en imaginar el rol del automóvil en el futuro y situar al automóvil en el contexto de su ecosistema. Nuestra ambición era construir una parte de este ecosistema, en forma de vivienda familiar, y hacer vivir esta experiencia a nuestros clientes en un salón internacional. Esto es una novedad.

Esta vivienda conectada e innovadora integra totalmente SYMBIOZ en su interior gracias a opciones arquitectónicas sólidas y criterios comunes de materiales y estilismo. Además, expone el vehículo a los demás con sus amplias superficies acristaladas y su ubicación exterior sobre el tejado. El automóvil y la vivienda son una unidad real, en total simbiosis».

Tina Kentner, Senior Designer, diseño medioambiental de Renault.

La vivienda que alberga el concept-car Renault SYMBIOZ en el salón de Frankfurt mide 21 metros de longitud, 7 metros de altura y 8 metros de anchura. Su superficie habitable alcanza cerca de 120 m².

• La vivienda ha sido concebida para Renault por Marchi Architectes, galardonados en 2008 con el Nouveaux albums des jeunes architectes et paysagistes (NAJAP), premio concedido por el Ministerio de Cultura y Comunicación francés.
• Marchi Architectes, uno de los estudios de arquitectura de mayor crecimiento en Francia, comparte el espíritu acogedor y humano del ADN del diseño de Renault.

El automóvil se presenta a la vez como complemento y extensión de la vivienda. SYMBIOZ y su vivienda conectada se parecen y comparten arquitectura: estructura metálica, amplias superficies de vidrio, elementos decorativos de madera. Nos recuerda a las primeras casas modulables y prefabricadas, y se inspira directamente en el automóvil de los años veinte y treinta, exactamente 100 años antes de que apareciera SYMBIOZ como reflejo de la visión de Renault de cara a 2030.

El parecido físico se consigue con materiales exteriores e interiores comunes, como las superficies cobrizas, el mármol, el tejido y la porcelana.

• Numerosos elementos del mobiliario han sido creados por diseñadores franceses que pertenecen a una generación prometedora, con valores de innovación y autenticidad apreciados por Renault.
• Entre ellos, encontramos a Ionna Vautrin (lámparas, mesas de trabajo), Constance Guisset (espejos, pufs), Jean-Louis Iratzoki (mesa, sillas), Guillaume Delvigne (objetos de mármol, vasos de cristal), Samuel Accoceberry (espejo, alfombra) o incluso Cléo Joffre, Antonis Cardew y Antony Bonniot (vajilla).

Esta vivienda puede encontrar su lugar fácilmente en distintos entornos, tanto en la naturaleza como en la ciudad. Se presenta en dos plantas:

• Un primera planta rectangular, rodeada en un 80 % por superficies de vidrio con tratamiento de cristal (propias del mundo de la vivienda), para maximizar la luminosidad. La inexistencia de pilares y muros interiores facilita la circulación y ofrece a SYMBIOZ su lugar específico dentro del espacio vital. El aspecto transparente del contorno de la vivienda permite que el vehículo permanezca a la vista del exterior cuando está dentro.
• Una planta en forma cilíndrica, cuyo revestimiento cálido recuerda al color de la carrocería del vehículo. Se trata del «espacio nocturno», con la habitación y el pasillo de acceso a la terraza. Esta última acoge al vehículo como una habitación adicional que amplía el espacio disponible en esta planta. A diferencia de la primera planta, los muros son opacos para garantizar la intimidad. Tres claraboyas en la cima del cilindro aportan un extra de luminosidad hasta la primera planta.
• Este cilindro dispone de un sistema de animación luminosa exterior creado por Philips Lighting. Cada animación muestra una fase de «comunicación» distinta entre el vehículo y la vivienda: cuando el vehículo se está cargando, cuando se acerca a casa, cuando entra en modo de reposo, etc. El encendido y el apagado pueden realizarse a distancia desde el sistema integrado en el vehículo. Mediante esta colaboración, Renault ha podido beneficiarse de la experiencia del equipo de diseño de Philips Lighting en materia de programación, iluminación inteligente y transformación de objetos.

El desplazamiento del vehículo desde la primera planta hacia la planta superior se realiza gracias a una proeza técnica: un elevador giratorio a medida, suspendido por solo cuatro cables, con el fin de conservar la máxima ligereza y flexibilidad del espacio. Al subir, el elevador descubre una superficie lounge / zona de juegos adicional en la planta baja. Los cables y mecanismos, muy discretos, están inspirados directamente en técnicas utilizadas para las obras de teatro.



Renault SYMBIOZ, capítulo 2: Vehículo autónomo, prolongación de la vivienda en la ruta.

Diseño innovador para una nueva experiencia de vida a bordo.

Estilo arquitectónico.

Con una longitud de 4,70 m (para un ancho de 1,98 m y una altura de 1,35 m), el concept-car Renault SYMBIOZ es una berlina polivalente y futurista cuyas dimensiones exteriores corresponden a las de un vehículo del segmento D. No obstante, su vasto espacio interior modulable es equiparable al de un vehículo del segmento E.

Su diseño exterior también es innovador. Se distingue claramente la parte alta, flotante y arquitectónica, de la parte baja, más sensual, robusta y elegante.

La parte alta, que responde por su forma a la arquitectura de una vivienda sin desnaturalizar la línea del vehículo, optimiza la luminosidad a bordo del habitáculo. El objetivo es viajar en un espacio fengshui luminoso con la sensación de una gran sala de estar, con un amplio contorno acristalado.

• Gracias a su tratamiento de cristal, todas las superficies de «vidrio» (cristal o policarbonato) maximizan la transparencia y facilitan el paso y la difusión de la luz en el habitáculo.
• El diseño específico del techo, que parece suspendido sobre el habitáculo, limita las superficies de unión con estructuras metálicas en beneficio, una vez más, de la luminosidad.
• Este techo reposa sobre la estructura del vehículo gracias a un procedimiento de esmaltado de alta tecnología que garantiza la solidez y rigidez de la fijación, sin obstruir las superficies acristaladas.

El diseño de la parte baja se ajusta al ADN del estilo French Design de Renault: atractivo y cálido, con líneas fluidas y dinámicas.

• Su carrocería de fibra de carbono incorpora un doble tintado metalizado. Su tratamiento mate en la parte delantera sugiere autenticidad y serenidad. El tratamiento más satinado en la parte trasera aporta elegancia y refinamiento.
• Tanto en la parte delantera como en la trasera, encontramos la firma luminosa de los faros en forma de C (C-Shape). Si bien ha sido ampliada, alargada y estilizada, dicha firma establece un vínculo identificativo entre este concept y la gama Renault actual.
• Las luces traseras muestran efectos visuales dinámicos gracias a pequeñas aletas luminosas que se despliegan en función de la intensidad de la frenada.
• La tercera luz de freno está integrada en suspensión en la arista del deflector aerodinámico que se encuentra en la prolongación del techo. Sus efectos gráficos verticales se encuentran también bajo el paragolpes, con la luz antiniebla.
• Las llantas de SYMBIOZ recuperan en su diseño el principio de los radios de las ruedas de bicicleta, evocando así aerodinamismo y ligereza. Cubiertas por neumáticos Michelin slimline de banda estrecha, estas llantas han sido desarrolladas de manera específica por el fabricante francés con la finalidad de maximizar la eficacia energética del vehículo.
• Al igual que en el concept-car TREZOR, los logotipos Renault situados en la parte delantera, la parte trasera y los laterales del vehículo se iluminan en modo autónomo.
• Como si de dos torres de control se tratara, los deflectores traseros de la carrocería incorporan sensores y cámaras que el sistema de conducción autónoma utiliza.

Tan acogedor como el hogar.

El concept Renault SYMBIOZ se ha planteado como prolongación auténtica de la vivienda cuando está en la ruta, e incorpora referencias explícitas a los mundos de la vivienda y el mobiliario. Por lo tanto, había que conseguir que el habitáculo fuera tan habitable como una habitación moderna.

• Como una flor que abre sus pétalos, SYMBIOZ despliega sus puertas con una doble cinemática: puertas antagónicas para la parte baja; en mariposa para la parte alta acristalada. Esta apertura específica, unida a la inexistencia de un pilar, invita a tomar asiento a bordo como si entrásemos en nuestra casa. No es necesario contorsionarse ni agarrarse a un montante, basta con «cruzar el umbral» y acomodarse en el sillón que gira automáticamente hacia el exterior.
• La elección de los materiales a bordo, muy similares a los característicos del hogar (fieltro, madera, mármol fino, porcelana, etc.), ayudan a tener la impresión de que se entra en una habitación familiar con una atmósfera reconfortante y acogedora. Por ejemplo, las telas a medida de los asientos de SYMBIOZ (creadas por la diseñadora neerlandesa Aleksandra Gaca) son idénticas a las del sofá de casa.
• Tal y como sucede con la madera y el mármol, estos materiales son clásicos atemporales. No obstante, son tratados con alta tecnología (corte, refinación, etc.) para mejorar su peso y estructura.

Modularidad interior máxima para 2030.

El diseño interior de SYMBIOZ se ha replanteado y optimizado por el bienestar de los pasajeros, y para permitirles disfrutar al máximo de los momentos en que la conducción se delega en uno de los modos del sistema autónomo. En el viaje, todo es más fácil y placentero.

• La pantalla de Ultra Alta Definición OLED (Organic Light-Emitting Diode) que se encuentra delante del conductor, fina, curva y cubierta por vidrio Corning® Gorilla® Glass for Automotive Interiors, aúna en sus 80 cm de anchura la información del cuadro de instrumentos y el sistema multimedia. El vidrio Gorilla ha sido fabricado en una sola parte plana y modelado en frío para darle su efecto 3D.
• Cuando se pasa a modo autónomo, la columna de dirección y el volante desaparecen, y los pedales y el cuadro de instrumentos retroceden de forma automática alrededor de 15 cm. Los asientos se transforman y se convierten en auténticos sillones.
• Por lo tanto, el conductor dispone de más comodidad y amplitud para consultar una pantalla, colocar un libro sobre sus rodillas o «respirar» libremente. La liberación de un plano horizontal le permite colocar objetos delante de él, como en casa. El salpicadero se ha realizado en colaboración con KEIM-cycles, empresa francesa especialista en cuadros de bicicleta de madera de gama alta y personalizados. Las láminas de fresno blanco pegadas sobre una estructura de nido de abeja ofrecen una relación resistencia / peso ideal para el mobiliario de automóviles.
• Una pequeña pantalla de recordatorio permanece visible en la parte inferior del volante. Cuando este se retrae, la pantalla se encuentra en el campo de visión del conductor, con los indicadores principales del cuadro de instrumentos.
• Esta transformación es más completa cuando el conductor no está solo a bordo. Tanto él como el pasajero delantero se giran hacia los demás pasajeros traseros gracias a los asientos giratorios hasta 180°, cuyos reposabrazos desaparecen para facilitar la maniobra.
• Al mismo tiempo, una pequeña mesa de estructura metálica y tablero de mármol se despliega entre los asientos. Esta prestación es un guiño a la primera generación de Espace de los años ochenta, y estas funcionalidades facilitan las conversaciones entre viajeros y las actividades como en un salón.
• Cada cinturón de seguridad cuenta con pequeñas pantallas táctiles con aspecto de reloj. Estas permiten a los pasajeros mantener los distintos mandos del vehículo (climatización, música, etc.) al alcance de la mano, incluso cuando los asientos están dados la vuelta. En el caso del conductor, dispone de acceso a los mandos de la conducción, para preparar, por ejemplo, la desactivación del modo autónomo.

Vehículo de demostración Renault SYMBIOZ: modularidad interior avanzada y experiencia multisensorial para 2023.

Con el vehículo de demostración SYMBIOZ, que evoca un futuro a corto plazo (2023 frente a 2030), Renault se sitúa a la cabeza de la innovación en términos de modularidad del habitáculo y experiencia sensorial.

Este demo car no se expone en el salón de Frankfurt. Sin embargo, a finales de este año, Renault organizará pruebas del vehículo. La configuración interior del vehículo de demostración SYMBIOZ será diferente según el modo de conducción seleccionado.

• El modo Classic es el modo de referencia, con el que los viajeros se sienten «como en casa» y en armonía con el vehículo. El conductor disfruta de una posición de conducción convencional con un vehículo en modo confort.
• El modo Dynamic se presenta como un auténtico impulsor de sensaciones. La conducción es más activa gracias a un asiento del conductor cuyos apoyos laterales se estrechan para dar la impresión de estar sentado en un asiento deportivo. Al mismo tiempo, los ajustes de respuesta del motor, la dirección y el chasis buscan el dinamismo.
• El modo AD (Autonomous Driving) optimiza el espacio disponible ante el conductor para permitirle dedicarse a nuevas actividades. Cuando se selecciona este modo, el volante y el cuadro de instrumentos con su pantalla única en forma de L (L-Shape), fabricada por LG, retroceden 12  cm de manera automática.

La selección del modo de conducción se realiza presionando en el centro del volante sobre el logotipo de Renault, iluminado como un holograma.

Una vez en modo AD, tres experiencias de vida a bordo estarán disponibles para que el conductor pueda disfrutar del tiempo como desee. La disposición de la cabina cambia de la manera correspondiente.

• La configuración Alone@Home añade el espacio liberado por el retroceso del volante y el cuadro de instrumentos al espacio ya disponible a los pies del conductor. La plataforma del vehículo, optimizada para la conducción autónoma y la motorización eléctrica, permite prescindir por completo de la consola central y el túnel de transmisión. Por otro lado, el conductor cuenta con más espacio a su alrededor para dedicarse a actividades personales.
• La configuración Relax hace posible que el conductor se relaje gracias al cambio de su asiento a la posición «gravedad cero». Además, gracias a un casco especial desarrollado por Ubisoft, puede disfrutar de una experiencia de realidad virtual que simula paisajes y ambientes exteriores específicos.
• La configuración Sharing permite al conductor acercarse a la persona que viaja a su lado. Para ello, los reposabrazos de los asientos delanteros descienden automáticamente y cada asiento gira 15° hacia el otro asiento.

Por último, con el sistema Renault MULTI-SENSE 3.0, evolución del MULTI-SENSE actual, la experiencia sensorial a bordo del vehículo de demostración SYMBIOZ cambiará también en función de los modos de conducción seleccionados: fragancias diferentes, ambientes acústicos modificados y ambientes luminosos variables (Blanco en modo Classic, Ámbar en modo Dynamic y Gold en modo AD).

Conducción autónoma mind off.

Tanto el concept-car Renault SYMBIOZ como el vehículo de demostración Renault SYMBIOZ son vehículos dotados de una capacidad de conducción autónoma de nivel 4 de los 5 definidos por la nomenclatura técnica de la asociación norteamericana de ingenieros de automóviles SAE International. Este nivel, también llamado mind off, libera al conductor de todas las tareas de conducción durante las fases de delegación en el sistema autónomo. Ya no es necesario mantener la atención, aunque sea mínima, independientemente de la situación. El vehículo es capaz de protegerse a sí mismo en el arcén en caso de que se produzca un incidente excepcional delante de él.

Al no tener que prestar atención a la ruta, el conductor se convierte en un pasajero más. De esta forma, puede dedicarse plenamente a otras tareas distintas a la conducción: leer un libro, ver una película, trabajar, etc.

En las vías autorizadas (autovías o vías rápidas de dos carriles y terraplén central), un vehículo autónomo de nivel 4 puede gestionar la distancia con el vehículo que lo precede, mantenerse en su carril incluso en las curvas, cambiar de carril (para adelantar, por ejemplo) y desplazarse en los atascos.

En la gama Renault, las funciones de conducción autónoma se desplegarán de manera progresiva con la denominación Renault Easy Drive.

Plataforma eléctrica de emisiones cero *

Equipados con un motor Z.E. 100 % eléctrico, el concept-car Renault SYMBIOZ y su vehículo de demostración forman parte de la estrategia y la experiencia de la marca sobre la temática cero emisiones*. En Europa, Renault es a la vez pionero del vehículo eléctrico para el público y líder del mercado.

• Los dos motores eléctricos con imanes permanentes de SYMBIOZ y su vehículo de demostración ofrecen relaciones potencia / peso y par / peso elevadas. Están situados en el eje trasero, cada uno asociado a una rueda. Esta configuración permite un reparto diferente del par sobre cada rueda para mejorar la agilidad del vehículo y su estabilidad en curvas.
• Este sistema de propulsión ofrece también una mejor transmisión de la potencia al suelo para obtener un mayor placer de conducción.
• En términos de rendimiento, el vehículo de demostración SYMBIOZ registra una potencia de 500 kW y un par máximo de 660 Nm. Pasa de 0 a 100 km/h en menos de 6 segundos. La autonomía que suministran las baterías de 72 kWh es superior a 500 km en condiciones de utilización reales en autovía. La recarga del 80 % de la capacidad se efectúa en solo 20 minutos.
• Estos datos de rendimiento, autonomía y tiempo de recarga se mejorarán todavía más para 2030, cuando un vehículo como SYMBIOZ esté circulando en ruta.
• La recarga de las baterías del vehículo se realiza de manera automática por inducción.
• Renault SYMBIOZ y su vehículo de demostración han sido concebidos en una plataforma específica para su motor eléctrico. La ubicación de los motores y baterías se ha optimizado con beneficios notables:
• Habitabilidad propia del segmento E gracias a la ausencia de túnel de transmisión y a la elección de la propulsión, que permite adelantar la posición de los asientos delanteros.
• Dinamismo de conducción, gracias al descenso del centro de gravedad y el reparto de las baterías.

* Cero emisiones en el uso: ni emisiones de CO2 ni contaminantes atmosféricos regulados en la conducción, de acuerdo con el ciclo de homologación NEDC, salvo piezas de desgaste.

Conectividad al servicio del tiempo libre y la seguridad.

A bordo del concept-car Renault SYMBIOZ y del vehículo de demostración SYMBIOZ, la conectividad avanzada permite que el conductor y los pasajeros conserven un acceso directo y permanente a su vida digital, y disfruten de un amplio abanico de servicios.

• Los ocupantes son identificados de forma automática, con independencia del lugar que ocupen. Ajustes de asiento, música, vídeo, etc.: todos los elementos personalizables se adaptan a sus preferencias y costumbres.
• Disponen de todas las posibilidades de acceso a su entorno digital, sus medios de comunicación, sus servicios, como si estuvieran en casa o en la oficina.
• Las múltiples interfaces hombre-máquina (IHM), como las pantallas de control de los cinturones de seguridad y el cuadro de instrumentos, cargan la información procedente del exterior a través de una conexión Wi-Fi. Esto permite interactuar a distancia con equipos domésticos conectado, como la televisión, el frigorífico, etc.
• El vehículo de demostración SYMBIOZ, que comenzará a circular de aquí a finales de año, permitirá, por ejemplo, verificar lo que ocurre en casa desde la pantalla del cuadro de instrumentos gracias a una cámara de 360°, además de modificar los ajustes de la calefacción, activar o desactivar la alarma, etc. Estos son ejemplos de las funcionalidades de la plataforma de movilidad y servicios conectados de última generación Renault Easy Connect, que se desplegarán en los próximos años.

Por otro lado, la conectividad avanzada favorece la seguridad gracias a las comunicaciones efectuadas desde el vehículo y hacia otros vehículos e infraestructuras viales.

• Por ejemplo, se avisa al vehículo automáticamente en caso de accidente, peligro en la calzada o retenciones con varios kilómetros de antelación.
• En autopista, el paso de las barreras de peaje tiene lugar en modo autónomo, como Renault ya demostró en julio con un prototipo anterior al vehículo de demostración SYMBIOZ. Técnicamente, el vehículo recibe la información de la infraestructura cerca de un kilómetro antes del peaje para acceder a un carril accesible, compatible con vehículos autónomos. Antes de llegar a la zona, el vehículo anticipa su posición y adapta su velocidad, reduciéndola según los paneles de señalización. El acceso al carril específico se realiza a una velocidad inferior a 30 km/h, mientras que los sensores mantienen al vehículo en el centro de su carril.

Renault SYMBIOZ: vehículo de demostración desarrollado con un enfoque Open Innovation.

De aquí a finales de 2017, Renault realizará pruebas del vehículo de demostración SYMBIOZ, predecesor del vehículo eléctrico, autónomo y conectado de 2023.

Esta proeza técnica ha sido posible gracias a la implantación de una nueva organización en el Garage BVC (para Brand Vision Concept), en el Tecnocentro de Guyancourt. El vehículo de demostración SYMBIOZ está fabricado por equipos multidisciplinarios de ingeniería y diseño, en colaboración con numerosos socios, de acuerdo con un proyecto de Open Innovation dentro del Grupo Renault.

Estos socios han realizado sus aportaciones en campos precisos:

• LG para el desarrollo de las interfaces hombre / máquina y servicios conectados,
• Ubisoft para la experiencia de inmersión virtual,
• Devialet para el sistema y los ambientes sonoros a bordo del vehículo,
• Sanef para la comunicación con las infraestructuras viales,
• TomTom para la geolocalización,
• IAV para la ingeniería de la conducción autónoma.

Antes de crear el vehículo de demostración SYMBIOZ, los equipos de Garage BVC pusieron a punto tres vehículos de prueba para validar sus aspectos técnicos principales: la plataforma de desarrollo de la conducción autónoma con Ghost Rider (con base de Espace), el chasis y el grupo motopropulsor eléctrico con Road Runner, y el sistema de conducción autónoma propio de este vehículo con MadMax (con base de Talisman).