Desmontando mitos: ¡Nunca hubo una verdadera fiebre del Tulipán!

El término “Tulipomanía” referido a la burbuja en el mercado de los tulipanes en el siglo XVII, ha vuelto de nuevo a las primeras planas de los medios al referirse a la posible burbuja de las criptodivisas.
Es algo recurrente citar a esta burbuja financiera como referente de otras posibles burbujas más actuales. ¿Pero realmente la burbuja de los tulipanes se produjo como nos cuentan? La investigadora Lorraine Boissoneault afirma que no en un interesante artículo en Smithsonian.com que resumimos a continuación:
Cuando los tulipanes llegaron a los Países Bajos, todo el mundo se volvió loco. Un marinero que confundió un raro bulbo de tulipán con una cebolla y lo comió con su sándwich de arenque fue acusado de un delito mayor y arrojado a la cárcel. Un bulbo llamado Semper Augustus, que se destaca por sus pétalos blancos y rojos como llamas, se vendió por más que el costo de una mansión en un elegante barrio de Amsterdam. A medida que el mercado de tulipanes creció, la especulación explotó, con los comerciantes ofreciendo precios exorbitantes para los bulbos que aún no habían florecido. Y entonces, como cualquier otra burbuja financiera, el mercado del tulipán implosionó, enviando a muchos inversores a la ruina.
Durante décadas, los economistas han señalado a la Tulipomanía del siglo XVII como una advertencia sobre los peligros del mercado libre. Escritores e historiadores se han deleitado en lo absurdo del acontecimiento. Este hecho ha servido como base para muchos libros y películas
El único problema es que ninguna de estas historias es verdadera.
¿Qué sucedió realmente y cómo la historia de la especulación holandesa del tulipán consiguió distorsionarse tanto? Anne Goldgar descubrió la realidad histórica cuando investigó en los archivos para escribir su libro, “Tulipomanía: dinero, honor y conocimiento en la edad de oro holandesa.”
Siempre bromeo que el libro debería ser llamado "Tulipomanía: Más aburrido de lo que pensabas", dice Goldgar, profesora de historia moderna en el King's College de Londres. "La gente está tan interesada en este incidente porque piensa que puede sacar lecciones de él. No creo que sea necesariamente el caso. "
Pero antes de que se intente aplicar lo que pasó en los Países Bajos a burbujas más recientes -la burbuja del Mar del Sur en la Inglaterra de los años 1700, la burbuja ferroviaria del siglo XIX, la burbuja puntocom y bitcoin, son sólo algunas comparaciones que Goldgar ha visto para comprender la sociedad holandesa a finales del siglo XVII.
Para empezar, el país experimentó un importante cambio demográfico durante su guerra por la independencia de España, que comenzó en la década de 1560 y continuó en el siglo XVII. Fue durante este período que los comerciantes llegaron a ciudades portuarias como Amsterdam, Haarlem y Delft y establecieron compañías de comercio, incluída la famosa Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Esta explosión en el comercio internacional trajo enorme fortuna a los Países Bajos a pesar de la guerra. En su nación recién independizada, los holandeses estaban dirigidos principalmente por oligarquías urbanas compuestas por ricos comerciantes, a diferencia de otros países europeos de la época, que eran controlados por la nobleza de los terratenientes. Como Goldgar escribe en su libro, "el nuevo orden resultante, el nuevo dinero y las nuevas ideas, ayudaron a revolucionar la economía holandesa a finales del siglo XVI".
A medida que la economía cambiaba, también lo hacían las interacciones sociales y los valores culturales. Un interés creciente por la historia natural y una fascinación por lo exótico entre la clase mercantil, provocó la fuerte subida de precios en estos bienes. La afluencia de estos bienes también llevó a los hombres de todas las clases sociales a adquirir conocimientos especializados en las áreas de la nueva demanda. Un ejemplo que pone Goldgar es el subastador de pescado Adriaen Coenen, cuyo manuscrito ilustrado con acuarela, Whale Book, le permitió conocer al Presidente de Holanda. Y cuando la botánica holandesa Carolus Clusius estableció un jardín botánico en la Universidad de Leiden en la década de 1590, el tulipán rápidamente se elevó a un lugar de honor.
Originalmente se encontró en los valles de las montañas de Tien Shan (en la frontera donde China y Tíbet se encuentran con Afganistán y Rusia). Posteriormente los tulipanes se cultivaron en Estambul desde 1055. En el siglo 15, el sultán Mehmed II del Imperio Otomano tenía muchas flores en sus 12 jardines que necesitaban un personal de 920 jardineros. Los tulipanes estaban entre las flores más preciadas, convirtiéndose eventualmente en un símbolo de los otomanos.
Los holandeses aprendieron que los tulipanes podían cultivarse a partir de semillas o brotes que crecían en el bulbo madre; un bulbo que crece a partir de la semilla tardaría de 7 a 12 años antes de florecer, pero un bulbo madre podría florecer el mismo año o el próximo. De particular interés para Clusius y otros comerciantes de tulipanes eran los "bulbos rotos" -tulipas cuyos pétalos mostraban un patrón multicolor y rayado en lugar de un único color sólido.
El efecto era impredecible, pero la creciente demanda de estos tulipanes raros, de "bulbo roto" llevó a los naturalistas a estudiar formas de reproducirlos. "El alto precio de mercado de los tulipanes a los que se refiere la versión actual de Tulipomanía eran los precios de los bulbos rotos particularmente hermosos”, escribe el economista Peter Garber.
Después de todo, el dinero que los especuladores holandeses gastaban en los bulbos, sólo producían flores durante una semana, pero para los amantes de los tulipanes, esa semana era gloriosa. "Como objetos de lujo, los tulipanes encajan bien en una cultura de abundante capital y cosmopolitismo nuevo", escribe Goldgar. Los tulipanes requieren experiencia, una apreciación de la belleza y lo exótico, y, por supuesto, una abundancia de dinero.
Aquí es donde el mito entra en juego. Según la leyenda popular, la Tulipomanía se apoderó de todos los niveles de la sociedad holandesa en la década de 1630. "La obsesión entre los holandeses de poseerlos era tan grande que la industria ordinaria del país fue descuidada, y la población, incluso en su más baja escala, se embarcó en el comercio de tulipanes", escribió el periodista escocés Charles Mackay en su popular obra de 1841 “Extraordinarios Delirios populares y la locura de las multitudes”. De acuerdo con esta narración, todos, desde los comerciantes más ricos hasta los más pobres, se lanzaron al bullicio del tulipán, comprando bulbos a precios altos y vendiéndolos aún más altos. Las empresas se formaron sólo para intermediar con el comercio de tulipanes, que alcanzó su punto álgido a finales de 1636. Pero en febrero de 1637, cayó del mercado. Más y más personas incumplieron su acuerdo de comprar los tulipanes a los precios que habían prometido, y los comerciantes que ya habían hecho sus pagos se quedaron en deuda o en bancarrota. Al menos eso es lo que siempre se ha reclamado.
La realidad es que "no había mucha gente involucrada y las repercusiones económicas fueron bastante menores", dice Goldgar. "No encontré a nadie que se declarara en quiebra. Si hubiera existido realmente una destrucción masiva de la economía como sugiere el mito, eso habría sido mucho más difícil de afrontar".
Eso no quiere decir que todo sobre la historia sea incorrecto; los comerciantes realmente participaron en un frenético comercio de tulipanes, y pagaron precios increíblemente altos por algunos bulbos. Y cuando varios compradores anunciaron que no podían pagar el alto precio previamente acordado, el mercado se desmoronó y causó una pequeña crisis, pero sólo porque socavó las expectativas sociales.
"En este caso fue muy difícil tratar con el hecho de que casi todas sus relaciones estaban basadas en la confianza, y la gente dijo:" No me importa que dije que iba a comprar esta cosa, no lo quiero y no voy a pagar por ello. "Realmente no había ningún mecanismo para hacer que la gente pagara porque los tribunales no estaban dispuestos a involucrarse", dice Goldgar.
Pero el comercio no afectó a todos los niveles de la sociedad, y no causó el colapso de la industria en Amsterdam y en otros lugares. Como Garber, el economista, escribe: "Si bien la falta de datos impide una conclusión sólida, los resultados del estudio indican que la especulación de los tulipanes no fue una locura".

capitalbolsa