https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La Universidad de La Matanza se despega del acto de Cristina

La Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) salió a despegarse del acto de cierre de campaña de Cristina Kirchner y negó que se realice en una sede de la institución -como trascendió-, ya que el lugar en cuestión nunca le fue cedido por la Municipalidad como había prometido.

Cristina eligió ese lugar para cerrar la campaña porque Verónica Magario viene denunciando que no puede ser inaugurado como sede de la UNLaM porque el Ministerio de Educación de la Nación les niega el financiamiento. "Esteban Bullrich es el responsable de que tengamos una universidad fantasma", acusó la intendenta semanas atrás.
"Por su culpa 3.000 jóvenes no puedan estudiar en el edificio nuevo que hizo el municipio con recursos propios. Lo único que se necesitaba es que el ministerio de Educación pague los sueldos a los docentes y no lo hizo. Por eso nos ha quedado un edificio fantasma", remarcó Magario.
Con ese argumento, la elección del edificio ubicado en el kilómetro 32 de la Ruta 3, en González Catán, tiene que ver con mostrar "otra cara del ajuste", en línea con toda la campaña de la ex presidenta.
Sin embargo, desde la UNLaM salieron a aclarar que el lugar no es una sede de la institución, como sostienen desde el kirchnerismo. Fuentes de la casa de estudios explicaron a LPO que no tienen nada que ver con el acto ni el edificio, ya que si bien la Municipalidad dijo que lo construía para cederlo a la Universidad, nunca lo hizo.
"La Universidad no tiene nada que ver. La UNLaM no tiene sede en González Catán, ahí no clases ni nada administrativo. Es una dependencia municipal", detallaron las fuentes.
Según supo este medio, la idea original del equipo de campaña de Cristina era realizar el acto en la sede central de la Universidad, fundada durante la gestión kirchnerista, pero las autoridades prefirieron no involucrarse en ninguna cuestión política. El rector de la UNLaM, el peronista Daniel Martínez, tiene una relación tirante con el kirchnerismo, especialmente con una agrupación que responde a Martín Sabbatella.