https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA PRÓXIMA DISRUPCIÓN FINANCIERA


Desde finales del 1700 y durante el 1800, la primera revolución industrial trajo inmensos beneficios al ciudadano promedio. La producción en masa de textiles, transporte, alimentos y cerveza significaba que ya no eran sólo los Lords los que podían acceder a este tipo de bienes.
Sin embargo, eran aquellos con capital los dueños de los medios de producción. Cosas como minas, ferrocarriles, fábricas de acero, etc., al mismo tiempo que los trabajadores eran contratados para hacer trabajar a las máquinas.
El valor estaba fundamentalmente en las máquinas. Y puesto que eran inmensamente costosas, el poder recaía principalmente en los Lords que tenían el capital disponible para comprarlas.
La contribución del ciudadano promedio, relativa al costo de la infraestructura como minas, etc., era relativamente pequeña. El valor asignado a las partes que participaban del proceso productivo era algo así:
cm9
Representación no estadística y muy aproximada con fines ilustrativos.
En pocas palabras, la vida del hombre común (mano de obra / aptitudes), aunque era mejor que en la era pre industrial, no era nada agradable. El trabajo era desechable, literalmente. ¿No me creen? Basta con ver algún libro de historia sobre aquélla época.
La segunda revolución industrial (también conocida como la revolución tecnológica), tuvo lugar entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, y significó que nuestro ciudadano promedio tuviera ahora, entre otras cosas, electricidad. Esto también significaba que tenían iluminación y teléfonos, lo cual trajo cambios radicales en las comunicaciones y en la vida de las personas. Ya no era necesario esperar 3 semanas a que llegara una carta para comunicarse con sus madres, sino que simplemente bastaba con levantar el teléfono.
Cosas maravillosas y sin duda revolucionarias. Pero al igual que la primera revolución industrial, todavía estaba basada en una maquinaria bastante cara. En consecuencia, los que tenían capital continuaron disfrutaron de la mayor parte de la riqueza.
La distribución del valor según la contribución de cada parte se veía ahora algo así:
cm9 2
Otra vez: representación no estadística muy aproximada para propósitos ilustrativos.
La revolución digital, que comenzó en algún lugar alrededor de la década de 1950, dio paso al mantenimiento de registros digitales, computadoras, y finalmente proporcionó la capacidad al hombre común de ver borrachos rusos cayendo en Youtube, hablar con sus amigos en Facebook, y subir fotos de sus hijos que nadie nunca va a mirar.
Es importante destacar que el mayor componente de valor ya no estaba en alguna maquinaria costosa inalcanzable (para el hombre común). El costo de estas "nuevas" máquinas ha caído cada día desde entonces, permitiendo que más y más personas puedan tener una mayor parte de la "torta".
Las funciones que se podían realizar con la nueva tecnología permitieron construir industrias enteras y con mucho menos capital que en las dos primeras revoluciones industriales.
El trabajo y las habilidades se han vuelto más valiosos en relación con los otros componentes desde entonces.
Basta echar un vistazo a las empresas más valiosas del mundo, y podremos ver que muchas de ellas se han iniciado con prácticamente cero capital. La idea y las habilidades para implementarla eran claramente mucho más valiosas que cualquier maquinaria que forman parte del negocio. Google, Apple, Facebook, Alibaba, son sólo algunos ejemplos de ello.
La distribución del valor se parece mucho más a esto:
cm9 3
Todo el sistema capitalista ha sufrido estos cambios con el tiempo.
A medida que el costo de la mano de obra ha aumentado, también lo han hecho los parásitos que extraen este componente. En la primera revolución industrial era fácil: gravar las fábricas. Los activos fijos podían ser incautados por el no pago de impuestos y los parásitos, digo, las "autoridades", podían gravarlas adecuadamente.
Como "el pastel" de valor ha cambiado con el componente de trabajo / habilidad que ahora es más valioso hemos visto también el cambio de la imposición de impuestos hacia impuestos a las ganancias de las personas y una serie de obligaciones en capas para los propietarios de negocios. Regímenes de prestaciones a los empleados, planes de asistencia sanitaria, seguridad social, etc.
Aquí está lo que va a venir
Una nueva estructura en la que cada componente de valor de una empresa está ligada a un resultado a través de contratos inteligentes, y, en lugar de “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su necesidad”, como ese loco Marx quería, que tendrá “de Cada uno según su contribución ".
Lentamente vamos avanzado hacia este régimen de recompensas el último tiempo.
Cosas tales como los pools de opciones para los empleados, la adquisición de equity sobre la base de objetivos que se cumplen, bonos de bonificación, etc, pero no fue hasta que llegó la tecnología del blockchain que hemos tenido una arquitectura entera que permite crear una economía basada prácticamente en su totalidad en la contribución.
Internet, que es una metáfora tan buena como cualquier otra, es tanto una colección de tecnologías como una colección de comunidades. Los huesos de la misma fueron construidos con DARPA y fue en 1980 que TCP / IP fue adoptado como el estándar. En otras palabras, tomó mucho tiempo llegar a lo que tenemos hoy.
Hoy en día, la tecnología de blockchain todavía es considerada por muchos como una tecnología usada únicamente por personas locas.
En el futuro cercano, estoy seguro de que esto va a tener un impacto similar al de Internet y sus implicaciones amenazan con ser mucho más amplias y potencialmente más perturbadoras que incluso nuestra imaginación más salvaje podría ser después de una botella de vodka Kalashnikov con el estómago vacío. Y sí, porque el pastel va a cambiar, y la tributación, también va a cambiar.
Chris