https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

INFORME PROVISTO POR PUENTE.....

GLOBAL: La Fed reafirma sus perspectivas sobre la tasa

La escena internacional estuvo centrada en EEUU, donde los datos económicos y las nuevas señales de la política monetaria dominaron la escena. Las minutas de la última reunión de la Reserva Federal mostraron que los funcionarios están confiados en que la inflación volverá a repuntar a 2%, reforzando la idea de que habrá una tercera suba de la tasa antes de fin de año. En consecuencia los rendimientos de los Bonos del Tesoro a 10 años subieron a su máximo desde abril (2,37%), mientras que el dólar se fortaleció frente a las principales monedas, siendo el won coreano (-1,5%) y el rublo (-1,3%) las monedas más afectadas (por el aumento en la tensión política y la baja del petróleo, respectivamente). Tras una nueva confirmación de la Fed, los inversores descuentan en un 56% que la suba de la tasa ocurrirá. Esto implica que en caso de concretarse el incremento, el rendimiento de los Bonos del Tesoro a 10 años se movería unos 10 puntos básicos en alza, con una apreciación marginal del dólar. Por el contrario, aún es factible que la suba no ocurra, lo que generaría el efecto contrario sobre el rendimiento de los Bonos del Tesoro y sobre la divisa norteamericana. Frente a la perspectiva de un dólar relativamente estable por los próximos meses, se favorecen las posiciones en bonos de Mercados Emergentes, especialmente en títulos en moneda local. 

LATAM: Emerge el interés, se elevan las valuaciones

Después que los Mercados Emergentes (ME) registraran el ingreso de flujos de capitales por USD7,4bn en las últimas dos semanas (acumulando flujos positivos durante quince semanas consecutivas), las valuaciones en los principales mercados de acciones escalaron hasta un punto en el cual lucen elevadas, respecto a sus valores históricos. Esta no ha sido solamente una tendencia en los ME sino también a nivel Global. En detalle, las valuaciones en Latinoamérica (Latam) son las que lucen más altas dentro de los ME en base al promedio histórico desde principios del año 2002. Para las acciones de las acciones en Latam, luce conveniente la diferenciación entre países que actualmente están experimentando volatilidad política o geopolítica, como Brasil, del resto. Dentro del primer conjunto es prudente dar una mirada más cercana entre los diversos sectores, a modo de encontrar cuales podrían tener una menor exposición a los riesgos idiosincráticos y geopolíticos. Para el resto, de seguir la tendencia global de flujos de capitales positivos en el contexto de políticas monetarias con sesgos menos restrictivos a los esperados en lo que queda del año, luce adecuada la exposición a los respectivos ETF de acciones de mercados con valuaciones atractivas, o factores idiosincráticos positivos desde el lado económico y/o político que den soporte a mejores perspectivas de mediano plazo.

ARGENTINA: Protección electoral a la orden del día

El tipo de cambio se depreció -3,1% en la última semana, en un contexto en el que los inversores continuaron dolarizándose de cara a las elecciones legislativas, donde el electorado además de votar por la representación en Diputados y Senadores, dará su primer veredicto sobre la dirección de las políticas propuestas por el Gobierno. Con un panorama electoral bastante ajustado, los inversores se alejaron de los títulos en USD de media y larga duración, mientras que aumentaron posiciones en efectivo o en títulos de baja duración, descontando una menor certidumbre para el largo plazo. Teniendo en cuenta el fuerte ajuste del peso (-11,4% en los últimos 2 meses), encuestas que muestran una leve tendencia a favor del oficialismo, y niveles de tasas reales interesantes, comienza a lucir atractivo incrementar la ponderación de los instrumentos en pesos dentro de las carteras. Entre las posiciones en pesos favorecemos a los fondos de Lebacs (en el mercado secundario la tasa de las Lebacs cortas se ubicaron en 26%), y a bonos ajustados por CER, como el DICP o el BONCER 2021, que ofrecen tasas reales de entre 4% y 4,5%. Paralelamente, se sugiere mantener una porción relevante en posiciones en USD de baja a media duración, dado que la volatilidad en el peso se mantendrá en los próximos meses.