Una oda al dólar barato

Algo extraño está ocurriendo en la frontera. Los argentinos, en masa, visitan Chile y arrasan con sus comercios. Hoy el deseo de los argentinos no parece ser conquistar Chile… pero sí comprar todos sus bienes.

Vamos a las cifras:

En 2016 llegaron a Chile 2,9 millones de argentinos. En 2017 se espera que esta cifra llegue a 4 millones.

La mayoría de estas personas viaja a comprar.

Según el diario El Cronista las compras minoristas de argentinos en territorio chileno sumaron US$ 830 millones (unos AR$ 13.200 millones) el año pasado, solo contabilizando aquellas con tarjetas de crédito y débito.

Y según un informe de la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo de Chile, las compras argentinas en el país vecino aumentaron 80% en 2016 versus 2015.

¿Por qué ocurre esto?

El gran inversor argentino Eduardo Costantini, hoy en la lista de las personas más ricas del mundo elaborada por la revista Forbes con un patrimonio de US$ 1.000 millones, parece tener la respuesta. Así lo cuenta el diario El Cronista:

“El dólar debería estar en $20, pero advirtió que ‘no va a ocurrir’. ‘El tipo de cambio está atrasado, lo que genera un efecto colateral en el gasto público’, planteó el empresario. En tanto, indicó que como consecuencia estamos promoviendo el gasto en el exterior”.
Como ves, la respuesta es muy simple. El dólar está barato en la Argentina, por lo tanto, a la hora de comprar bienes nos conviene viajar y comprar afuera.

Ahora, ¿se puede mantener esto por mucho tiempo?

En el Capítulo 2 de El Libro Negro del Dólar, el libro que publiqué un par de meses atrás, explico porque esto no puede ocurrir.

Vamos a un ejemplo:

Supongamos que el tipo de cambio de la Argentina y Chile es de 1 peso argentino cada 40 pesos chilenos. De este modo, si un Smart TV en nuestro país cuesta AR$ 10.000, en Chile debería costar CLP$ 400.000.

Ahora de golpe vamos a Chile y nos encontramos con que el televisor vale sólo CLP$ 300.000 en lugar de los CLP$ 400.000 que debería valer si las monedas estuvieran equilibradas.

Esto significa que en Chile un televisor cuesta 25% menos que en Argentina y hay dos posibilidades que explican esta situación:

1 – Los fabricantes chilenos son muy eficientes, producen y venden con menores costos. Lo que les permite cargar menores precios.

2 – No hay diferencias en los costos de producción del mismo producto, pero el tipo de cambio real entre Argentina y Chile no sería $ 40 (CLP) por cada peso argentino.

En esta última posibilidad, esto quiere decir que el peso argentino debería depreciarse un 25% para ubicarse en los CLP$ 30 por cada uno de los nuestros.

¿Cómo se daría este proceso?

De una forma muy simple e intuitiva. Si el comercio entre Chile y Argentina fuera totalmente libre, cada vez más argentinos comprarían televisores en Chile. Nadie los compraría en Argentina, ya que en Chile están un 25% más baratos.

Al hacer esto habría más demanda por la moneda chilena y menos demanda por de la moneda argentina. Por la simple ley de la oferta y la demanda, esto provocaría una depreciación de la moneda en argentina en términos de moneda chilena. Y de esta forma el tipo de cambio pasaría de $ 40 (CLP) a $30 (CLP).

De ser así, sería un proceso natural en el cual el mercado se encargaría de corregir esa distorsión de precios.

Por supuesto, claro, si hubiera total libertad de comercio entre un país y otro…

Sin embargo, sabemos que no existe libertad absoluta a la hora de comerciar, por lo que en la práctica nunca se va a llegar a una convergencia absoluta. Pero también aprendimos muy bien los argentinos que las distorsiones se pueden detener por un tiempo limitado, pero nunca para siempre.

Tarde o temprano explotan y se “solucionan”. Nuestra historia económica nos dio decenas de ejemplos de ese tipo. Y cuando estos procesos están relacionados al dólar, generalmente podemos ver una correlación con esta teoría de la “Paridad de Poder Adquisitivo”.

Si te interesa este tema, no dejes de leer el capítulo 2 del El Libro Negro del Dólar donde profundizamos este aspecto.

Y como inversor, toma en cuenta que esta situación no durará para siempre. Aprovecha esta ventana de oportunidad para comprar dólares baratos y comenzá a armar un portafolio diversificado.

Te deseo un excelente día de inversiones,

Federico Tessore
Director
Tessore Research