Un arma secreta está apoyando los mercados de acciones

Los mercados de acciones en todo el mundo están siendo sostenidos por una clase de arma secreta: las sólidas tenencias de efectivo que están en su nivel más alto en casi tres décadas. Mientras que las acciones a nivel mundial se han beneficiado del crecimiento de los beneficios, los bonos también se han recuperado en medio de las expectativas de un descenso de la inflación y la incertidumbre alrededor del ritmo de los aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal.



Los inversores mantienen unos 5 billones de dólares en liquidez y que podrían entrar en el mercado ante cualquier debilidad.
"Este exceso de efectivo actúa como un respaldo para los activos financieros, tanto para los bonos como las acciones, porque cualquier corrección es rápidamente revertida por los inversores que despliegan su exceso de efectivo para comprar en la caída", escribe Nikolaos Panigirtzoglou, director general de la estrategia de mercado global en JPMorgan, en una nota a clientes.
Aunque los 5 billones de dólares son aproximadamente la mitad de lo que tenían los inversores antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos - un período en el que el S&P 500 ascendió un 14% - el efectivo sigue cerca de un récord y muy por encima del nivel medio observado desde 1990.
La red de seguridad proporcionada por este alto nivel de liquidez alivia la preocupación de los inversores, como lo demuestra la tenue volatilidad global de todas las clases de activos. Tanto las oscilaciones de precios realizadas como implícitas se sitúan en mínimos históricos hasta mediados de 2014, según la firma, que también atribuye la baja volatilidad a una escasez de sorpresas macroeconómicas.
"Efectivamente el riesgo de caída y la volatilidad están en niveles mínimos", dijo Panigirtzoglou. "Los bajos niveles de volatilidad se ven típicamente en la fase media de un ciclo económico o de mercado."
La resistencia del mercado de valores se ha e exhibido ampliamente en los últimos 24 meses de un mercado alcista de ocho años. Sólo hace un par de semanas, el S&P 500 sufrió el mayor descenso en más en ocho meses, sólo para recuperar la mayor parte de la pérdida en sólo dos días.
Tras la votación del Reino Unido del pasado mes de junio para abandonar la Unión Europea, el S&P 500 cayó un 5,3% en dos sesiones de negociación, sólo para compensar esas pérdidas en una semana. La misma dinámica estuvo en juego cuando China inesperadamente devaluó su moneda en agosto de 2015. Después de que el S&P 500 sufriera una corrección del 11%, los traders compraron en la caída y llevaron al índice a sus niveles de pre-venta en unos dos meses.
JPMorgan cree que esta tendencia continuará si el gobierno de los Estados Unidos es capaz de proporcionar claridad política, lo que a su vez reduciría aún más la incertidumbre en el mercado.
"En tal escenario, la brecha entre la oferta monetaria y la demanda volvería a subir a los máximos previos a las elecciones anteriores, lo que induciría una revitalización del comercio de reactivación de activos y respaldaría tanto a las acciones como a los bonos", dijo Panigirtzoglou.
Fuentes: Joe Ciolli BI