"Será necesario mantener elevadas las tasas para continuar con la baja en precios"

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aseguró este martes que "la baja tasa de interés que logró pagar el Gobierno en su última emisión de deuda, al colocar un título a 5 años al 18,2% anual, es un buen indicador de que el Banco Central hace bien su trabajo y de que el mercado confía en sus metas de inflación". 

Pero, aun así, adelantó que "el año próximo será necesario mantener elevadas las tasas de interés para continuar con la baja en precios".

"Es fantástico tener una curva en pesos a cinco años. Si las expectativas de inflación caen, la tasa de interés va a caer, y es un indicador de qué tan bien estoy haciendo mi trabajo. El cumplimiento de las metas es lo que sostiene el rendimiento de estos bonos", advirtió.

Y agregó que esto se extiende también en el segmento corporativo: "Ha habido un cambio muy dramático en el acceso al financiamiento. Hoy un bono de YPF rinde sólo 3,6% anual; y uno de Arcor al 2023, sólo 4,61% anual", explicó.

Además, se refirió a las diferencias de visión que existen sobre algunos aspectos de la política económica entre el ministerio de Hacienda y el Banco Central. "En todos los países es común que exista una suerte de tensión entre Hacienda y el Central. Es correcto que exista en una institucionalidad económica más madura. Mucho peor era cuando el BCRA agachaba la cabeza y te ibas a la inflación",sentenció. 

Aunque consideró que, a veces, "la prensa hace una exageración tremenda de las diferentes visiones del Gobierno" dijo en diálogo con Pablo Wende, editor de Bank Magazine.

Sturzenegger ratificó el cumplimiento de las metas inflacionarias para el año que viene y consideró que el Banco Central en ese aspecto no retrocederá. "De la misma manera vieron con escepticismo el 1,5% en el último trimestre. Vamos a ver qué pasa el año que viene sobre la meta del 17%", desafió. 

Y anticipó que, con esto, los primeros que deberán modificar su negocio serán los bancos: "Uno de los grandes beneficiarios históricos de la inflación en la Argentina ha sido el sector financiero. Por eso ellos se quedaron con ese mundito transaccional, donde pagaban 0% por una caja de ahorro y después colocaban sus créditos a altas tasas. El spread es el banco cobrando un impuesto inflacionario. Cuando la inflación es 5% se acaba este subsidio a los bancos", concluyó.