Gobierno dice que la inflación final de 2016 será del "35% o 36%"

El vicejefe de Gabinete Mario Quintana aseguró que la inflación cerrará el 2016 en torno al "35% o 36%" y admitió que el salario real perderá poder adquisitivo, aunque confió en paliativos como las subas de las asignaciones familiares y el mínimo no imponible de Ganancias. 

"Tenemos que hablar con la información concreta arriba de la mesa. Es falso que la inflación del año 2016 va a cerrar en el 40%. Nosotros estimamos que va a cerrar bastante por debajo de eso: puede ser 35% o 36%", dijo Quintana. 

El funcionario macrista salió así a cruzar a los sindicalistas como Hugo Yasky y Pablo Micheli que piden la reapertura de las negociaciones paritarias porque consideran que el salario perderá este año entre 10 y 12 puntos porcentuales. 

"Si agarramos la información oficial que reflejan los aportes a la AFIP, los salarios han crecido en lo que va del año cerca del 33% en promedio", dijo el funcionario en declaraciones a radio La Red. 

No obstante, Quintana admitió que la suba salarial quedó por debajo de la inflación: "Es cierto que hay dos o tres puntos menos, que en la medida que mantengamos la inflación como la estamos manteniendo en este segundo semestre alrededor del 1,5% mensual, eso se va recortando en el tiempo". 

El funcionario dijo que el Gobierno se anticipó a ese fenómeno tomando dos medidas "muy relevantes" en marzo, como fue subir las asignaciones familiares y el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias. 

"Cuando metés eso en la ecuación, muchos trabajadores habrán terminado el año 2016 empatando o ganándole al régimen inflacionario. Pero más que construir discursos en el aire hay que agarrar los números y decir la verdad", afirmó.

Quintana destacó el consenso entre los economistas y empresarios sobre que en 2017 la Argentina volverá a crecer y a generar empleo privado e incluso dijo que la pauta de expansión fijada en el proyecto de Presupuesto es "conservadora".