Pocos movimientos en las Bolsas a la espera del dato de empleo en EEUU

Las crecientes expectativas de que Estados Unidos elevará las tasas de interés antes de que finalice el año impulsa al dólar y a las acciones bancarias en la sesión de hoy, pero pesó sobre el oro, uno de los activos con mejores resultados del año. Los inversores ya se centran en los datos de empleo de Estados Unidos de mañana que nos dará pistas sobre el próximo movimiento de la Reserva Federal.
El dólar alcanzó un máximo de cuatro semanas frente al yen y la libra se mantenía en mínimos de tres décadas.
Las bolsas europeas sufrieron una sesión volátil. Las acciones bancarias lideraron las subidas, con el sector del Eurostoxx ganando un 1,4 por ciento. El Ibex 35 descendió un 0,24 por ciento a 8.757,4 y el Euro Stoxx 50 un 0,16 por ciento a 3.021,58.
Los datos de pedidos industriales de Alemania subieron sorprendentemente, pero no tuvo una gran repercusión en los mercados.
En Wall Street, el Dow Jones se deja un 0,4 por ciento y el S&P 500 un 0,3 por ciento.
"En general, el dólar continúa presentando un buen comportamiento", dijo el estratega de Societe Generale Alvin Tan. "Las expectativas sobre una subida de tasas de la Fed se están afilando y eso ha sido en gran parte por la buena racha de datos en Estados Unidos. Aunque el informe de mañana de empleo es el dato importante".
Unas fuertes cifras de empleo en Estados Unidos podrían cimentar las expectativas de un aumento de la tasa de la Reserva Federal, muy probablemente en diciembre. El mercado espera que Estados Unidos cree 175.000 empleos no agrícolas en septiembre.
El rendimiento de los bonos del gobierno de Estados Unidos, muy sensible a los movimientos de la Fed, ha alcanzado un máximo de cuatro meses en el 0,857 por ciento.
Los precios de los futuros sobre tipos de mercados descuentan con una probabilidad de más del 60 por ciento que las tasas de interés subirán antes de final del año.
Sin embargo, los rendimientos del bono de referencia en Europa bajaron de nuevo por debajo cero, ya que las actas de la última reunión del Banco Central Europeo calmaron los nervios de los inversores sobre la finalización del programa de estímulo.
Los rendimientos de la zona euro, incluyendo la deuda alemana que suele ser vista como un refugio seguro en momentos de estrés, se han disparado al alza esta semana después de los informes sobre una posible reducción paulatina de los estímulos del BCE.
Las actas dijeron que el crecimiento de precios subyacente no mostró signos de la recuperación y "era, por tanto, de vital importancia preservar el muy considerable grado de apoyo monetario actual" en sus previsiones.
La amenaza de una política monetaria más estricta en EE.UU. y posiblemente en un futuro en Europa golpeó con fuerza a los metales preciosos.
El oro al contado cae a $1,264.7 por onza, justo por encima del mínimo de tres meses y medios de $1.262,2 que tocó durante la noche.
La plata también se hundía a $17.69 después de haber caído a $ 17,565 por onza, su nivel más bajo desde finales de junio.
"Una sorpresa al alza en las cifras de empleo de Estados Unidos hará que lo observadores del mercado esperen una probabilidad aún mayor de un alza de tasas y eso podría presionar a la baja a los precios del oro", dijo el analista del Banco OCBC Bernabé Gan.
"Yo aconsejaría comprar oro en las caídas, simplemente porque la caída del precio del oro está en gran medida impulsada por factores de muy corto plazo", dijo Gan, que tiene una previsión de fin de año de $1350 la onza.
En el mercado de divisas, el dólar subió a un máximo de un mes de 104,06.La libra esterlina estaba en un nuevo mínimo de tres décadas de $1,2644 por las preocupaciones sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.
Los futuros internacionales de referencia Brent se negocian con una subida del 1,1 por ciento a 52,42 dólares. Los futuros de crudo de Estados Unidos cotizan a $50,35, una ganancia del 1,0 por ciento en el día.

capitalbolsa