La obra de Yoko Ono protagonista de una nueva edición de Mercedes-Benz Art Talk

 Una nueva edición de las Mercedes-Benz Art Talks se llevó a cabo el 3 de octubre en MALBA en el marco de la muestra “Yoko Ono. Dream Come True”, la primera exposición retrospectiva en la Argentina de la famosa artista.
Gustavo Castagnino, Director de Relaciones Institucionales de Mercedes-Benz junto a Julia Converti.JPG wird angezeigt.
Conjuntamente con arteBA Fundación, Mercedes-Benz Argentina invitó a galeristas, coleccionistas, autoridades del Museo Nacional de Bellas Artes y amigos de la marca como Julia Converti, Santiago Soldati, Mariel Quintana, Marcos Gastaldi, Mercedes Corte, Facundo Gómez Minujín, Alicia De Arteaga, entre otros.”

Gustavo Castagnino, director de Relaciones Institucionales de Mercedes-Benz Argentina fue el encargado de recibir a los invitados y dar la bienvenida. La charla del Mercedes-Benz Art Talk fue moderada por la periodista experta en arte Celina Chatruc quien entrevistó a Renata Cervetto, coordinadora de educación del Museo. El encuentro cerró con una visita guiada a cargo de Clara Ríos.

Yoko Ono es pionera y figura ineludible del arte conceptual y participativo contemporáneo. La muestra está compuesta por más de 80 trabajos, que incluyen objetos, videos, films, instalaciones y registros sonoros producidos desde mediados de los 50 hasta hoy, y tiene como eje las llamadas Instrucciones, que Ono viene desarrollando desde hace más de sesenta años. El título de la muestra puede ser leído como una metáfora de su trayectoria artística pero también como un comentario a la situación global de nuestra época que, según Ono, puede ser mejorada a través de la participación conjunta y el intercambio creativo.

Asociada con el arte conceptual, la performance, el grupo neovanguardista Fluxus y los happenings de los 60, Ono ha sido, sobre todo, una pionera en el cuestionamiento del concepto y el objeto de arte. Ha roto las fronteras tradicionales que dividen las distintas disciplinas artísticas y, al invitar a los espectadores a jugar un papel activo en la producción de la obra, ha creado un nuevo modo de relación con ellos.

Usando un lenguaje claro y universal, Ono produce objetos, eventos, rituales y acciones, cuya precisa elaboración se completa a través de la participación del público. Las instrucciones son piezas compuestas por mensajes simples y poéticos, que invitan a los espectadores a realizar determinadas acciones, como escuchar el sonido de la Tierra girando o encender un fósforo y observar hasta que se consuma.

El proyecto expositivo contempla dos instancias: por un lado, la propia muestra en las salas de MALBA; por el otro, la exposición y difusión de gran parte de las obras en el espacio público, los medios masivos de comunicación, Internet y las redes sociales. De este modo, las instrucciones pueden aparecer para ser leídas en los muros de la sala de exposición, en las páginas de un periódico, como parte de un Festival de danza, en un cartel en mitad de una avenida importante, una parada de colectivo o en el subte; o para escucharse a través de altavoces, de una radio, dichas al oído. Se pueden recibir en emails, a través de las redes sociales o como una imagen que se viraliza en Instagram.

De este modo, Yoko Ono amplifica el alcance de una obra con un fuerte compromiso social y político, a partir de su militancia a favor de movimientos como el feminismo, el pacifismo y el ecologismo. En Dream Come True, la artista nos invita a atravesar una experiencia transformadora en nuestra relación con nosotros mismos y con los demás.

Las instrucciones de Yoko no son una creación ensimismada que pretenda ser meramente comunicada, sino que intentan devolver, a quienes las escuchan, la conciencia de ese lugar, de ese mundo en el que están, con los problemas, aspiraciones, deseos, frustraciones, y demás cuestiones sociales y políticas que los afectan. De ahí que la obra de Yoko Ono pueda leerse como un corpus teórico con una agenda política, desde sus comienzos hasta hoy.


Sobre Yoko Ono
Nació en 1933 en Tokio, Japón, 1933. Vive y trabaja en Nueva York.

Proveniente de una familia tradicional japonesa, vivió durante su infancia en ciudades como Nueva York, San Francisco y Tokio y recibió desde muy temprana edad educación musical. Fue la primera mujer admitida en la carrera de Filosofía de la universidad japonesa Gakushuin y más tarde se licenció en poesía y composición contemporáneas en el Sarah Lawrence College.

Así comenzó una carrera artística vinculada al arte conceptual y participativo, la música de vanguardia, los films experimentales y las performances. En contra de las expectativas familiares, Yoko se unió a un grupo de artistas en una época próspera para el arte de vanguardia en Nueva York. Allí formó el movimiento Fluxus junto a George Macuinas. Fluxus buscaba deshacerse de las restricciones propias de la formación artística clásica. Rápidamente, sus obras generaron un fuerte interés en personalidades del mundo del arte como Peggy Guggenheim y Marcel Duchamp. Su trabajo era único al punto tal que no era incluido en exhibiciones grupales. Así llegué a ser famosa no como miembro de un grupo sino como Yoko Ono, recuerda la artista. En 1964, publicó Pomelo [Grapefruit], su mítico libro de instrucciones.
En 1966 conoció a John Lennon, quien no solo se convirtió en su pareja sino en co-autor de un conjunto de performances, films y piezas musicales. Su vinculación a la música pop fue creciendo y juntos crearon la banda Plastic Ono Band. Yoko Ono notoriedad por ser conocida por ser la segunda esposa de John Lennon, a quien le dedicó parte de su trabajo. Ambos se casaron en Gibraltar el 20 de marzo de 1969. Después de la muerte de Lennon, Ono permaneció en un período de duelo por varios años, y realizó varias producciones en relación a su estado de pérdida.

A partir de 1989 y en los años 90, volvió a presentar exposiciones que incluyeron, entre otras obras, una nueva serie de esculturas hechas en bronce, muchas de las cuales aludían a sus obras de los 60. Desde principios del siglo XXI se mantuvo muy activa, realizando intervenciones en internet, espacio público y colaboraciones musicales con reconocidos artistas contemporáneos, desde The Flaming Lips a Cibo Matto, pasando por Cat Power, Peaches y DJ Spooky.