Asumir riesgos y aprender del error, claves para innovar



Banco Galicia es el primer banco de la Argentina en compartir sus historias de errores cometidos, para enseñar con ejemplos que los fracasos son aprendizajes y parte del camino hacia la innovación.

En Banco Galicia se fomenta el asumir riesgos para aprender y crecer, basados en la convicción de que el fracaso es parte de la innovación y el éxito. Por este motivo, es el primer banco de Argentina en organizar “Aprender del Error”, un evento que implica compartir públicamente historias de fracasos y usarlas como una enseñanza. 

El evento que convocó a más de 300 colaboradores del Galicia, contó con la presencia de 4 oradores destacados, dos gerentes del Banco y dos reconocidos emprendedores que dieron a conocer sus historias: Germán Ghisoni, Gerente de Banca Minorista de Banco Galicia; Flavio Dogliolo, Gerente de Experiencia del Cliente de Banco Galicia; Pancho Murray, Co Founder COO de Paez; y Pamela Scheurer, Funder CTO de Nubimetrics.

Cada uno de ellos destacó la importancia de arriesgarse a innovar, tener un buen equipo de trabajo, saber escuchar e interpretar al otro y contar con un propósito en el proyecto para lograr darle batalla al fracaso y aprender del mismo.

Las historias se centraron en fracasos que hicieron que cada uno se desafíe, entendiendo que equivocarse es la manera de aprender. Cuatro historias que dejaron huella en los protagonistas demostrando que aprendieron de ellas, y lograron incentivar a los asistentes del evento para que se animen a innovar, a hacer y sobre todo a luchar por lo que uno quiere.

Pancho Murray, Co fundador de Páez, contó que luego de recibir la cancelación de un gran contrato con un cliente del exterior, sin haber recibido un pago por adelantado y habiendo abierto una fábrica, terminaron con 25 empleados recién contratados y sin ventas. Luego de 8 meses de intenso trabajo, lograron sacar adelante la empresa. Pancho lo define como “tener horizontalidad en los vínculos, ser transparentes y tener una cultura colaborativa”.

Germán Ghisoni, detalló los sucesivos fracasos que sufrieron organizando la Ronda de Negocios del ciclo ‘Buenos Negocios’ y comentó: “Los fracasos te enseñan, en mi caso aprendí a escuchar y entender a los clientes. A tolerar la frustración, a desafiarme y empujar los límites”.

Por su parte, Pamela Scheurer creadora de Nubimetrics, contó cómo se consumieron la inversión que habían conseguido para su startup y el impacto negativo, tanto económico como de liderazgo y relaciones, que tuvo el estar mal dormidos y mal alimentados por trabajar contrarreloj para lograr lanzar un producto. Pamela comentó que cuando empezaron a hacer actividad física, dormir y comer bien, los resultados cambiaron para ella y su equipo, detallando como el rol del líder impacta en los comportamientos de equipo: “el cambio empieza por los líderes”.

Por último, Flavio Dogliolo contó la historia de la Cuenta Simple, que lo único que tenía de simple era su nombre, comentó: “Hay que reconocer el error porque crea un vínculo de confianza”, agregando que “el miedo no existe, hay que animarse, lanzarse”.

Por su parte, Antonella Scola, coordinadora de Desarrollo Organizacional y Recursos Humanos comentó: “En Banco Galicia desarrollamos una cultura más permeable al fracaso, entendiéndolo no como algo fatal o definitivo, sino como un aprendizaje. Creemos que comprender el error es un paso necesario para la innovación y el éxito”.

Además, el Galicia tiene como meta promover la colaboración y nutrir el conocimiento colectivo ayudando a otros a aprender de errores pasados, impulsar de esta manera el acercamiento a los líderes, entendiendo que para fortalecer y desafiar a los equipos se debe permitir el error, capitalizándolo como experiencia. De esta manera, se reafirma que lo importante no es cuántas veces caes, sino cuántas te levantas.

“Aprender del Error” está inspirado en el movimiento global nacido en México en 2012, que apunta a emprendedores y empresarios y tiene como objetivo compartir públicamente historias de fracasos en un ambiente relajado donde los oradores sirven de promotores de aprendizajes, y los asistentes hacen networking.