Temer anunció megaplan de privatizaciones para Brasil



El Gobierno brasileño anunció hoy que se propone ofrecer al sector privado 25 proyectos de infraestructuras, que incluyen desde puertos, aeropuertos y carreteras hasta obras de saneamiento básico y tendidos de distribución de energía.
"El objetivo es propiciar el crecimiento económico con la meta central de crear nuevas plazas de trabajo", declaró el presidente brasileño, Michel Temer, al inaugurar una reunión de su equipo económico, en la que se comenzarán a precisar esos proyectos y la normativa legal que regirá su concesión o la propia privatización.
Temer, quien asumió el Gobierno definitivamente el pasado 31 de agosto tras la destitución de la ahora exmandataria Dilma Rousseff, afirmó al iniciar la reunión que pretende encaminar al país hacia "una apertura extraordinaria a la iniciativa privada", ya que "el poder público no puede hacerlo todo".
Aclaró, sin embargo, que en esa "primera reunión" se analizará el "marco normativo" que regirá para esa apertura, que luego dependerá de "algunos decretos" y "resoluciones", que en ciertos casos deberán ser aprobadas por el Parlamento.
En un documento que analiza el Gobierno fueron propuestos 25 proyectos que, según los casos, pudieran ser desarrollados por la vía de sociedades público-privadas, mediante programas de concesión o de privatización, lo cual aún no ha sido totalmente definido.
Según se prevé en ese documento, 21 de esos proyectos serán ofrecidos al sector privado en 2017 y los cuatro restantes quedarán para 2018, último año del mandato que Temer ha asumido en lugar de Rousseff. 
Entre esos planes, figura la concesión de las operaciones de los aeropuertos de Porto Alegre, Salvador, Florianópolis y Fortaleza, y la oferta de la gestión de los puertos de granos de Río de Janeiro y Santarém (norte), todo lo cual ya estaba previsto por el Gobierno de Rousseff.
También figuran dos antiguos proyectos de ferrocarriles y la retomada de las concesiones de áreas para la explotación de petróleo y gas y la construcción de dos nuevas represas hidroeléctricas.
En el área de energía, el Gobierno de Temer ya confirmó que estudia la privatización de distribuidoras de energía de los estados de Acre, Amazonas, Roraima, Rondonia, Piauí y Alagoas.
Una de las pocas novedades en los planes del nuevo Gobierno es la inclusión en estos programas de obras de saneamiento básico en los estados de Río de Janeiro, Rondonia y Pará, que serían desarrolladas integralmente por el sector privado.

Fuente: Agencias Brasil