Preocupaciones sobre bancos alemanes descartan emisión de bonos y golpean las acciones

Las acciones de Deutsche Bank tocaron el martes un mínimo histórico y el prestamista respaldado por el estado NordLB descartó sus planes para vender bonos por 500 millones de euros (560 millones de dólares), lo que subraya la inquietud de los inversores sobre la salud de la industria financiera alemana.
La decisión del NordLB de desestimar la emisión de bonos debido a la falta de demanda se produjo un día después de que Deutsche se vio obligado a tranquilizar a los inversores, al decir que no necesita el apoyo del Gobierno para ayudar a cumplir con una potencial demanda de 14.000 millones de dólares de parte de las autoridades estadounidenses.
Las acciones de Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania con cerca de 100.000 empleados, tocaron un mínimo histórico de 10,19 euros durante la sesión. A las 1200 GMT, los papeles caían un 3 por ciento, a 10,23 euros, en medio de la preocupación de los inversores por el impacto sobre una investigación relacionada a la venta de valores respaldados por hipotecas.
Afectados por las bajas tasas de interés del Banco Central Europeo (BCE), los bancos alemanes han estado buscando maneras de aumentar los ingresos transmitiendo los costos a los clientes corporativos y aumentando las tasas a los depositantes minoristas, pero los márgenes de beneficio siguen escasos en uno de los mercados bancarios más competitivos de Europa.
Bancos como Deutsche también están calculando el costo de su litigio, que se remonta a su expansión antes de la crisis financiera de 2007-2009. Deutsche ha dicho que intentará negociar la demanda de 14.000 millones de dólares del Departamento de Justicia de Estados Unidos.
"Parece claro que el mercado asume ahora una multa de 8.000 millones de dólares", dijo un inversor de un fondo de miles de millones de dólares, que pidió no ser nombrado.
La canciller alemana, Angela Merkel, se negó el martes a hacer comentarios directos sobre la situación del banco, diciendo que esperaba que sus problemas temporales pudieran resolverse adecuadamente.
Las acciones de Commerzbank también caían tras los informes de que el segundo prestamista más grande de Alemania recortará unos 9.000 puestos de trabajo durante los próximos años y que podría descartar su dividendo de 2016 para ayudar a compensar los costos.
(1 dólar = 0,8900 euros)


reuters